viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión14 de abril. Crónica del día en que España amaneció republicana
Vicente Clavero / Ed. Catarata / 272 págs.

14 de abril. Crónica del día en que España amaneció republicana

Redacción
Vicente Clavero, uno de los periodistas más especializados sobre los vínculos entre la economía y la política (trabajó durante años con los grupos de Expansión y Actualidad Económica, antes de pasar por PRISA y Público cuando todos ellos vivían años de emergencia), narra en esta su primera obra de no ficción los hechos y las emociones de aquellos momentos de gloria popular. Está convencido de que, en definitiva, la ciudadanía trajo la Segunda República, y logra transmitir el mensaje.

También en esta última función tiene Vicente Clavero, con toda su juventud y vitalidad, una acreditada experiencia. Es desde hace años profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Profesor de vocación y de éxito. De esos maestros que echan pasión a la tarea y disfrutan explicando por ejemplo cómo una empresa domina el mercado y cómo un periodista relata mejor la realidad que le ha tocado vivir. De los que sobre cualquier otra función de la docencia anteponen la de ayudar a sus alumnos a entender y explicarse el mundo, para luego habitarlo mejor. Por eso hace años que enfocó su interés investigador en los efectos del poder económico y del político hacia terminar su tesis doctoral, lo que logró también igualmente con éxito, como acredita esta obra, publicada tras sus incursiones en la ficción con la religión y el franquismo de contexto.  

Em este relato realmente doctoral pero ameno de Clavero están presentes los conocidos protagonistas de la caída de la Monarquía —desde Alfonso XIII hasta Niceto Alcalá-Zamora, desde Romanones hasta Azaña, desde los hermanos Maura hasta Largo C aballero, desde Sanjurjo hasta Mola… Pero demuestra que los más importantes son quienes aquel día contribuyeron decisivamente a crear el ambiente propicio en la calle. Hombres y mujeres valientes que asumieron un papel aparentemente modesto, pero sin cuyo empuje dice que es probable que los acontecimientos no se hubieran desarrollado, como mínimo, de una forma tan rápida y contundente.

En su anterior obra, la novela titulada Yo soy el hijo de Franco (La Bella Araña, 2014, 352 págs), Lino Montalbán malvive escribiendo reseñas literarias para el diario del que fue una estrella hasta que cayó en desgracia. Desalentado, solo y enfermo, el periodista conoce por casualidad a un viejo indigente que dice ser el hijo de Franco. Su descreimiento inicial da paso a la convicción de que está ante una historia ciert a al oír de boca de aquel hombre multitud de detalles de la vida del dictador, a cuyo lado asegura haber permanecido muchos años.

La novela de Vicente Clavero sobre la religión lleva por título Santo serás (Ediciones B. 2011, 320 págs). La periodista Jara Berrocal necesita un cambio. Durante muchos años ha realizado trabajo de mesa para la agencia EFE, pero esta tarea está muy lejos de la vocación con que emprendió su carrera. De repente se le presenta una oportunidad: en la delegación de Roma necesitan como refuerzo una redactora con conocimientos de ital iano. La inminente muerte del Papa hace de Roma el centro de los intereses informativos. Jara se ofrece voluntaria para este destino. Acabará en medio del enfrentamiento entre las facciones más conservadoras de la Iglesia y las de espíritu renovador. El Opus Dei, los Legionarios de Cristo, los Fotocolaores, una organización de perfil social y solidario, incluso los herederos de la Santa Inquisición, empiezan a mover sus fichas para asegurar una sucesión satisfactoria. Esta apasionante novela describe, de manera cuidadosa y exhaustiva, los acontecimientos que llevaron a la elección de Joseph Ratzinger como nuevo Pontífice. El autor nos presenta, con una prosa clara y concisa, a los principales protagonistas de la elección así como las posturas y argumentos de las dos grandes facciones: los que deseaban una continuidad y los que querían una renovación y una gran apertura de la Iglesia católica.


De interés

Artículos Relacionados