miércoles,25 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadA los Reyes Magos les pido...un nuevo trabajo
Ni sus Majestades pueden con la crisis

A los Reyes Magos les pido…un nuevo trabajo

ibercampus.info
Nos adentramos en la Navidad y otro año más Adecco ha querido averiguar qué es lo que pedirían los trabajadores españoles a los Reyes Magos. A través de una encuesta a 500 personas, la empresa de recursos humanos ha descubierto cuál sería el mejor regalo para este año: casi la mitad de los trabajadores asegura que pediría un cambio de trabajo. Pero como saben que los Reyes, aunque son magos, no tendrían empleos para todos en plena crisis, la encuesta de Adecco ha planteado a los trabajadores qué les pedirían a su empresa ahora que se acerca el cierre del año y la negociación salarial y de objetivos.

 

Los resultados no sólo se ciñen a las cuestiones económicas, sino a otro tipo de retribuciones en especie y compensaciones personales que en épocas de crisis pueden ser un buen regalo para estas Navidades tan complicadas. De hecho, la retribución flexible, que permite decidir al trabajador qué parte de su sueldo quiere cobrar en efectivo y qué parte en especie (vales de comida, seguro médico, guardería,…según sus necesidades personales), se presenta como una de las alternativas más satisfactorias en estos momentos, tanto para el empleado como para la empresa, ya que sin gastar más, el trabajador recibe más. ¿Cómo? En la retribución flexible, la parte del salario no dineraria está exenta de impuestos, por lo que esa cantidad la disfruta íntegra el trabajador, sin pasar por Hacienda, mientras que la empresa se deduce este gasto en el Impuesto de Sociedades. La encuesta de Adecco ¿Qué le pedirías a tu empresa por Navidad? desvela cuáles son las necesidades más demandas por los trabajadores en estos momentos, tanto monetarias como en especie.

Los Reyes no pueden con la crisis

Lo más llamativo de la encuesta es el elevado porcentaje de personas que pedirían a los Reyes Magos un cambio de trabajo. Casi la mitad de los 500 encuestados (46,6%) asegura que sería el mejor regalo. Parece que la crisis puede estar haciendo mella en el ánimo de los profesionales, afectados por el ambiente de incertidumbre, la presión de los resultados, los despidos, y diferentes virajes estratégicos que puedan estar dando las compañías para afrontar la crisis.

El desgaste psicológico que esto genera puede suscitar el deseo de un cambio de aires a aquellas personas más desmotivadas, si bien, un 35,8% no contemplan este cambio en su carta a los Reyes Magos, mientras que un 17,6% no está seguro y no sabe o no contesta.

Sin embargo, los encuestados son conscientes de que pedir un cambio de trabajo a sus Majestades es una tarea ardua en los tiempos que corren y que aunque son magos, no podrían encontrarlo para todos.

Por otro lado, la mayoría de los trabajadores parten de la base de que su empresa no les va a subir el sueldo este nuevo año. Así lo afirman tres de cada cinco encuestados, mientras que un 26,7% sí que espera este aumento como regalo de Navidad y un 10,4% no sabe o no contesta.

De manera que puestos los pies en la tierra y teniendo en cuenta la realidad, los encuestados están muy preocupados por mantener sus puestos de trabajo y de hecho muchos serían capaces de solicitar un cambio de destino, soportar un año más la congelación salarial o rechazar una baja voluntaria incentivada, antes de perder su empleo.

Un 59,7% de los encuestados asegura que antes de correr este riesgo pediría a su empresa un traslado geográfico, frente al 20,4% que dice que no lo haría y el 20,4% que no sabe o no contesta.

Los encuestados también prefieren quedarse en su trabajo, en las condiciones que sea, antes que aceptar una buena indemnización y marcharse para casa. El 70,5% no se apuntaría a una baja voluntaria incentivada para abandonar su empleo, y es que la situación actual del mercado laboral suscita mucho miedo entre los encuestados, que prefieren no arriesgarse aun llevándose una buena recompensa económica. Por su parte, esta alternativa les supone un gran dilema para un 19,7% de los encuestados, que no sabe o no contesta, y, sin embargo, un 9,8% sí que la aceptaría.

El ascenso gana posiciones en la carta a los Reyes Magos

En condiciones normales, un aumento de sueldo podría ser el mejor regalo de Navidad que una empresa podría ofrecerle a sus empleados. Pero teniendo en cuenta que tres de cada cinco de los encuestados creen que no van a disfrutar este año de semejante obsequio, la subida salarial ya no es el regalo indiscutible entre los trabajadores.

De hecho, del año pasado a este año, se ha reducido el porcentaje de encuestados que asegura que éste sería el mejor regalo que podría pedirle a su empresa por Navidad, pasando prácticamente de la mitad de ellos al 36,6%. Así, el ascenso profesional ha cobrado más importancia dentro de la carta a los Reyes Magos, elegido como la mejor recompensa por el 18,3% de los trabajadores, frente al 10,6% de un año antes. La flexibilidad horaria sería el tercer regalo más solicitado (elegido por un 21,8%, frente al 19,9% de 2008), mientras que la formación se ha estancado con un 15,3%, posiblemente por los recortes que pueda estar habiendo dentro de las compañías con motivo de la crisis.

Por otro lado, entre los profesionales que creen que este año podrán negociar su “carta salarial” en la reunión de negociación retributiva que está a punto de llegar, el planteamiento de las condiciones será de forma distinta.

Así, un 42% de los encuestados pedirá una subida de sueldo en función de los objetivos de la empresa. Es decir, casi la mitad de los trabajadores parecen estar comprometidos con los logros de su empresa y apuestan por un aumento de la retribución variable debido a las circunstancias económicas actuales: si la empresa gana, yo gano.

Incluso, un 31% de los encuestados negociaría con su superior mantener su salario hasta que mejore la situación, y sólo un 27% pedirá un aumento de sueldo incondicional, al margen de la situación de su empresa.

Mientras, aquellos que no tendrán la posibilidad de negociar su sueldo, optarán por anotar en su carta a los Reyes Magos una serie de mejoras laborales más relacionadas con beneficios sociales que con aspectos monetarios.

Por tercer año consecutivo, la formación es el regalo más demandado entre estas recompensas, con una puntuación de 102 puntos sobresale entre todas las demás, sólo seguida por el seguro médico, que recibe 85 puntos. Ya con la mitad de valoración, les siguen los cheques comida (59), los planes de pensiones (48) y los descuentos especiales a empleados en servicios como el ocio, la cultura y consumo (46).

De interés

Artículos Relacionados