lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y Academia"A veces el paternalismo es peor que el machismo"
Carmen Arasa,Presidenta de las Asociaciones de Catedráticas

«A veces el paternalismo es peor que el machismo»

Leonor García, UNED
Carmen Arasa Medina, Catedrática de Política Económica Española y Comparara (ADE), ha sido nombrada Presidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Catedráticos de Universidad (FACU). En una entrevista concedida con este motivo a Leonor García (UNED) destaca el paternalismo mal entendido como uno de los frenos que han impedido a las mujeres alcanzar puestos de dirección."A veces ese paternalismo es peor que el machismo" que hace rebelarte y luchar. pues el paternalismo impide crecer.
Le han nombrado Presidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Catedráticos de Universidad (FACU), cuando en España son muy pocas las mujeres catedráticas ¿Cuál ha sido el proceso?

Llevaba años colaborando con la FACU como miembro del Comité de Gestión. Esta colaboración comenzó cuando empezó el proceso para reformar la LOU, en cuyo momento, un grupo de profesores entendimos que existía la posibilidad de mejorar el funcionamiento de la Universidad y eliminar los problemas que la aquejaban. Para ello estuvimos trabajando durante un año los fines de semana sin ninguna financiación. Yo tuve la oportunidad de dirigir el proyecto a pesar de que en el mismo intervinieron profesores de mayor experiencia y prestigio. Fruto del trabajo fue la edición de “Informe para un debate”. A partir de entonces he seguido trabajando para FACU en lo que se ha considerado conveniente.

¿Ha habido anteriormente una mujer en el cargo?

No, los presidentes siempre han sido hombres, también es verdad que era la única mujer en la Junta de Presidentes de Asociaciones de Catedráticos. Cuando hubo renovación de cargos presenté un programa tendente a promover una Asociación más abierta, dinámica y presente en la sociedad. Y fui elegida por una gran mayoría, cosa que nunca agradeceré bastante. Así que mi compromiso tiene que ser trabajar, y trabajar bien, para corresponder a la confianza que han depositado en mí.

El mismo día de las elecciones tuvimos el “Primer Foro de Profesores Universitarios Europeos”, tendente a estudiar las posibilidades de formar una gran Asociación Europea de Profesores, con presencia de Asociaciones con un gran número de profesores –solamente en la alemana están integrados 20.000 docentes-. Se acordó formar un Comité que será presidido por el Presidente de la FACU, para poner en marcha todo el proceso. Por tanto nos espera mucha actividad en este año.

Además de dedicarse a la Universidad leo que ha trabajado en el mundo de la banca, asimismo, un entorno eminentemente masculino.

He alternado, en los últimos años la Universidad con la actividad privada y he estado muchos años en la Asociación Española de la Banca. La verdad es que con anterioridad no había habido mujeres entre los Asesores del Presidente de la AEB, por lo tanto me cabe el honor de haber sido la primera mujer en este puesto.

De modo que ha estado todo el tiempo abriendo puertas. ¿Porque le ha tocado, por su carácter, por empeño?

Bueno, yo siempre he sido muy “rebelde” para aceptar imposiciones irracionales, pero nunca he pensado que estuviera haciendo nada especial. No creo que haya sitios para hombres o mujeres, sino sitios para la gente que quiera trabajar y tenga la preparación suficiente. Yo lo que me planteo es: ¿esto que voy a hacer merece la pena? ¿Valgo para ello? Es igual que te dediques a la enseñanza o a ser madre de familia o a lo que sea. Lo importante es poner todo tu empeño e ilusión y hacerlo bien. Indudablemente hay un porcentaje, aunque sea pequeño, de suerte en poder hacer lo que quieres.

¿ Como ve usted la situación de la mujer en nuestro país?

A años luz de otros países pero todavía con mucho camino por recorrer con respecto a la necesaria igualdad entre los dos sexos. Yo creo que, en un alto porcentaje, se respeta a la mujer, como madre y como profesional. Naturalmente que hay cavernícolas que creen que por el hecho de ser hombres deben dominar, dirigir y pisar encima y más fuerte que cualquier mujer, pero yo creo que son los menos. Desde luego yo creo que son especimenes rarísimos en la generación de jóvenes. En la Universidad, en general, y hasta donde yo conozco, existe bastante independencia e igualdad y cada vez es mayor el número de mujeres en la docencia, lo que resulta muy beneficioso porque las mujeres somos muy buenas educadoras. Sin duda existen también estos retrogrados a los he hecho referencia que tratan de manejar y controlar, pero que cada vez son los menos.

¿A qué se debe entonces la dificultad de las mujeres para alcanzar puestos de dirección? ¿Su caso al frente de los catedráticos sería una excepción?

Las causas son diversas. La primera porque hasta hace poco la mujer no ha dispuesto de tiempo para dedicarse intensivamente a su profesión, y cuando la mujer ha sido aceptada como profesional.

La segunda que el entorno no era favorable, no sólo por el machismo existente sino también por ese “paternalismo” mal entendido que mantenía a la mujer al margen de todo. A veces ese paternalismo es peor que el machismo. El machismo te hace rebelarte y luchar. El paternalismo te impide crecer.

Después hay que pensar en la libre elección, ya que dedicarte a una profesión exige sacrificar muchas cosas.

¿A su juicio cómo se puede luchar contra esto?

Las mujeres somos muy versátiles y resistentes. Hemos acumulado siglos de postergación y hemos sabido ejercer, en la sombra, nuestra influencia. Estoy segura que ahora que salimos a la luz nos vamos a despojar de nuestros atávicos miedos y vamos a luchar en primera fila. La igualdad de oportunidades entre sexos permitirá incorporar al pensamiento y a la sociedad esa parte de la población que ha estado marginada. Esto beneficiará a toda la sociedad.

 

De interés

Artículos Relacionados