lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAbaratar y agilizar el divorcio, otro éxito del Papa
Unanimidad de la prensa española al valorar la iniciativa

Abaratar y agilizar el divorcio, otro éxito del Papa

Redacción
La decisión del Papa Francisco de acelerar y facilitar las nulidades matrimoniales ha tenido tanto o mayor éxito que sus anteriores intervenciones durante este verano, entre ellas la encíclica llamando la atención sobre la responsabilidad de individuos y empresas ante el deterioro medioambiental y climático o la invitación realizada el pasado fin de semana a que cada parroquía y monasterio acoja a una familia de refugiados, lo que que llevaría a España a multiplicar por 20 las cifras actuales.

Por la última decisión del Papa, de tanto impacto social y cultural como su invitación del pasado fin de semana a que cada parroquía y monasterio acoja a una familia de refugiados, las nulidades matrimoniales serán casi gratuitas y rápidas, frente a su carestía y lentitud hasta ahora. Desde el próximo 8 de diciembre, inicio del Jubileo de la Misericordia, solo se necesitará una sentencia -y no dos, como ahora- de nulidad para volver a la soltería a los ojos de Dios, lo que en la práctica supone el ahorro de al menos un año de espera. Así lo anunciaron ayer los responsables de la comisión que el papa instituyó el año pasado para analizar cómo el proceso podía hacerse más ágil.

Las otras dos novedades importantes que incluye la reforma papal son: la figura central del obispo en todo el proceso, que lo puede acelerar hasta convertirlo en exprés, y el cambio en la composición de los tribunales eclesiásticos.

Estas tres modificaciones obedecen a las peticiones de los obispos en los últimos años, especialmente durante el sínodo del pasado otoño. En este sentido, Francisco, que desde su primer saludo en el balcón vaticano ya se presentó como obispo de Roma, cumple con lo que mandaba el Concilio Vaticano II: la descentralización de la Iglesia católica y su gestión colegial.

El obispo, máximo poder

Si la nulidad tiene una causa muy clara -que la pareja se casó porque ella estaba embarazada, algo fácil de comprobar- el obispo tramitará una nulidad muy rápida. Tiene como máximo 30 días para convocar el juicio y puede ser él mismo quien lo presida o el vicario general, así como un clérigo en quien delegue la misión. En última instancia ha de ser el obispo el que decida si ese matrimonio fue nulo o no, sabiendo además que ningún otro tribunal analizará la sentencia si esta no se apela.

En cuanto al proceso tradicional, se establece que si tras una primera sentencia una de las partes presenta una alegación con el único fin de alargar la situación, el segundo tribunal puede dar por bueno el primer fallo. Este será decidido por un tribunal de tres clérigos, o incluso de un clérigo y dos laicos (con conocimientos en leyes y humanidades) o de un clérigo que cuente con asesores en esos terrenos. El objetivo es agilizar los procesos en las diócesis muy extensas o con malas comunicaciones.

Ahora, hasta 10 años de espera

Está previsto que, en el peor de los casos, desde que se presenta la demanda de nulidad hasta que se celebra el juicio no pase más de un año.

¿Cómo se podrá garantizar esta rapidez? Alejandro W. Bunge, juez argentino de la Rota Romana, asumió que el control será difícil: «Actualmente el período establecido es de un año para la primera instancia y seis meses para la segunda, pero la realidad es que se tarda de dos a cinco años para la primera sentencia y hasta diez años para la definitiva».

Pío Vito, presidente de la comisión papal, cree que en menos de un año las diócesis ya se habrán reestructurado para poder asumir el reto. 

Editoriales de la prensa española

El Papa sigue acercando la Iglesia a la calle (EL PAÍS): "La decisión de Francisco de acelerar y facilitar las nulidades matrimoniales es una muestra más del positivo aggiornamento que el Papa está imprimiendo a la institución", en la que se están produciendo todo tipo de reacciones ante su modo de ejercer el poder". "Como ya ha sucedido, como con la potestad para perdonar el aborto, la medida decretada ayer no toca la doctrina católica, lo que hace es modificar las formas en una cuestión interna de la Iglesia sin repercusión legal". "Hay que dar la bienvenida a cualquier medida que aproxime las organizaciones en la sociedad a las personas. Francisco sigue acercando la iglesia a la calle". 

La Iglesia actualiza su justicia (ABC): El Vaticano hizo pública ayer la anunciada reforma del proceso canónico para la nulidad matrimonial, que "será gratuito, lo que pondrá fin a la imagen -para muchos, una realidad- de una justicia eclesiástica reservada para fieles adinerados". "No es esta una reforma al gusto de los que creen que Francisco va a desmantelar la doctrina de la Iglesia, sino la prueba de la capacidad de la misma para renovarse, manteniendo los aspectos esenciales". "Es evidente que el papado de Francisco va a dejar huella en la vida cotidiana de muchos católicos". 

Francisco prima la clemencia contra la rigidez (LA RAZÓN): "No es cierto que la capacidad económica fuera determinante para la obtención de la nulidad, como afirma una de esas leyendas negras contra la Iglesia, pero sí que el complejo procedimiento jurídico desalentaba a muchos católicos que, en medio del trance doloroso de una ruptura matrimonial, optaban por el obligatorio proceso civil de divorcio". "Su Santidad no cambia la sustancia propia del matrimonio católico. Lo que sí hace, y hay que reconocérselo positivamente, es primar la clemencia y la misericordia sobre la rigidez de la norma".

De interés

Artículos Relacionados