sábado,27 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaAdiós a la aceleración del empleo en España
El paro cae en todas las edades excepto de 16 a 19 años

Adiós a la aceleración del empleo en España

Redacción
La aceleración del empleo en España se ha interrumpido por primera vez desde que cambió la política europea en el segundo trimestre del año, que suele ser el mejor. De hecho, descendió una centésima, hasta el 2,96%, tras crecer casi en 1,5 puntos el mismo periodo de 2014, el doble que en 2013. La reducción del paro se concentra entre los 20 y 54 años, pero cae en todas las edades excepto ente los 16 y 19 años pese al coste fiscal y económico de la reforma laboral y a las ayudas europeas.

Entre las valoraciones de otro logro histórico por parte del Gobierno y las críticas de oposición y sindicatos a los efectos de la reforma laboral, los datos objetivos indican nuevamente que el desempleo entre los más jóvenes sigue siendo la tarea pendiente de España. Un mes más la EPA pone en evidencia los planes del Gobierno para sacar del hoyo a las generaciones venideras, ya que en todos los grupos se encuentra trabajo menos en los recién llegados al mercado laboral: los mayores de 16 y los menores de 19 años. Así, la pobración activa en esta horquilla se ha reducido en 149.000 debido, según el INE, "en parte, al envejecimiento de la población".

La Encuesta de Población Activa (EPA), publicada hoy, refleja que el número de ocupados se ha incrementa en 411.800 personas en el segundo trimestre de 2015 respecto al primero (un 2,36%) y se sitúa en 17.866.500. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del 1,12%. El empleo ha crecido en 513.500 personas en los 12 últimos meses. La variación anual es del 2,96%.

El paro disminuye este trimestre en 295.600 personas. El número total de parados se sitúa en 5.149.000. En términos relativos, el descenso del desempleo en este trimestre es del 5,43%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

La tasa de paro baja 1,4 puntos y se sitúa en el 22,37%. En los 12 últimos meses esta tasa ha descendido en 2,1 puntos.  Es la tasa más baja desde el tercer trimestre de 2011.

Por edad, la reducción del desempleo se concentra entre las personas de 20 a 54 años, tanto en variación trimestral como anual.

Por sexo, los hombres presentan una mayor bajada del desempleo este trimestre, con 213.700 parados menos, hasta un total de 2.588.500. Entre las mujeres, el número de paradas baja en 81.900, hasta 2.560.500.

La tasa de paro masculina baja 1,78 puntos y se sitúa en el 20,96%, mientras que la femenina se reduce casi un punto hasta el 24,01%. Aunque se mantiene aún la composición

del paro observada desde el año 2008, con relativamente poca distancia entre las tasas masculina y femenina y mayor número de hombres en paro que de mujeres, el número de parados varones se está igualando con el de mujeres y la distancia entre tasas de paro se ha ampliado en los últimos trimestres y ahora supera los tres puntos, debido a una mejor evolución relativa entre los hombres.

El CEIM pide más reforma laboral

El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Juan Pablo Lázaro, aseguró ayer que "la reforma laboral ha salvado a muchísimas empresas, por lo que es necesario profundizar en ella". Según éste, España vive el momento "el más delicado desde la transición. La irrupción de los partidos radicales puede ser muy malo para la economía".

Igualmente, aseguró que España no tiene un problema de salarios, "tiene un problema de costes laborales". Lázaro pidió un control mayor del absentismo laboral, del tiempo de baja en las empresas, una nueva regulación de la huelga y una unificación de los días que se trabajan al año. "De los 240 días laborables del año, los españoles sólo trabajan a la vez 140 días". A cambio, se mostró partidario de ampliar el periodo de baja por maternidad. "Los empresarios necesitamos fórmulas para que perdamos el miedo a contratar".

Aflora el fraude laboral

Horas antes de presentar estos resultados de la EPA como nuevo logro histórico, la ministra de Trabajo defendía sus actuaciones de los tres últimos años contra el fraude laboral: "El impacto económico de las medidas y actuaciones llevadas a cabo por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social durante los años 2012, 2013, 2014 y lo que llevamos de 2015, ha sido de 12.822 millones de euros, lo que equivale a más de 1 millón de pensiones en ese periodo”.

Estas declaraciones las realizaba la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en el acto de presentación de la Ley Ordenadora de la ITSS, poniendo así de relieve que la lucha contra el fraude está dando resultados positivos y garantiza el cumplimiento de los derechos de muchas personas.

Desde 2012 hasta ahora la lucha contra el fraude ha permitido aflorar 287.705 empleos. “Esas personas, ha añadido la ministra, ahora tienen contrato, y por tanto derechos, y contribuyen también con sus cotizaciones a la sostenibilidad de nuestros sistemas de protección social”.

Para la titular de Empleo el fraude es una de las mayores amenazas al estado de bienestar y afecta a la competitividad de las empresas. “Por eso, ha dicho, la labor que ha desarrollado la Inspección ha permitido hacer el sistema más solidarios, más justo y más fuerte”.

Desde 2012 a lo que llevamos de 2015 la Inspección ha realizado más de 725.000 inspecciones en materia de empleo irregular. En ese mismo periodo la labor de la Inspección ha logrado anular un total de 113.335 altas ficticias por la TGSS de empresas fraudulentas, sin actividad, cuyo único objeto era el de facilitar el acceso indebido a prestaciones. Asimismo se han detectado a 36.378 trabajadores que compatibilizaban indebidamente las prestaciones con el trabajo, o que las obtuvieron fraudulentamente.

Lucha contra el fraude y el empleo irregular

Tras analizar los datos la ministra ha insistido en valorar de manera muy positiva la Ley Ordenadora de la ITSS porque con ella se da un paso más e intensifica la coordinación en la lucha contra el fraude laboral y el empleo irregular. “Su objetivo es configurar un nuevo modelo que mejore el servicio que presta a los ciudadanos, evitando duplicidades e incrementos de costes”.

Por ello, según Báñez, mejorar la Inspección es mejorar la calidad en el empleo. La Ley contempla la creación de una nueva Oficina de lucha contra el fraude, encargada del impulso y coordinación de las medidas de combate al trabajo no declarado, plantea una mayor participación de las comunidades autónomas y los interlocutores sociales y avanza en la especialización de los funcionarios.

Crea además, dos escalas dentro del Cuerpo de Subinspectores Laborales: una de Empleo y Seguridad Social, conformada por el actual Cuerpo de Subinspectores y otra nueva, de Seguridad y Salud Laboral.

Asimismo prevé el aumento de los recursos destinados a la prevención de riesgos laborales y a la lucha contra la siniestralidad laboral. Para ello se crea un nuevo grupo de funcionarios, a escala de subinspectores, de Seguridad y Salud Laboral.

Durante su intervención Fátima Báñez ha resaltado que nuestro país crea empleo y que este es de calidad. “El empleo de calidad comienza con un contrato, y sin contrato no hay derecho a salario mínimo, ni a jornada máxima, ni a vacaciones, ni a pensión, ni seguridad y salud en el trabajo, ni protección por desempleo”.

La ministra ha hecho un balance de los últimos datos de empleo y ha destacado que en el último año ya se han recuperado más de 1.100.000 empleos destruidos por la crisis. “Se crea empleo por encima del crecimiento del PIB, se crea empleo en todas las provincias de España, en todos los sectores, y entre todos los colectivos y grupos de edad”.

Respecto al empleo indefinido Báñez ha afirmado que por primera vez España sale de una crisis económica con incrementos en la contratación indefinida y más del 76% de los trabajadores tienen un contrato indefinido, frente al 69% en 2007. “El empleo de calidad, es empleo estable, es empleo indefinido, y es clave para el trabajador y para las empresas”, ha añadido.

La titular del Departamento no quiso dejar de referirse a la reforma del sistema de formación profesional para el empleo “porque la formación tiene mucho que ver con las expectativas salariales: ayuda a tener mejores empleos y mejores salarios”.

La reforma de la formación para el empleo acaba de pasar el trámite parlamentario con el apoyo de la mayoría de la Cámara.

La ministra ha valorado también la moderación salarial como un factor determinante para que España ganara en competitividad. Los salarios ya están incrementándose de forma moderada. En 2014, según el índice de coste laboral de Eurostat, los costes salariales crecieron un 0,5%, mientras que la inflación cayó el 0,2%. Ha sido el primer año en el que los trabajadores ganan poder adquisitivo desde 2009.

Báñez ha concluido su intervención resaltando que sumando esfuerzos entre todos, administraciones públicas, comunidades autónomas e interlocutores sociales, estamos haciendo que España salga de una crisis económica con crecimientos del empleo indefinido. “La Inspección también suma como garante del empleo de calidad”.

De interés

Artículos Relacionados