lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaAirbnb deberá contar al fisco todo alquiler en España
Orden de Montoro, cuyos amnistiados Sánchez rehúsa destapar

Airbnb deberá contar al fisco todo alquiler en España

Redacción
La plataforma de alquiler de viviendas Airbnb Y otras turísticas tendrán que proporcionar en enero todos los datos activos de 2018 y luego actualizarlos cada tres meses. Esta obligación se establece con fines de prevención del fraude fiscal en una orden dejada por el Ministro de Rajoy Cristobal Montoro ya vidente desde principios de junio. Nombre de arrendador e inquilinos, datos catastrales del inmueble, número de días de estancia, o importe recibido son algunos de los datos requeridos.

“La presente orden entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado» y será de aplicación a la presentación del modelo 179 «Declaración informativa trimestral de la cesión de uso de viviendas con fines turísticos», en relación con las cesiones de uso de viviendas con fines turísticos realizadas a partir de 1 de enero de 2018 y cuya intermediación se haya producido a partir de esta fecha”, dice la Orden de Montoro.

Las plataformas de alquiler vacacional deberán, entre otros datos, identificar al titular de la vivienda (y, en su caso, del que tiene el derecho a cederla) y a las personas a las que se les alquila. También deberán dar la dirección completa y la referencia catastral del inmueble. El número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos, las fechas y y el importe percibido por el titular deberán asimismo constar. De manera opcional, pero para evitar eventuales peticiones de información adicional de la Agencia Tributaria, Airbnb, Homeaway y similares podrán dar también otros datos como la identificación del medio de pago utilizado (transferencia, tarjeta de crédito o débito u otro medio de pago).

La noticia se publicaba horas antes de que la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, indicó ayer que el Gobierno no va a publicar el nombre de los contribuyentes que se acogieron a la amnistía fiscal de 2012, ya que la ley no permite aplicar con carácter retroactivo una modificación de tipos fiscal. Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la titular de Hacienda admitió que el Gobierno "ha estudiado esta posibilidad" y ha concluido que, modificando la ley, se podría hacer de cara a futuras amnistías fiscales, pero que "no hay capacidad jurídica" para hacerlo con amnistías pasadas.Preguntada por la defensa que hacía el PSOE en la oposición de publicar el nombre de los amnistiados, Montero dijo que el Gobierno no abandona ninguna línea en este sentido, sino que simplemente la publicación de las personas beneficiarias "no se puede hacer". EL PERIÓDICO lleva esta información a su primera con el siguiente titular: "Sánchez rehúsa destapar a los amnistiados fiscales".

OReacciones de los afectados 
Eldiario.es incluye con la noticia las reacciones de algunos afectados. Solo dos días antes de aparecer esta orden ministerial en el BOE, Airbnb anunciaba que el 1 de junio ponía en marcha una nueva herramienta tecnológica para ayudar "a los anfitriones (las personas que alquilan sus casas o habitaciones) a seguir las normas locales de turismo en Barcelona y Catalunya". La intención es facilitar al consistorio barcelonés la identificación de los "malos actores". Es de decir, de quienes no cuentan con licencia. Así, antes de poder compartir su alojamiento, los nuevos usuarios de la plataforma tendrán que indicar si este está registrado por ley o no. Asimismo, deberán permitir que algunos datos personales, como su nombre, dirección o DNI, puedan ser compartidos con ayuntamientos y la Generalitat catalana.
Para Javier Gil, del Sindicato de Inquilinas, "es  increíble que a estas alturas no haya un mayor control y que se pueda estar operando con múltiples pisos en plataformas como Airbnb y no se declaren las ganancias". En todo caso, a su juicio "este tipo de medidas no solucionan los principales problemas que los pisos turísticos están generando, relacionados con la subida de los alquileres y la turistificación de la ciudad". 
Para las empresas, dar estos datos "distorsiona la competencia" y la ley propuesta es "confusa e impracticable". La queja que expresaron cuando  se dio a conocer el borrador de esta orden es que "muchos de los datos que se requieren no están relacionados con impuestos, y otros datos no están disponibles para plataformas como Airbnb".
Un portavoz de esta empresa de alquiler se limita a asegurar ahora respecto a la orden ministerial que "Airbnb ha trabajado con más de 500 gobiernos en normativas que faciliten que las personas puedan compartir sus hogares. Airbnb quiere ser un buen socio del gobierno en materia de impuestos y trabajar en una normativa de sentido común que permita a los anfitriones pagar su parte justa".

Hace tres años que la Agencia Tributaria lleva a cabo una campaña específica sobre alquiler turístico, cuyas ganancias se deben incorporar en la declaración de la renta. En 2017 se enviaron 136.000 avisos a contribuyentes de la obligación de declarar esta actividad. Desde que comenzaron estas campañas, los rendimientos de capital inmobiliario declarados en la renta han crecido un 40%.

 

De interés

Artículos Relacionados