martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAlba Marina y Sergio Algara bautizan a Melissa

Alba Marina y Sergio Algara bautizan a Melissa

Germán Espinosa Monsú
El pasado día 4 de Mayo tuvo lugar en la Parroquia de la Urbanización El Bosque, de Villaviciosa de Odón (c/ Bidasoa nº1) –y a las 12h 30´, el bautizo de la niña Melissa, hija de Alba Marina y Sergio Algara, residentes en la actualidad en Barcelona.

El número de asistentes al acto ascendió a 29 personas y que formaban parte –principalmente- de las familias directas de los padres:

 

a/Por parte de Sergio, asistieron sus padres Carmen y Julio, abuelos paternos de la niña, la guapísima Myriam –hermana de Sergio– junto a susdos preciosos niños y su pareja; completaban este primer grupo, tres hermanos de Julio y algún otro familiar más, algo más lejano y cuyo nombre no pude retener.

 

b/ Por parte de Alba, asistieron sus padres, Manuel y Marina, su abuela Marisa y su preciosa hermana Rosana, acompañada de su futuro esposo Marcos, y que actuaron de padrinos del bautizo.

 

c/ Completaban el grupo, los amigos de Sergiocreo que seis, coetáneos en edad y en trayectoria estudiantil y profesional- presentados para la ocasión con impolutos trajes de ejecutivos (traje negro y camisa blanca, aunque sin corbata) a cual más elegante, juvenil, atractivo y simpático. De entro todos, señalo a Daniel que –amablemente- me trasladó desde la última parada del autobús 518 -proveniente de Madrid- hasta la iglesia y, desde allí, al Restaurante y, desde allí, hasta Pozuelo-Estación donde resido.

 

2.- El acto –en el interior del templo– tuvo dos partes principales: por una parte, el acto litúrgico/religioso del bautismo de la niña Melissa; y, por otra, el posado fotográfico de todos los asistentes junto a la niña y sus padres.

 

a/ La ceremonia religiosa fue escueta aunque expresiva en su contenido. Estuvo precedida de un saludo del oficiante a padres, padrinos y asistentes seguida de la lectura de un texto evangélico –por parte de Myriamy su consiguiente Salmo responsorial (“El Señor es mi Pastor y nada me faltará./En tiernos y jugosos pastos me hará descansar./En aguas cristalinas beberá mi espíritu/Y siempre me guiará por caminos de Paz y Justic8ia”) contestado por todos los presentes; a continuación, elcompromiso –por parte de padres y padrinos- de transmitir a la niña Melissa la fe cristiana que ellos, en su día, igualmente recibieron y –finalmente- el acto central de la ceremonia – el bautizoen la pila bautismal anexa al altar: contra todo pronóstico, la niña Melissa no lloró cuando el oficiante derramó sobre su cabecita el agua bendita de su bautismo pronunciando su nombre.Eché de menos en la ceremonia la música, ingrediente fundamental en todo acto festivo. Y ello, a pesar de que pude comprobar la existencia –junto al altar- de un órgano electrónico aunque arrumbado y con signos aparentes de que nadie lo ha utilizado en el pasado ni lo utiliza en la actualidad. Seguro que para el próximo niño o niña que acompañe a Melissa –y si aún vivo- este tema quedará resuelto (¡!).

 

b/ El posado fotográfico fue un “totum revolutum” donde todos querían fotografiarse con todos y –muy especialmente- con la niña Melissaflanqueada por sus padres Alba y Sergio. Actuaron de fotógrafos profesionales tanto Antonio (el hermano del abuelo paterno Julio) como Myriam pertrechados de sendas cámaras digitales capaces de almacenar centenares de instantáneas y que levantaron Acta de un acontecimiento familiar y social verdaderamente entrañable.

 

3.- El convite tuvo lugar en el restaurante asiático/japonés You situado en la c/Azucena nº 1 de Villaviciosa de Odón.

 

a/ El local era majestuoso por su amplitud y modernidad. Había una amplísima mesa corrida y otra menor al fondo de la sala para unos ochocomensales y donde se ubicaron los amigos de Sergio y yo mismo en una esquina. Sergio –el padre de la niña- tuvo el detalle de sentarse a mi lado junto a su amigo Daniel para darme aliento, apoyo y compañía: Sergiosiempre ha sido, para conmigo, un tipo inteligente, sensible y detallista.

 

b/ Contra lo que es costumbre en este tipo de actos sociales, el menú no era común y fijo para todos los comensales sino que cada uno pidió lo que mejor le apeteció entre una carta amplia y variada aunque –para algunos– extraña al paladar acostumbrado a platos propios de la dieta mediterránea. Yo –amante del pescado- pedí me sirvieran tartar de salmón y pescado al vapor: riquísimos. El vino blanco, fresquito y verdejo de Rueda fue el desencadenante de una tertulia amena, cercana, relajada e inolvidable.

 

c/ Al final –y para romper aún más la formalidad del acto- invité a mis compañeros de mesa a entonar conmigo el ¡Asturias, Patria querida! y que al final de esta Crónica os remito con una nueva letra compuesta para la niña Marissa: ¡Canarias, Patria querida!”.

 

4.- Ahora paso a la intra-Historia emocional de algunos de los actores principales asistentes al acto:

 

a/ A Sergio –el padre de la niña- lo conocí desde su nacimiento y aun recuerdo cuando, teniendo muy pocos años, acompañé a sus padres al Hospital San Juan de Dios de Madrid para tratar de diagnosticar y tratar una enfermedad rara y desconocida y de la que –finalmente- pudo librarse. Pero la etapa casi heroica de este joven vino después cuando, a partir de sus 18 años, tuvo que compaginar los estudios de dos Carreras universitarias(Informática+ ADE), cursadas en la Universidad Rey Juan Carlos I”,con las tareas de apoyo en la Residencia de Estudiantes que sus padres habilitaron para alumnos de la cercana Universidad privada “Europea deMadrid”. No había oficio que se le resistiera a Sergio: desde experto cocinero hasta responsable (junto a su hermana Myriam) del lavado y planchado de la ropa de los estudiantes. Ello le hizo retrasar algún año lafinalización de sus Estudios pero ahora le tenemos –feliz y contento junto a Alba– en Barcelona trabajando en lo que le gusta y para lo que, con gran esfuerzo, se preparó.

 

b/ Y ¿qué decir de Alba quien, sin tener antecedentes familiares en la profesión, decidió estudiar Odontología, una Carrera tradicionalmente reservada para descendientes directos de quienes ejercían la profesión en régimen de casi-monopolio?. Eso sólo lo hace una persona decidida, valiente y dispuesta a sortear –como lo hizo- todo tipo de obstáculos y dificultades.

 

c/ Pero Alba –al igual que su hermana Rosana, también odontóloga- tuvieron el apoyo, además del de sus padres Manuel y Marina, el de sus abuelos paternos representados en este acontecimiento familiar por una persona que pasó casi desapercibida –aunque no para mí- y con la que tuve el honor de departir y charlar amigablemente: Dª Marisa, bisabuela de la niña y actualmente residente en Ares (La Coruña). Sólo al verla, pude constatar y prever –también para la niña Melissa– la continuidad genéticade los rasgos fisonómicos de la familia en las caras de Marisa-Manuel, Marina, Alba y Rosana y –no a mucho tardar- el de la propia Melissa.

 

5.- Finalmente, no puedo dejar de referirme al significado del acto.

 

a/ Los bautizos –al igual que las bodas y Comuniones- trascienden la finalidad primaria, directa y religiosa para la que, en su origen, se concibieron. Antaño fueron rituales de obligado uso, seguimiento y respeto en las sociedades rurales asentadas sobre la estructura familiar ampliada y extensa en la que convivían, con frecuencia y bajo el mismo techo, padres, hijos, abuelos, nietos, tíos y sobrinos; y todos( o casi todos)dedicados –directa o indirectamente- a las tareas agrícolas y ganaderas.

 

b/ En la actualidad, la familia nuclear urbana (tan sólo compuesta por padres e hijos) y a la que tanto la complejidad de las situaciones personales, profesionales y sociales como las ambientales imponen formas y modos de vida impensables en el pasado, los bautizos, bodas y comuniones se constituyen en actos comunitarios y familiares donde –a los intervalos dictados por el ciclo vital de sus miembros (boda/bautizo/comunión y,finalmente, funeral)– todos somos convocados aunque nos encontremos geográficamente dispersos y lejanos unos de otros como en este acontecimiento familiar hemos podido comprobar

 

c/ Porque estos actos constituyen el aglomerante necesario e insustituibleque fija nuestros sentimientos de pertenencia a un grupo familiar, que aporta cohesión emocional, comprensión humana, ayuda incondicional,aceptación de cualesquiera situaciones en que nos sorprende la vida, el afecto mínimo e imprescindible que nos permite respirar y vivir. Y, sobre todo, la posibilidad de engendrar, ver nacer y crecer a lo más preciado que puede justificar la vida de un hombre y una mujer: traer al mundo a un niño o una niña.

 

6.- Cierro mi Crónica con una canción de despedida dedicada a Melissa y que me gustaría cantar con la misma melodía de ¡Asturias, Patriaquerida!”:

 

“¡ Canarias, Patria querida!/¡Canarias de mis amores!/ ¡Quién estuviera en Canarias!/¡ En todas las ocasiones!./ Tengo que subir al árbol/ Tengo que coger la flor/ Y dársela a tu Melissa/ Que llevas en el corazón./ Que llevas en el corazón/ Y siempre la has de llevar./ Tengo que subir al árbol/ Y la flor he de dejar.

De interés

Artículos Relacionados