lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAlemania avanza hacia reconocer el matrimonio homosexual
Tras dejarlo antes de las elecciones fuera de la coalición

Alemania avanza hacia reconocer el matrimonio homosexual

Armengol Mbá
La canciller alemana, Angela Merkel, ha señalado en diversas ocasiones que para ella el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, aunuqe ha reconocido también que existe un debate con opiniones diversas en el seno de su propio partido, la Unión Cristianodemócrata(CDU). Aunque el Partido Socialdemócrata (SPD) sí defiende esa ley, el proyecto quedó fuera del acuerdo de coalición suscrito con los conservadores al inicio de esta legislatura. Pero hoy la gran mayoría en Alemania esta a favor.

El matrimonio homosexual ha aterrizado con fuerza en la campaña electoral de Alemania. Crecida y relajada por la amplia ventaja que le pronostican las encuestas, la cancillera alemana Angela Merkel se ha encontrado esta semana con un obstáculo con el que no contaba. La presión de los partidos de la oposición, y especialmente del líder socialdemócrata Martin Schulz, han forzado un movimiento de urgencia de la líder conservadora. Reunida el lunes en un acto en Berlín, Merkel apuntó que permitirá a los diputados de su partido tomar una “decisión de consciencia” individual sobre esta cuestión, un gesto que rompe con el no rotundo que hasta ahora había predicado la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y que abre la puerta a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo según el Periódico

Hasta ahora, el partido de la cancillera era el único en el arco parlamentario alemán que denegaba ese derecho entre las parejas homosexuales. Ese aparente cambio en la posición de Merkel no ha sido voluntario sino una reacción a la presión externa. Tras meses en los que ha ido a remolque de la cancillera, este lunes Schulz dio un paso al frente y aseguró que bajo su batuta el SPD no formaría una coalición de gobierno con un partido que no acepte el matrimonio homosexual. Ecosocialistas, liberales y la izquierda poscomunista se unieron en ese mensaje que dejaba a la cancillera arrinconada.

Ante las palabras de Merkel, este martes Schulz ha contraatacado asegurando que el SPD presionará para que el matrimonio homosexual se apruebe esta misma semana en el Bundestag, el parlamento alemán. La ministra de Familia, la socialdemócrata Katarina Barley, ha confirmado esas mismas intenciones. Poco después Merkel ha confirmado que permitirá este voto histórico a finales de semana sin dar instrucciones a su bancada. Sin la disciplina de voto entre las filas cristianodemócratas y la presión de la sociedad civil, se abre la puerta a una mayoría cómoda. Aún así, será difícil que ese resultado se transforme en una realidad inmediata, ya que el parlamento empieza sus vacaciones este viernes y es probable que la resolución que salga del voto no sea legalmente vinculante.

Controlar los tempos es esencial en el juego político. Consciente de que el matrimonio homosexual es una cuestión espinosa que puede abrir una crisis entre las filas conservadoras, Schulz ha aprovechado la semana en la que se celebra el orgullo gay para poner a Merkel entre la espada y la pared e intentar distanciarse de sus políticas de cara a las elecciones del 24 de setiembre. Así, y a pesar de caer en el error de hablar de coaliciones en campaña, el líder socialdemócrata se ha avanzado a su contrincante en un momento en que necesita remontar mientras fuerza a la CDU a tener un intenso debate interno.

A pesar de que el 83% de los alemanes apoya la legalización del matrimonio gay y un 75,8% lo hace con la adopción, el partido de Merkel ha bloqueado durante años una medida que ya regularon hace años grandes países como España o Francia. Ahora la tradicional ambigüedad de la cancillera le puede pasar factura. De momento, ha acusado a los socialdemócratas de utilizar ahora este tema tras cuatro años gobernando de la mano.

 

No es la primera vez que los derechos de la comunidad gay sirven de plataforma política a Merkel. Consciente de que tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca su posición como referente liberal en la escena internacional no ha parado de crecer, la cancillera ha sabido jugar sus cartas. Reunida el pasado 2 de mayo con el presidente ruso Vladímir Putin, Merkel no dudó en pedir a su homólogo que intercediese para frenar la persecución y represión de la comunidad homosexual en Chechenia, región satélite de Moscú controlada por el ultraconservador Ramzán Kadírov.

De interés

Artículos Relacionados