sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaAlemania se queda sin dinero para el paro juvenil
Más de 4000 españoles estaban apuntados

Alemania se queda sin dinero para el paro juvenil

Marga Peñafiel
Alemania se ha quedado sin fondos para ayudar a los jóvenes de la UE a encontrar un empleo. Angela Merkel, hace un año prometía que "el dinero no es un problema", y lo que realmente le preocupaba era "cómo emplearlo para dar una perspectiva a los jóvenes sin empleo", ha caído en desgracia.

La iniciativa El trabajo de mi vida tenía como objetivo dar la oportunidad a las jóvenes de encontrar un empleo en aquellos países donde las tasas de paro son insoportables, como en España o Grecia. Se le proponía una ayuda financiera para los que quisieran formarse, una beca o un empleo en sectores como la enfermería o la restauración, donde la mano de obra en el país germano es deficiente.

Aun así el presupuesto era más bien bajo, con 48 millones de euros para 2014. No obstante le permitía ayudar a los españoles, polacos, húngaros, portugueses y griegos, en su mayoría, para pagarse las clases de alemán o el trayecto desde su país de origen. Un portavoz del organismo dependiente del Ministerio de Trabajo que gestiona la ayuda explicaba a El País que las arcas se habían terminado a causa de la gran demanda de los últimos meses y explicaba que no tenían una fecha para retomar el programa. Ayer, otra portavoz del Ministerio, fue mucho más clara y precisa: “La demanda no puede ser satisfecha”, aseguró.

Desde marzo de 2013, un total de 8.919 jóvenes europeos han solicitado la ayuda al Gobierno alemán, de los cuales 4.143 son españoles. ¿Cuál será el destino de estos jóvenes? Los que ya hayan empezado las prácticas o el trabajo, seguirán, pero lo que aún estén en trámites burocráticos no tendrán tanta suerte. “Todos los solicitantes ya han sido informados. A algunos se les autorizará la solicitud y a otros se les echará atrás. Esto no se trata de un rechazo definitivo, sino de un periodo de espera”, aseguraba la portavoz de la Agencia de Empleo que se encarga de los extranjeros.

El programa tenía como fin financiar clases de alemán o viajes desde los países de la UE. En concreto, cada solicitante recibía ayudas para 16 semanas, y 400 clases de alemán de 45 minutos cada una.

La protesta entre los jóvenes no se ha hecho esperar. La promesa rota de un empleo en Alemania les ha caído como una jarra de agua fría. Más de un centenar de jóvenes españoles acapararon la atención de los medios alemanes el año pasado después de que protestaran porque no se cumplieron las condiciones pactadas para hacer su formación profesional en la ciudad del este de Alemania de Erfurt.

El diario Frankfurter Allgemeine Zeitung informaba de que más de 40 jóvenes que realizaban cursos de formación como cocineros o trabajadores en hoteles y restaurantes se han quedado sin fondos por la decisión del Gobierno de cancelar la ayuda. “El caos es simplemente infinito”, aseguraba al periódico alemán Peter Pedersen, responsable del hotel-escuela. “Se ha abierto una investigación”, respondía ante este caso la portavoz del Ministerio de Trabajo.

 

De interés

Artículos Relacionados