miércoles,8 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAlgunas recomendaciones para principiantes en el uso de lentillas
Para corregir problemas como astigmatismo y míopia

Algunas recomendaciones para principiantes en el uso de lentillas

Redacción
Si eres un principiante en el uso de lentillas debes darle un margen a tus ojos para que se acostumbren a su uso. En cuestión de días, no notarás ese elemento externo dentro de su radio de acción, cuya función principal no es otra que ayudar al ojo a tener una correcta visión.

El proceso de adaptación no debería prolongarse más de lo mencionado, siempre y cuando se siga de manera protocolaria un sencillo procedimiento para evitar contaminar tus lentes porque ignorarlo, a la larga, se puede traducir en una infección ocular.

 

En esta sencilla guía, el primer paso pasa por hacerse con el lote de lentillas correspondiente a tus dioptrías. El primer paso es, por tanto, adquirir lentes de contacto y es importante elegir lentillas buenas para corregir problemas como astigmatismo y míopia. Podemos comprar lentillas baratas por Internet ya que las lentillas online son más económicas que las que encontrarás en cualquier establecimiento de tu zona. Esto no quiere decir que tengan menos calidad, sino que es una sencilla manera de ahorrarse al intermediario. Por cierto, no olvides incluir en la compra el líquido de limpieza y un estuche. Una vez nos llegue el pedido a casa, surge el primer gran dilema independientemente del tipo de lentillas que vayamos a usar. ¿Cómo colocarlas correctamente? Suena obvio pero es de suma importancia realizar el proceso de colocación, así como de extracción, con las manos completamente limpias. Lávate las manos con jabón neutro, enjuágatelas y sécalas; entonces ya podrás sacar las lentillas de su recipiente.

 

Intenta seguir un mismo orden diario, por ejemplo, siempre empieza con el ojo derecho. De esta forma, evitarás la incómoda sensación de ver borroso porque lo más probable es que el derecho y el izquierdo no compartan las mismas dioptrías. Lo normal es usar el dedo índice. Orienta en forma de bol, primero una y después la otra lentilla, sobre la yema tras limpiarlas correctamente y de ahí mueve el dedo como si estuvieras intentando tocarte la pupila con la yema. Entre tanto, con la mano inversa mantén bien abierto el párpado para que la lentilla entre primero y no salga disparada hacia cualquier lado. Ya sólo queda un último paso. Una vez en su sitio, parpadea varias veces hasta que por sí sola la lente de contacto se sitúe en el ángulo correcto para tener una visión lo más nítida posible.    

 

La extracción es mucho más sencilla, pero recuerda realizar este procedimiento también con las manos limpias. Tendrás que ponerlas en el estuche y hay que cambiar el líquido, uno que esté homologado, para su correcta conservación durante tus horas de sueño. Los expertos recomiendan no usarlas más de diez horas al día, por lo que deberían pasar un total de 14 en reposo. Siguiendo estas simples recomendaciones, llegarás a tener una relación larga y duradera con las lentillas sin que nadie note que tienes falta de vista, porque no todos podemos pasar de Clark Kent a Superman cambiando, simplemente, la orientación del flequillo.

 

De interés

Artículos Relacionados