lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaAlianza de organizaciones sociales para acabar con los abusos de Iberdrola
Juzga la pobreza energética mayor lacra de este oligopolio

Alianza de organizaciones sociales para acabar con los abusos de Iberdrola

Redacción
Para reclamar el fin de las malas prácticas que Iberdrola comete contra sus pequeños accionistas, los consumidores y el medio ambiente se han unido 6 organizaciones sociales. ADICAE, ANAE, ARCE, Greenpeace España, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y SETEM CMC alcanzaron una alianza para exigirle a Iberdrola que acabe con su contribución a la pobreza energética, las energías peligrosas para la salud y el medio ambiente, el "impuesto al Sol", el oligopolio o las puertas giratorias.

Estas seis organizaciones sociales, dedicadas a ámbitos tan diversos como el consumo, la energía, el medio ambiente o la solidaridad,  han elaborado un manifiesto conjunto con 12 propuestas de cambio y mejora en las prácticas de Iberdrola. Con 265.175 cortes de luz por impago en 2015 y la nula promoción del bono social, Iberdrola es una de las eléctricas que más contribuye a la pobreza energética, mientras su presidente cobra 26.027 € al día, según los aliados.

Iberdrola debería dejar de producir energías nocivas para la salud y el medio ambiente, cerrando las centrales nucleares y de carbón y garantizando una generación 100% renovable antes de 2030; evaluar el impacto del cambio climático sobre sus activos fósiles y su efecto en sus accionistas, dando a estos voz y voto; desvinculación de la megapresa hidroeléctrica de Sao Luiz do Tapajós (Brasil) y otras que amenacen la selva y los pueblos indígenas de la Amazonia.

Asimismo, se pide a Iberdrola que renuncie a la defensa del llamado impuesto al Sol -legislación que grava el autoconsumo de energía que se produce a través de paneles solares-, a su posición oligopólica -que perjudica al usuario y al mercado- y a las puertas giratorias en su Consejo, además de implementar medidas de ahorro y eficiencia energética y una cultura energética a través de campañas de formación e información junto con organizaciones independientes. Y, por último, que su comercializadora se adhiera al arbitraje de consumo (90% de los arbitrajes presentados quedan fuera por ello).

La alianza está formada inicialmente por ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros), ANAE (Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética) y ARCE (Asociación Regional de Consumidores de Energía), Greenpeace España, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y SETEM MCM. Las organizaciones, además de invitar a toda la ciudadanía y a otras organizaciones a apoyar el manifiesto, animan a sumarse a esta campaña y a denunciar en las redes sociales posibles abusos de esta empresa utilizando el ‘hashtag’ #IberdrolaNoMola.

Representantes de la alianza presentaron el manifiesto en Bilbao, antes de intervenir en la Junta General de Accionistas de Iberdrola. Allí calificaron esta Junta como un ‘teatro’ donde las decisiones llegan aprobadas de antemano por el Consejo de Administración, que solo pretende disfrazar de democrática la imposición de unos abusos que comete en nombre de sus pequeños accionistas, que en la mayoría de los casos son consumidores ahorradores.

El último escándalo de Iberdrola, y que ha impulsado esta acción coordinada, justo ha sido la condena judicial por intentar “limitar injustificadamente la libertad de expresión” de sus pequeños accionistas y de ADICAE en la junta de 2015.

El 75% del Consejo, vinculado a la banca o la política

La última Junta de Accionistas de Iberdrola sirvió, además de para certificar que el 'Día del Accionista' no era sino una pantomima a mayor gloria del presidente, José Ignacio Sánchez Galán, para aprobar la conformación de un nuevo Consejo de Administración copado por directivos de banca y políticos. La mayoría de ellos son consejeros externos independientes, personas que supuestamente tienen una gran cualificación y amplio recorrido profesional y forman parte del Consejo de Administración de las empresas que cotizan en Bolsa, aunque no están obligados a ser accionistas de la empresa. Deberían representar a los pequeños accionistas de la empresa que no forman parte de ningún grupo de control sobre la misma.

Los consejeros independientes tienen la función de supervisar al Consejo de Administración, mostrar y defender los intereses del capital flotante. Sin embargo, según los aliados la aglutinación de políticos y banqueros en Consejos de Administración como el de Iberdrola parece responder más a una acción de lobby que a la defensa de los intereses de los pequeños accionistas. En el Consejo de Iberdrola solo hay dos consejeros que pueden considerarse puramente expertos en energía.

De interés

Artículos Relacionados