martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAlrededor de 260.00 personas dejan España en los primeros meses de 2013
Movimientos migratorios

Alrededor de 260.00 personas dejan España en los primeros meses de 2013

Redacción
España sigue perdiendo población. La aritmética no falla: los inmigrantes han dejado de venir de forma generalizada y cada vez son más los que se van, tanto extranjeros como nacionales. El número de habitantes disminuyó en 118.238 personas durante la primera mitad de 2013 y, a 1 de julio de este año, se sitúa en 46.609.652 habitantes, lo que supone una caída del 0,25 por ciento, según reveló ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Un total de 39.690 españoles, de los que 26.281 habían nacido en España, abandonaron el país durante los primeros seis meses del año, cuando, por segundo semestre consecutivo, salieron más personas de las que llegaron: se marcharon 259.227 (un 10 por ciento más que en 2012) frente a las 134.312 que entraron (un 11 por ciento menos).

Detrás de esta reducción está el saldo migratorio negativo de 124.915 personas que ha dejado el primer semestre del año, cifra un 50 por ciento más alta que la registrada entre julio y diciembre de 2012 que está impulsada por el aumento de las emigraciones, que han crecido un 10,7 por ciento, y el descenso de las llegadas, que se redujo un 11 por ciento en el mismo período.

En total, durante los seis primeros meses de 2013 entraron 14.831 españoles y 119.482 extranjeros. Mientras, se marcharon 259.227 habitantes, de los que 39.690 tenían pasaporte español, y resto eran extranjeros que estaban residiendo en el territorio.

Así, el saldo fue negativo tanto para los nacionales como los foráneos. Entre los primeros, la reducción fue de 24.860 personas, después de que 39.690 se marcharan y 14.831 llegaran a España. Esta cifra se ha incrementado un 71 por ciento respecto del segundo semestre de 2012, según el INE, por !el efecto combinado de una leve disminución en la entrada de nacionales y un incremento de las salidas de los mismos".

La emigración de españoles se incrementó así un 26,3 por ciento durante la primera mitad del año, cuando, además, dos de cada tres emigrantes habían nacido en España, aunque el INE concreta que el perfil varía mucho en función del país de destino, siendo los principales receptores Ecuador, el Reino Unido y Francia.

Respecto a la inmigración, durante el primer semestre de 2013 vinieron a vivir al territorio nacional 14.831 españoles, la mitad de los cuales (7.826) había nacido en otros países. La mayoría procedían de los destinos de Cuba, Francia, Venezuela, el Reino Unido y Estados Unidos.

Menos de cinco millones

En cuanto a la población extranjera, se redujo un cuatro por ciento entre enero y julio, con 202.193 personas menos. Por primera vez desde que cruzaran ese umbral en 2007, el número de foráneos cae por debajo de los cinco millones de habitantes y se sitúa en 4.870.487, lo que el Instituto Nacional de Estadistica atribuye "al efecto combinado de la emigración y de la adquisición de nacionalidad española".

Por procedencias, el mayor descenso en términos absolutos se da entre la población ecuatoriana (28.701 menos) y la colombiana (28.328), seguidas de la rumana (23.004), la marroquí (23.152), la boliviana (17.873) y la peruana (13.419). En términos relativos, son los colombianos quienes pierden más población, con una contracción del 12,7 por ciento.

La pérdida de habitantes durante el semestre fue generalizada en la mayoría de comunidades. La Rioja (-0,7 por ciento), Castilla-La Mancha (-0,5 por ciento) y Castilla y León (-0,4), junto con la ciudad de Melilla (-0,4) registraron los mayores descensos relativos. Los únicos crecimientos se dieron en Baleares (0,46 por ciento), Canarias (0,23 por ciento) y Murcia (0,07), además de la ciudad de Ceuta (0,16 por ciento).

El efecto conjunto del crecimiento vegetativo, el saldo migratorio con el extranjero y el saldo migratorio con otras regiones da lugar a que la población solo creciera en Baleares, Canarias, Murcia y Ceuta. De hecho, las islas afrotunadas es el único territorio que presentó en la primera mitad del presente año un saldo migratorio positivo.

De interés

Artículos Relacionados