lunes,23 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadAlumnos de Arquitectura de la Universidad de Málaga estudian como mejorar once...
Por un urbanismo mejor

Alumnos de Arquitectura de la Universidad de Málaga estudian como mejorar once barrios de la ciudad

Prensa Universidad de Málaga
Se pretende que los alumnos conozcan la historia más reciente del urbanismo de Málaga, el que se edificó a finales de los setenta. Cada estudiante de Arquitectura se ha trasladado a cada barrio para estudiar de cerca el estilo de los edificios, los comercios, las vías de acceso y evaluar la situación.

´Estado actual´ es el nombre de la maqueta que reproduce, con todo detalle, once barrios de Málaga pertenecientes a la zona comprendida entre

la Avenida Moliere y

la Avenida Juan XXIII. Esta reproducción, a escala 1:500, es el resultado de muchas horas de trabajo invertidas por los 32 alumnos que componen el Taller 3 del segundo curso de Arquitectura de

la Universidad de Málaga.

Según el director de

la Escuela de Arquitectura de

la UMA, Ricard Pié, el origen de este proyecto nace al abrigo de la asignatura de Urbanismo, que se imparte por primer año en segundo curso. Con ella se pretende dar a los alumnos una visión real del estado general de urbanismo en Andalucía y España. A juicio de este experto, la situación actual está marcada por la especulación: “Nos preocupamos por plantear a los estudiantes los problemas que ellos van a vivir cuando sean arquitectos y el urbanismo que nos interesa enseñar es el que se preocupa por las personas”, afirmó.

Ricard Pié explicó que este proyecto incluye varias etapas. Ya ha concluido la primera, con la que se ha realizado un análisis de la situación actual del urbanismo en aquellos barrios de Málaga que, en su momento, “se hicieron sin visión de conjunto, con mala calidad urbana y arquitectónica, sin aparcamiento, y con escasos equipamientos, por lo que los que faltaban se han construido de manera tardía, quedando después obsoletos”.

A todos estos factores, se suman los nuevos planes de soterramiento del tren,  la obra del Metro de Málaga y el debate sobre la peatonalización de ciertas zonas, como

la Carretera de Cádiz.

 

Propuestas de mejora

 

Una vez que los alumnos han concluido esta primera fase, trabajarán en las propuestas de mejora para estos barrios. Esta segunda etapa se dividirá en dos partes: la primera, el estudio de los espacios públicos, las zonas verdes y los equipamientos; y la segunda, concerniente a la edificación (recuperación de viviendas, remodelación, rehabilitación, sustitución si es necesario, etc.)

 

Con todo ello se pretende que los alumnos conozcan la historia más reciente del urbanismo de Málaga, el que se edificó a finales de los setenta. Cada estudiante de Arquitectura se ha trasladado a cada barrio para estudiar de cerca el estilo de los edificios, los comercios, las vías de acceso y evaluar la situación de las viviendas. Según aseguró Agustín Benedicto, profesor de

la Escuela de Arquitectura y coordinador del proyecto, este trabajo sin maqueta no tenía sentido. “Con la maqueta nos podemos hacer una idea no sólo de la magnitud del área, sino de la densidad de la construcción, que se traduce en 210 viviendas por hectárea, lo cual es más del doble de lo que la ley permite”, indicó.

 

Espacios libres

 

El siguiente paso se denominará “reconocimiento del espacio público”, fase que terminará aproximadamente a finales de febrero y a la que seguirá la posible búsqueda de espacios libres que no existen ahora. Según Benedicto, la finalidad de todo este esfuerzo es buscar las posibles vías que permitan cruzar la ciudad transversalmente a la carretera de Cádiz, “cosa que no puede hacerse hasta ahora”, aprovechando las obras de construcción de Metro y de soterramiento del tren. También se quiere estudiar la mejor forma en que todos los barrios existentes, que se edificaron a partir de los setenta  “como paquetes autónomos colgando de Carretera de Cádiz”, lleguen a tener una estructura de ciudad integrada en

la Málaga actual.

 

“Tenemos la voluntad de incluir

la Escuela de Arquitectura de Málaga en la realidad de la ciudad y, por ello, en lugar de estudiar casos en abstracto pensamos que Málaga tiene suficiente campo para ejercitar a los alumnos en lo que no se debe hacer, cuáles son los resultados y cómo pueden corregirse”, subrayó Agustín Benedicto.

De interés

Artículos Relacionados