domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaAmplían 6 meses el Plan que forma a parados sin prestación entre...
Esta décimo segunda prórroga durará hasta febrero de 2017

Amplían 6 meses el Plan que forma a parados sin prestación entre los dos millones existentes

Redacción
El Boletín Oficial de Estado publicará otra prórroga,hasta el 15 de febrero de 2017, en la vigencia del PREPARA, Programa de recualificación profesional para las personas en paro que agotan su protección por desempleo. Hasta la fecha se ha prorrogado en 11 ocasiones, mientras se ha reducido en 11.000 millones las prestaciones por desempleo los últimos cuatro años a los dos millones de parados de larga duración, por pasar del 20% al 45% la masa de parados sin prestación mas que por bajar el paro.

El objetivo de este programa, que según el anuncio de prórroga del Ministerio de Empleo ha beneficiado a 646.790 personas desde diciembre de 2011, es mejorar la empleabilidad de los parados de larga duración o aquéllos con responsabilidades familiares. Está dirigido a las personas que agotan la prestación por desempleo de nivel contributivo o bien alguno de los subsidios. Para ellos, los Servicios Públicos de Empleo desarrollan itinerarios personalizados de inserción en función de las características de cada beneficiario durante un periodo de seis meses.

A mediados de abril pasado, la ayuda a parados de larga duración sin ingresos y con cargas familiares, de 426 euros mensuales, fue prorrogado por otro año más, según anunció la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros en que expiraba el Programa de Activación de Empleo (PAE) del que se han beneficiado 100.000 desempleados. La ministra del ramo, Fátima Báñez, cree que con la prórroga podrán percibir la subvención otros tantos. De este modo, un total de 200.000 personas la habrán recibido.

Este plan también incluye la posibilidad de compatibilizar la prestación con la remuneración recibida al trabajar por cuenta ajena, con el fin de facilitar la inserción de un colectivo con especiales dificultades para insertarse en el mercado de trabajo. Así, el 87% de las personas contratadas, acogidas a la compatibilidad, han mantenido su empleo tras finalizar el programa. En aquel momento de mediados de abril, el Ejecutivo revisó las condiciones por las que se prórroga el Plan Prepara, que hasta entonces solo operaba si la tasa de paro superaba el 20%, umbral reducido hasta el 18%.

Asi, va a continuar prorrogándose de forma automática cada 6 meses hasta que el desempleo baje del 18% según la decisión avalada en abril pasado por el Pleno del Congreso de los Diputados. Ahora la décimo segunda prórroga del Prepara contempla además una ayuda económica de acompañamiento de 400 euros mensuales. Desde la reforma de Programa, en agosto de 2012, esta cantidad se eleva a 450 euros para aquellos beneficiarios con responsabilidades familiares.

Las personas que reciben el Prepara, tienen derecho a: 1) Realizar un itinerario individualizado y personalizado de inserción, que contemple el diagnóstico sobre su empleabilidad, así como las medidas de políticas activas de empleo dirigidas a mejorarla, 2) Participar en medidas de políticas activas de empleo encaminadas a la recualificación y/o reinserción profesional necesarias para que puedan incorporarse a nuevos puestos de trabajo, especialmente las dirigidas a la obtención de las competencias profesionales más necesarias para su colocación estable, y 3) Recibir una ayuda económica de acompañamiento del 75% del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM) mensual, hasta un máximo de seis meses.

De esta manera el Gobierno dice que se alcanza un doble objetivoAtenuar una situación real de necesidad y Recuperar el empleo de las personas beneficiarias.

Más de 77.565 desempleados se han beneficiado de la elevación de 400 euros a 450 euros aprobada en 2012 para aquellos con responsabilidades familiares.

12.000 millones menos en prestaciones de desempleo

El Prepara fue reformado en agosto de 2012 tras la evaluación del programa hasta entonces vigente, que según el Ministerio de Empleo puso de manifiesto una serie de limitaciones que hacían necesario un refuerzo de su eficacia y la mayor vinculación de las ayudas con las situaciones de mayor necesidad. Ahora añade que la reforma del programa en agosto de 2012, además del refuerzo de servicios de empleo personalizados para el colectivo de beneficiarios, está permitiendo concentrar las ayudas en aquellos colectivos con mayores dificultades para retornar al mercado de trabajo.

Entre tanto, el  gasto en prestaciones por desempleo registró una disminución de 11.000 millones de euros a lo largo de la pasada legislatura del PP. Entre los años 2012 y 2015 esta partida se redujo en 11.068 millones, un 35% en total. Durante el primer semestre de 2016, la protección económica al paro ha menguado en otros 1.000 millones que, en cómputo, elevan la reducción total de la partida a los 12.141,5 millones en menos de un lustro, mientras que el gasto en prestaciones por desempleo llegó a alcanzar los 31.678 millones de euros 2012 antes de la reforma, frente a los 20.609,7 millones destinados a este fin el año pasado. Después de tres años de caída continuada, entre enero y junio de 2016 el gasto con destino a esta ayuda alcanzó los 9.504 millones,  1.073 millones menos que en igual periodo de 2015, según datos sindicales extraídos de las estadísticas oficiales.

"El empeoramiento de la protección a los desempleados tiene que ver con la enorme duración de la crisis, pero también con el fracaso de las políticas de empleo del Partido Popular", declaró al conocer las cifras el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, quien culpa del "tremendo deterioro" a los recortes en prestaciones y señala directamente a la reforma laboral implantada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 como principal responsable de la desprotección que sufren hoy día los parados en España. En ese mismo año, en concordancia con el grueso del gasto, la cuantía media de la prestación contributiva alcanzó los 842,9 euros por beneficiario y mes. Una cifra que, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Empleo, se ha reducido cerca de un 8%, hasta situarse en los 780,5 euros mensuales el pasado junio.

Para Górriz,  "lo sorprendente es que el sistema dedique cada vez menos recursos" cuando "hay cerca de dos millones de parados de larga duración que no reciben ninguna prestación", colectivo que acumulan más de un año en la cola del paro, el "más caliente" de cara a la "cronificación del desempleo". De los 4,57 millones de parados que reflejó la última Encuesta de Población Activa, 2,15 millones perdieron su empleo hace más de un año. 

45 de cada 100, sin prestación 

La tasa de cobertura del sistema de protección al desempleo, cociente entre el número de beneficiarios y el de desempleados potencialmente con derecho a prestación, ha bajado casi 25 puntos desde 2010, cuando alcanzó su máxima proporción: en el mes de julio de aquel año la tasa era del 79,8% y en junio de 2016 se quedó en 55,1%. La caída equivale a una reducción del 31% en seis años. La tasa de cobertura hecha pública recientemente  refleja que 45 de cada 100 desempleados están fuera del sistems, debido a que el número de perceptores de prestaciones se reduce más que el de desempleados.

El último dato oficial sitúa el número de beneficiarios de prestaciones por desempleo en 1.955.493 personas, un 52,2% inferior al registrado en julio de 2010, cuando alcanzó el máximo. Mientras, la cifra de parados entre aquel mes y el mismo de 2016 apenas se ha reducido un 6,12%, al cerrar el pasado julio con un total de 3.683.061 desempleados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal. Empleo destacó al ofrecer el dato de paro relativo al séptimo mes del año que, desde la cifra más alta (febrero de 2013), el número de personas sin empleo se ha reducido en más de 1,4 millones. 

El deterioro de la protección a los desempleados se hace latente tanto en la sangría de beneficiarios de prestaciones y en el recorte de la cuantía que perciben como en la calidad de las mismas, al perder peso las contributivas en favor de las asistenciales. Aunque las primeras ganaron peso en junio de este año en relación con el mismo mes de 2015, todavía suponen tan solo el 39,6% frente a un 60,4% de las asistenciales. Para las organizaciones sindicales, la primera medida del nuevo Gobierno debe ser un "plan de empleo" que revierta la reforma que señalan como culpable primera del deterioro del sistema laboral: la aplicada en 2012, así como la de 2010.

De interés

Artículos Relacionados