sábado,23 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaÁmplios impactos negativos del calentamiento global en alimentos, temperaturas y precipitaciones
Proteínas, zinc, y vitaminas B ,reducida considerablemente

Ámplios impactos negativos del calentamiento global en alimentos, temperaturas y precipitaciones

Dung Tran
El calentamiento global tiene amplios impactos directos negativos en la agricultura, la temperatura, el dióxido de carbono, el deshielo, las precipitaciones y la interacción entre estos elemento. Los efectos de las crecientes emisiones de carbono a la atmósfera han sido advertidos con énfasis por la comunidad científica, y varios gobiernos del mundo. Según el resultado de los investigadores de Universidad de Tokio, el aumento de las emisiones de CO2 disminuirá la calidad nutritiva del arroz

Informe sobre Política Alimentaria de la FAO en 2005 reconoció que el cambio climático afectará negativamente la agricultura y el bienestar humano. Al saber que "la agricultura es extremadamente vulnerable al cambio climático. El aumento de las temperaturas termina por reducir la producción de los cultivos deseados, a la vez que provoca la proliferación de malas hierbas y pestes".

En el otro Informe de 2017, ha alertado que el cambio climático "no solo agrava los problemas de la inseguridad alimentaria y la nutrición, sino que también puede contribuir a alimentar la espiral que conduce al conflicto, la crisis prolongada y la continua fragilidad".

Distorsión del clima (con inviernos o veranos más intensos), agudización de sequías y tormentas devastadoras, alza del nivel de los océanos, proliferación de agentes de enfermedades y pérdida severa de áreas de cultivo y ganadería, con la merma de su vital producción alimentaria, son algunas de esas graves amenazas para la humanidad.

Pero recientes investigaciones han sugerido otras ominosas posibilidades, que podrían tener lugar incluso si se logra evitar o mitigar otros desastres. Una de ellas, como se indicó en Science Now, es que los cultivos de arroz, de los que dependen literalmente centenares de millones de personas, podrían volverse menos nutritivos en las próximas décadas.

Esa afirmación se desprende de estudios que indican que el arroz que crece en un entorno con altas concentraciones de bióxido de carbono contiene menores cantidades de vitamina B, proteína y mineralesInvestigadores en China y Japón expusieron cultivos de arroz a un entorno con cantidades elevadas de bióxido de carbono similares a las que podrían existir en general a finales del siglo, y hallaron que el contenido proteínico de ese grano cayó en 10.3%, el de hierro en 8% y el de varias vitaminas del complejo B en cantidades entre el 12.7% y el 30.3%.

Eso sugiere que de continuar las tendencias, el arroz que se cultive y coseche a finales del siglo será menos nutritivo en general y, por ende, tendrá menor capacidad para sostener a las poblaciones que de él dependen. Si eso sucediera, expertos citados por Science Now calculan que, en países que son dependientes de modo intensivo del arroz para su alimentación, 600 millones de personas quedarían en riesgo de sufrir severas carencias nutricionales.

Y el arroz no es el único cultivo que podría resultar afectado por el cambio climático. De acuerdo a un reporte publicado en Nature hace algunos años, científicos han identificado que el maíz, el trigo, la cebada, la soya, los guisantes y el sorgo también pierden nutrientes, sobre todo minerales clave como el hierro, cuando crecen en entornos con elevadas concentraciones de bióxido de carbono.

La gran mayoría de la humanidad, así, podría perder literalmente elementos nutricionales clave tan solo por los efectos en las plantas de una atmósfera con mayor cantidad de gases de carbono.

 

De interés

Artículos Relacionados