sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadArgentina de brazos abiertos para el regreso de sus cérebros científicos
De vuelta a casa

Argentina de brazos abiertos para el regreso de sus cérebros científicos

ibercampus.es / La Gaceta de Tucumán
En la comunidad científica los llaman "repatriados", y son los investigadores que están regresando a la Argentina tentados por las políticas oficiales de estímulo a la investigación. Hasta la semana pasada, sólo habían regresado de su diáspora 300 de los aproximadamente 6.000 científicos argentinos que en los últimos 40 años -desde que los echó Juan Carlos Onganía- están dispersos en los centros de investigación de todo el mundo. El martes, cuando se celebre el Día de la Ciencia y de la Técnica en homenaje a Alfredo Houssay, habrá quienes estimen que estas áreas en la Argentina 2007 están mejor que en 2001 y que en la década de 1990, cuando Domingo Cavallo mandaba a los científicos a lavar los platos.

En la comunidad científica los llaman “repatriados”, y son los investigadores que están regresando a la Argentina tentados por las políticas oficiales de estímulo a la investigación. Hasta la semana pasada, sólo habían regresado de su diáspora 300 de los aproximadamente 6.000 científicos argentinos que en los últimos 40 años -desde que los echó Juan Carlos Onganía- están dispersos en los centros de investigación de todo el mundo. El martes, cuando se celebre el Día de la Ciencia y de la Técnica en homenaje a Alfredo Houssay, habrá quienes estimen que estas áreas en la Argentina 2007 están mejor que en 2001 y que en la década de 1990, cuando Domingo Cavallo mandaba a los científicos a lavar los platos.

Aunque hay un aumento presupuestario para el sector, los científicos jóvenes que están en el extranjero – o los de mediana edad – analizan con cautela la posibilidad del regreso, temerosos de que la relativa bonanza sea efímera. Según el doctor Ricardo Farías, vicepresidente de Asuntos Científicos del Conicet, la apuesta de gobierno de Néstor Kirchner al desarrollo de la investigación en la Argentina se muestra en cifras, y apuesta al largo plazo.

“En los últimos tres años, los 3.000 investigadores que tenía el Conicet pasaron a 5.000, las becas treparon de 500 a 1.500 en los últimos cuatro años , los científicos que volvieron por el Conicet hasta la semana pasada eran 292, por mes se vuelven entre 10 y 15 argentinos que estaban afuera, y aumentó preferencialmente el sueldo de los investigadores del Conicet”, afirma Farías.

“Se abrió el ingreso a la carrera de investigador. Y la gente que antes no podía quedarse en el país porque no estaba abierta la carrera, ahora se quedó. Por año entran 500 investigadores, hay 1.500 becarios nuevos, y a ello hay que sumarles los 292 investigadores que se volvieron del extranjero repatriados por el Conicet, que les da dinero”, explica el doctor Farías, quien es, además, miembro del Instituto Superior de Investigaciones Biológicas de Tucumán (Insibio).

Esas reflexiones son confirmadas por el presupuesto nacional 2007, que prevé $ 10.754 millones para Educación, Ciencia y Tecnología ($4.191 millones para educación básica, $4.322 millones para universidades y $ 1.853 millones para Ciencia y Tecnología). Según un análisis del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) aunque el presupuesto para la administración pública nacional tuvo un aumento del 14,7% respecto de 2006, el incremento fue mayor para Educación, Ciencia y Tecnología (17,1%). A su vez, mirando al interior del área, observan que mientras el aumento para Educación fue del 15,9%, el de Cy T es del 23% respecto de 2006.

De interés

Artículos Relacionados