Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

sábado, 17 de noviembre de 2018  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Google lidera la manifestación de las denuncias de acoso sexual interno, tras ocultar escándalos
El CESE pide una transición rápida hacia una economía sostenible con la participación de todos
Acabar con la corrupción elevaría un 16% el PIB per cápita español
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Sincronizamos gestos y habla al aprender a hablar
"El legado del 68 nos aboca a un futuro insostenible como sociedad: pocos jóvenes y muchos viejos"
La UAM, entre las universidades públicas peor clasificadas en empleabilidad de sus estudiantes
 Universidades





















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los crímenes son imprescriptibles: hay que enjuiciarlos en interés de víctimas y Humanidad
"La tecnología ha tenido más impacto en desarrollar nuevos modelos de negocio antes impensables"
"Se están tratando de estandarizar medidas que nos digan el estado de consciencia de un paciente"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
Parón en el empleo autónomo este verano 2018 y crecen las críticas a su gestión por el Gobierno
Subvenciones de 80 millones para proyectos de empleo, autoempleo y emprendimiento de jóvenes
Celaá anuncia cinco nuevas titulaciones de Formación Profesional
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
La Cumbre Iberoamericana evita los giros de Brasil y México para impulsar los ODS 2030
Expertos y profesores discuten cómo fortalecer la formación docente para un aprendizaje de calidad
Los demócratas ganan al trumpismo el control del Congreso y los republicanos conservan el Senado
TENDENCIAS Ampliar +  
Únete a la cumbre futurista Transvisión de 19 a 21 de octubre
Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico centrada en las personas para garantizar igualdades
Redes contra terrorismo, tras el compromiso reafirmado por las grandes digitales
Glass Prospective

La televisión medieval en el teatro isabelino


Una de frailes. La magia del teatro en Robert Greene.
Vanity Fea 8 de septiembre de 2014 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


Estoy leyendo una obra de teatro del dramaturgo isabelino Robert Greene, Friar Bacon and Friar Bungay, escrita hacia 1589. Fue el mayor éxito de Greene en el teatro—éste, uno de los llamados University Wits, pertenece a la generación inmediatamente anterior a Shakespeare, y es mayormente despreciado como escritor, sobre todo por haber tenido la pachorra de acusar a Shakespeare de advenedizo e imitador.  Es lo último que hizo, quizá, pues murió Greene antes de que saliese publicada su diatriba en Greene´s Groatsworth of Wit, y ha sido suficientemente abucheado por la posteridad.

Pero mirado con más distancia, es llamativo lo mucho que pudo aprender Shakespeare sobre mímesis compleja y sobre dramaturgia de un autor tan despreciado como Greene. Esta obra incluye (como más tarde Doctor Faustus de Marlowe y La Tempestad de Shakespeare) escenas de magia, y me ha llamado la atención cómo puede usarse la magia en el teatro para lograr una teatralidad más compleja, con diversos mundos o marcos superpuestos en la misma escena.

La superposición de marcos puede darse de muchas maneras en el teatro. El disfraz mismo, recurso teatral por excelencia, y reduplicación del teatro mismo, es una manera de crear dos espacios virtuales (informacionales) distintos y superpuestos. Y también Greene anticipa aquí a Shakespeare al introducir su propia versión del carnaval en escena—cuando disfrazan al bufón Rafe como el príncipe Eduardo para ocupar su lugar. Los cortesanos bromistas creen primero que van a engañar a alguien, y luego se conforman con que los profesores de Oxford finjan tratar al bufón como si fuese el príncipe: "WARREN: I will, Master Doctor, and satisfy the vintner for his hurt; only I must desire you to imagine him [Rafe] all this forenoon the Prince of Wales. / MASON:  I will, sir." De manera menos explícita, los disfraces de Lacy, que también le ocultan o desocultan parcialmente, tienen una dimensión metateatral sencilla y evidente.

La escena del espejo mágico de Bacon tiene sin embargo otro tipo de interés dramático—aparte de ser una de las primeras escenificaciones de la idea de la televisión en la literatura. Crea dos espacios imaginariamente acotados en el escenario; y así, la unidad de espacio del drama queda maltrecha y reducida al absurdo cuando se introduce la magia para superponer dos espacios distintos en una sola escena. Reproduzco la escena en cuestión, comentando sobre la marcha.monk

En esta escena el príncipe Eduardo habla con el fraile y mago Roger Bacon, en Oxford, y espía por televisión de circuito cerrado al emisario de Eduardo, Lacy, conde de Lincoln, que se encuentra en Fressingfield. Este ha sido enviado por Eduardo para cortejar en su nombre a una moza, pero se ha enamorado de ella él mismo, y está a punto de traicionar a su señor. No sabemos cómo se escenificaba el "glass prospective" de Bacon—probablemente era un falso espejo que enmarcaba a los personajes de Fressingfield, quizá en el habitáculo trasero de la escena. Pero podemos imaginarlo hoy como queramos: como un televisor, por ejemplo (—ya lo decía Alaska, "Es como un ordenador personal / Es la bola de cristal").

[Scene 6]

Bacon and Edward go into the study.

BACON      Now, frolic Edward, welcome to my cell.
       Here tempers Friar Bacon many toys,
       And holds this place his consistory court,
       Wherein the devils plead homage to his words.
       Within this glass prospective thou shalt see
       This day what´s done in merry Fressingfield
       ´Twixt lovely Peggy and the Lincoln earl
EDWARD   Friar, thou glad´st me. Now shall Edward try
       How Lacy meaneth to his sovereign lord.
BACON      Stand there and look directly in the glass.

Enter Margaret and Friar Bungay [as if in the magic glass. They are visible to Edward but cannot be heard by him]

BACON      What sees my lord?
EDWARD   I see the Keeper´s lovely lass appear,
       As brightsome as the paramour of Mars,
       Only attended by a jolly friar.
BACON      Sit still and keep the crystal in your eye.
MARGARET      But tell me, Friar Bungay, is it true
       That this fair courteous country swain,
       Who says his father is a farmer nigh,
       Can be Lord Lacy, Earl of Lincolnshire?
BUNGAY   Peggy, ´tis true. Tis Lacy, for my life—
       Or else mine art and cunning both do fail—
       Left by Prince Edward to procure his loves
       For he in green that holp you run your cheese
       Is son to Henry, and the Prince of Wales.
MARGARET   Be what he will, his lure is but for lust.
       But did Lord Lacy like poor Margaret,
       Or would he deign to wed a country lass,
       Friar, I would his humble handmaid be,
       And for great wealth quite him with courtesy.
BUNGAY      Why, Margaret, dost thou love him?
MARGARET   His personage, like the pride of vaunting Troy,
        Might well avouch to shadow Helen´s scape.
        His wit is quick and ready in conceit
        As Greece afforded in her chiefest prime;
        Courteous—ah, Friar!—full of pleasing smiles.
        Trust me, I love too much to tell thee more.
        Suffice to me he is England´s paramour.
BUNGAY      Hath not each eye that viewed thy pleasing face
       Surnamèd thee fair maid of Fressingfield?
MARGARET      Yes, Bungay, and would God the lovely earl
       Had that in
esse that so many sought!
BUNGAY   Fear not; the Friar will not be behind
       To show his cunning to entangle love.

Toda esta conversación entre Bungay y Margaret es vista pero no oída por Edward y Bacon. Eso lleva a Edward a malinterpretar los gestos de confianza e intimidad que pasan entre el fraile y la moza:

EDWARD [To Bacon]
I think the Friar courts the bonny wench!
       Bacon, methinks he is a lusty churl!

Sin embargo, el público ve y oye a la vez, con lo cual se coloca a un nivel perspectivístico superior al de Edward y Bacon. Bacon dispone de magia, pero la magia más potente es la que proporciona la realidad virtual del teatro. Se jerarquizan así las perspectivas de los personajes, con el público apenas un grado por debajo del autor-controlador (o de la compañía teatral, si se prefiere). Y en la escena suceden dos imposibilidades o superposiciones de realidades simultáneas, salvadas por la imaginación teatral:

UNO. Bacon y Edward espían a Bungay y Margaret sin posibilidad de ser descubiertos. Es una manera de potenciar, o elevar a una dimensión superior, el recurso ya clásico del personaje que espía a otros desde detrás de una puerta, una cortina o una columna. Observemos que no hay sino una transición gradual en estas variedades de control informativo—y que en todas se potencia la convención teatral que genera la escena misma, la separación entre el público y los actores, multiplicada así sobre la escena, con actores-actores y actores espectadores reflejando la relación entre el público y el escenario. Son todos, por tanto, recursos reflexivos, y toda variación sobre ellos, como este espejo mágico, viene a ser también una reflexión sobre el teatro y sus convenciones.

DOS. La primera de las imposibilidades aludidas es la relativa a la (tele)visión; la segunda es relativa a la audición: el público puede oír a Margaret y Bungay, pero a la vez capta, quizá con retraso y sorpresa retroactiva, que sus palabras son inaudibles para Bacon y Edward.

Hay pues una disociación doble entre la escena que se ve dentro del marco del espejo y la exterior—y es una disociación marcada por la perspectiva superior del público, que también está viendo (y oyendo) a Bacon y Edward a kilómetros de distancia, a siglos de distancia, y sin problemas de desfase entre vista y oído.  El teatro, o la imaginación si se prefiere: el teatro se revela como potenciador de la imaginación, se pone en evidencia como el más potente sistema generador de realidad virtual, y de gestión de las perspectivas que ordenan el mundo y los marcos que lo organizan.

Sigue la escena sin interrupción:

BACON   Now look, my lord.
   
    Enter Lacy [disguised in country garb, as before]

EDWARD    Gog´s wounds, Bacon, here comes Lacy!
BACON      Sit still, my lord, and mark the comedy.

A lo antes dicho hay que matizar que la perspectiva de Bacon es más misteriosa y ambigua, y ciertamente superior a la de Edward—es un control de la escena más próximo al del dramaturgo, y eso lo acerca algo al papel de Prospero en The Tempest. Esta superioridad perspectivística viene connotada asimismo por su uso de terminología teatral para describir la situación en la que está ("mark the comedy"). Por este tipo de cosas se ha alabado mucho a Shakespeare—pero no a Greene.

BUNGAY      Here´s Lacy. Margaret, step aside awhile.
          [They step aside and overhear Lacy in soliloquy]

Aquí la teatralidad se intensifica cuando los espiados se vuelven ellos mismos espías, y contemplan a Lacy en su soliloquio, mientras ellos son contemplados a su vez por Bacon y Bungay, y éstos por el público, cada uno en su plano interaccional correspondiente. Este tipo de situación la usará mucho Shakespeare, por ejemplo en Love´s Labour´s Lost.

LACY [to himself]   Daphne, the damsel that caught Phoebus fast,
    And locked him in the brightness of her looks,
    Was not so beauteous in Apollo´s eyes
    As is fair Margaret to the Lincoln earl.
    Recant thee, Lacy! Thou art put in trust.
    Edward thy sovereign hath chosen thee
    A secret friend to court her for himself,
    And darest thou wrong thy prince with treachery?


Aquí la disyuntiva que experimenta el personaje entre su fidelidad a su señor y el amor por Margaret se expresa plásticamente en el diálogo que entabla consigo mismo, dos roles o dos aspectos de su personalidad enfrentados. Tanto más teatro para los espectadores que se acaban de ocultar a espiarlo.

    Lacy, love makes no exception of a friend,
    Nor deems it of a prince but as a man.

La expresión de Lacy también alude a la teatralidad de la vida cotidiana, a los roles interpretados—siendo el de príncipe irrelevante aquí para Lacy. Su propia teatralidad e identidad elegida se ajusta a la que interpreta está en juego entre el príncipe y Margaret.

    Honor bids thee control him in his lust.
    His wooing is not for to wed the girl,
    But to entrap her and beguile the lass.
    Lacy, thou lovest; then brook not such abuse,
    But wed her, and abide thy prince´s frown;
    For better die than see her live disgraced.


Este debate interno es una herencia de los morality plays, donde un personaje decide su curso de acción aconsejado o tentado por encarnaciones de las virtudes o de los vicios. Así en Everyman, en The Castle of Perseverance, en Magnyfycence de Skelton, etc. En Doctor Faustus  de Marlowe aún se conservará prácticamente intacta esta psicomaquia teatralizada. En las morality plays veíamos la plasmación exteriorizada de la teatralidad interna precisamente para hacerla accesible o perceptible—aquí, esa teatralidad interna que había sido exteriorizada vuelve al interior, y es el propio personaje quien hace para sí mismo de ángel bueno y ángel malo—no tan distinguibles uno de otro, por lo demás—si bien se conservan en la retórica dramatizada huellas claras de ese paso necesario por la teatralidad exterior. Ahora los espectadores de la escena rompen en cierto modo su marco e invaden o interrumpen el espectáculo:

MARGARET   Come, Friar, I will shake him from his dumps.
                                        [She approaches Lacy]
    How cheer you, sir? A penny for your thought.
    You´re early up; pray God it be the near.
    What, come from Beccles in a morn so soon?
LACY      Thus watchful are such men as live in love,
    Whose eyes brook broken slumbers for their sleep.
    I tell thee, Peggy, since last Harleston Fair,
    My mind hath felt a heap of passions.
MARGARET    A trusty man, that court it for your friend!
    Woo you still for the courtier all in green?
    I marvel that he sues not for himself.
LACY      Peggy, I pleaded first to get your grace for him
    But when mine eyes surveyed thy beauteous looks,
    Love, like a wag, straight dived into my heart,
    And there did shrine the idea of yourself.
    Pity me, though I be a farmer´s son,
    And measure not my riches, but my love.


Como vemos, Lacy puede quitarse sólo medio disfraz, y con ello reorganizar la teatralidad de la escena de modo selectivo. (Claro que Bungay y Margaret saben más sobre Lacy de lo que él piensa, con lo cual su intento de control perspectivístico de la situación es más bien cómico, al situarlo en el último escalón de la jerarquía perspectivística, pero con ínfulas de dominio cognitivo). También Margaret y Bungay han desvelado su juego sólo a medias, pues es sólo Margaret la que sale de su escondrijo mientras Bungay sigue observando oculto (oculto para Lacy).

MARGARET   You are very hasty; for, to garden well,
    Seeds must have time to sprout before they spring.
    Love ought to creep as doth the dial´s shade,
    For timely ripe is rotten too too soon.

BUNGAY [coming forward] Deus hic! Room for a merry friar!
    What, youth of Beccles, with the Keeper´s lass?

Con el apelativo "Youth of Beccles" Bungay no sólo indica a Lacy que no lo ha reconocido en su verdadera identidad (indicación que sería algo redundante) sino que ante todo indica al públicio (y a Margaret, pues un tercero siempre es público en otra dimensión) que va a continuar en su papel imaginado por Lacy, el de un "fraile que desconoce la auténtica identidad de Lacy" aunque tanto Margaret como el público (y Bacon seguramente) conocen que la realidad es otra.

    ´Tis well, but tell me, hear you any news?
MARGARET      No, Friar. What news?
BUNGAY   Hear you not how the pursuivants do post
    With proclamations through each country town?
LACY   For what, gentle Friar? Tell the news.
BUNGAY      Dwell´st thou in Beccles and hears´st not of these news?

—Aquí Bungay usa taimadamente la mala conciencia de Lacy sobre su disfraz para reforzar la credibilidad de su propio engaño y disimular su perspectiva superior sobre la situación.—
  
    Lacy, the Earl of Lincoln, is late fled
    From Windsor court, disguisèd like a swain,
    And lurks about the country here unknown.
    Henry suspects him of some treachery,
    And therefore doth proclaim in every way
    That who can take the Lincoln earl shall have
    Paid in the Exchequer twenty thousand crowns.
LACY    The Earl of Lincoln! Friar, thou art mad.
    It was some other; thou mistakest the man.
    The Earl of Lincoln? Why, it cannot be.
MARGARET      Yes, very well, my lord, for you are he.
    The Keeper´s daughter took you prisoner.
    Lord Lacy, yield. I´ll be your jailer once.

Se produce el súbito desenmascaramiento, a pesar de la resistencia patética de Lacy, y éste se ve precipitado a un nuevo y súbito juego de máscaras por la broma de Margaret, que lo aprisiona en broma y lo abraza en serio, convertida en carcelera de la cárcel de amor.  El drama tiene también otro espectador, Edward, que no entendiendo la parte de broma, pues no oye lo que dicen, ve sólo un abrazo dado sin disimulo alguno:

EDWARD      How familiar they be, Bacon!
BACON      Sit still and mark the sequel of their loves.

Bacon insiste en mantener separados los planos de dentro del espejo y fuera del espejo, e insta a Edward a mantenerse en su papel de espectador. Pero Edward ansía salir también de su escondite e interrumpir la escena—sólo que aquí esto supondría un acto de magia que él no puede realizar, pues en cierto modo está más separado de Lacy y Margaret de lo que todos ellos lo están del público del Teatro. Sólo en cierto modo, claro, y la introducción de esta convención imaginativa añade una dimensión fenomenológica más a esta "magia del teatro" de Greene.

LACY    Then am I double prisoner to thyself.

Aquí reconoce Lacy los disfraces y entra en el juego de la broma propuesto por Peggy, a la vez que se apresta a confesarle su amor también en su papel de conde—lo cual no está de más, dada la ambigua tetralidad de las identidades y sus diversos compromisos sociales.

   
Peggy, I yield. But are these news in jest?

MARGARET      In jest with you, but earnest unto me.
    Forwhy these wrongs do wring me at the heart.
    Ah, how these earls and noble men of birth
    Flatter and feign to forge poor women´s ill
LACY      Believe me, lass, I am the Lincoln earl
    I not deny but, tirèd thus in rags
    I live disguised to win fair Peggy´s love.

MARGARET      What love is there where wedding ends not love?
LACY      I meant, fair girl, to make thee Lacy´s wife.
MARGARET      I little think that earls will stoop so low.
LACY      Say, shall I make thee countess ere I sleep?
MARGARET      Handmaid unto the Earl, so please himself;
    A wife in name, but servant in obedience.
LACY      The Lincoln countess, for it shall be so!
    I´ll plight the bands and seal it with a kiss.
[They kiss]
EDWARD      Gog´s wounds, Bacon, they kiss! I´ll stab them.
                   [He threatens the magic glass with his sword.]
BACON      Oh, hold your hands, my lord! It is the glass.
EDWARD   Choler to see the the traitors ´gree so well
    Made me think the shadows substances.

Edward comete el error del espectador ingenuo o poco avezado, que no distingue las imágenes de la realidad, ni los niveles de representación unos de otros; en semiótica es un torpe, al contrario que Bacon. Al modo de Don Quijote destrozando el retablo de las maravillas de Ginés de Pasamonte, hubiera interrumpido bruscamente la función del interior del marco, de no ser porque la tecnología usada por Bacon no es teatral, sino televisiva.

Y ello nos puede llevar a un breve excurso sobre la naturaleza de la televisión. Su esencia queda bien patente aquí—al margen de la tecnología en concreto utilizada por Bacon (ya sabemos que toda tecnología suficientemente compleja es indistinguible de la magia para el profano). La televisión está definida por la diferencia física entre la materialidad del signo y la del significado, mientras que en el teatro el signo (o el actor) es materialmente idéntico  al significado (o personaje) si bien conceptualmente distinto. Pero al margen de esa materialidad semiótica, vemos que los protocolos de uso de la televisión, la interaccionalidad, etc., no quedan agotados ni predefinidos por esa tecnología. Así, podrá haber televisión interactiva o no interactiva (la de Bacon no lo es, como tampoco lo es en principio la que tenemos en el salón). Y los protocolos de uso de la televisión (el ocultamiento del público, la teatralidad de lo televisado, etc.) habrán de definirse separadamente de esa tecnología, y en diálogo con ella. Así, podemos decir que Bacon no sólo ha inventado aquí la televisión, sino también la cámara oculta, el espionaje por televisión, pues Bungay, Lacy y Margaret no tienen ni idea de que están siendo objeto de esta observación. Y  hay por tanto muchas modalidades posibles del perspectivismo televisivo (aquí sólo vemos algunas de ellas) que han de definirse a nivel no ya tecnológico sino interaccional; el nombre "televisión" es un complejo mal analizado que cubre muchos protocolos comunicativos diferentes, desde Skype a la cámara del cajero automático o a Candid Camera, aparte de las muchas modalidades exploradas en la Caja Tonta. Las tecnologías nuevas posibilitan modalidades interaccionales pero ni las generan automáticamente, ni las agotan de entrada. Por ello, hay que seguir inventando la televisión constantemente, aunque en un arrebato de genio la haya inventado aquí Roger Bacon, o Robert Greene si se prefiere. También la empezó a inventar, por tanto, el que inventó el espacio teatral como espacio deslocalizado del de los espectadores.

BACON    ´Twere a long poniard, my lord, to reach between
      Oxford and Fressingfield. But sit still and see more.

Me recuerda también, este amago de ruptura de marcos de Edward, una cosa que hacían algunos espectadores de televisión poco avezados ante the shock of the new. Mi tía Felisa, en el pueblo, conversaba a veces con la televisión, un poco para sí, pero interactuando a distancia con lo televisado. Cuando la presentadora despedía la programación y daba las buenas noches a los telespectadores (algo que ya no se hace, claro), mi tía le respondía "Buenas noches, maja". En realidad a un nivel todos interactuamos a distancia con lo televisado, es la idea misma de televisarlo o televerlo.

BUNGAY      Well, Lord of Lincoln, if your loves be knit,
    And that your tongues and thoughts do both agree,
    To avoid ensuing jars, I´ll hamper up the match.
    I´ll take my portace forth, and wed you here;
    Then go to bed and seal up your desires.
LACY   Friar, content.—Peggy, how like you this?
MARGARET   What likes my lord is pleasing unto me.
BUNGAY      Then hand-fast hand, and I will to my book.
BACON      What sees my lord now?
EDWARD     Bacon, I see the lovers hand in hand,
    The Friar ready with his portace there
    To wed them both. Then am I quite undone.
    Bacon, help now, if e´er thy magic served!
    Help, Bacon, stop the marriage now,
    If devils or necromancy may suffice,
    And I will give thee forty thousand crowns.   
BACON   Fear not, my lord, I´ll stop the jolly friar
    For mumbling up his orisons this day.
                            [Bacon puts a spell on Bungay.]
LACY      Why speak´st not, Bungay? Friar, to thy book.
                      (Bungay is mute, crying ´Hud hud!´)

Aquí vemos de nuevo cómo la magia posibilita tanto el establecer barreras invisibles, que acotan espacios diferentes, como el deshacerlas atravesando la cuarta pared, rompiendo el marco, y estableciendo una comunicación "imposible" entre esos espacios. Esa magia existe, en cierto modo: es la capacidad de la mente humana para acotar la realidad y diferenciarla en espacios de actuación donde se aplican normas de interpretación o de interacción diferenciadas: los marcos o frames de Goffman, que dan estructura a la realidad, y sin embargo pueden disolverse o atravesarse mediante una intervención en las mismas convenciones comunicativas que los mantienen. La magia de la escena es en Friar Bacon and Friar Bungay una manera de significar la otra magia de la escena, las convenciones teatrales, y a través de ellas la magia de la escena cotidiana, la estructura teatral y semiótica de la realidad social, the social construction of reality.

MARGARET      How lookest thou, Friar, as a man distraught!
    Reft of thy senses? Bungay, show by signs,
    If thou be dumb, what passions holdeth thee.
LACY   He´s dumb indeed. Bacon hath with his devils
    Enchanted him, or else some strange disease
    Or apoplexy hath possessed his lungs.
    But, Peggy, what he cannot with his book
    We´ll ´twixt us both unite it up in heart.
MARGARET      Else let me die, my lord, a miscreant.

Curioso que Lacy intuye aquí la intervención a distancia de Bacon, como si de repente se supiese observado—una cierta ruptura de marco producida como respuesta a la intervención a distancia de Bacon. Vemos ahora, además, que lo de Bacon no es sólo una televisión, sino un sistema de control remoto a voluntad, una tecnología todavía más compleja que no entendemos. Magia, vamos.

EDWARD      Why stands Friar Bungay so amazed?
BACON      I have struck him dumb, my lord, and if Your Honor please
    I´ll fetch this Bungay straight from Fressingfield,
    And he shall dine with us in Oxford here.
EDWARD      Bacon, do that, and thou contentest me.
LACY      Of courtesy, Margaret, let us lead the Friar
    Unto thy father´s lodge, to comfort him
    With broths to bring him from this hapless trance.


Caldito caliente contra la magia. Lacy está realmente desorientado.

MARGARET   Or else, my lord, we were passing unkind
    To leave the Friar so in his distress.
                                        Enter a devil, and carry Bungay on his back [and so exeunt]
    Oh, help, my lord! A devil, a devil, my lord!
    Look how he carrries Bungay on his back!
    Let´s hence, for Bacon´s spirits be abroad!
                                        Exeunt [Margaret and Lacy]

La magia de Bacon, de ser un secreto, ha pasado aquí a ser un fenómeno de todos conocido; puede invadir la sustancia de la realidad, y hacerla poco fiable, alterable. Ya no hay normalidad que valga, ni leyes naturales ni mundo fiable, cuando "Bacon´s spirits be abroad!" Pero la realidad siempe es inestable, de hecho, si puede volverse inestable sin previo aviso. Con esta salida de escena de Margaret y Lacy se cierra el doble espacio teatral (y quizá la cortina del recinto del fondo del escenario). Así se restablece la estructura semiótica habitual del teatro: un espacio abierto en el seno de la realidad, pero que no tiene a su vez otro espacio abierto en su seno, un teatro dentro del teatro, convención que si bien será muy del gusto de Shakespeare en modalidades variadísimas, amenaza con marearnos mediante una regresión al infinito. Aquí se ha abierto provisionalmente un segundo espacio acotado por el espejo mágico de Bacon, y hemos visto parte de las posibilidades que se abren junto con ese espacio inestable. Ahora se ha cerrado, y puede concluir la escena en un plano de relativa solidez:

EDWARD   Bacon, I laugh to see the jolly friar
    Mounted upon the devil, and how the Earl
    Flees with his bonny lass for fear!

Aquí Edward es el espectador modelo, disfrutando un poco con bufonadas un tanto satíricas a costa de la vieja iglesia, y con recuerdos del viejo teatro de los Misterios—tanto que parece olvidarse de su problema principal, que Lacy le está levantando a la moza. Así de importante es marcar la transición de una realidad teatral a otra, para la cual es la primera ante todo un espectáculo. Su papel como actor interesado en su propio rol en la acción viene  para Edward en segundo lugar:

    As soon as Bungay is at Brazennose,
    And I have chatted with the merry friar,
    I will in post hie me to Fressingfield,
    And quite these wrongs on Lacy ere it be long.
BACON   So be it, my Lord. But let us to our dinner,
    For, ere we have taken our repast awhile,
    We shall have Bungay brought to Brazennose.       Exeunt.

Fressingfield está más o menos a la misma distancia de Oxford que de La Haya, con lo cual Bacon está luciendo además la capacidad de sus demonios para desafiar la coherencia espacial de la realidad con una suerte de teleportación. Es, para el siglo XVI, una velocidad equivalente a las que hoy plantearían paradojas relativistas sobre la velocidad de transmisión de la información y la luz. La comprensión adecuada de la magia de Bacon requiere ese ejercicio de perspectivismo histórico.

Y aquí dejamos nuestro análisis de la televisión, y la teleportación, medieval—posibilitada por la nueva tecnología escénica del teatro renacentista de Greene. Lo que revelan esta televisión, y esta teleportación, es la naturaleza flexible de la realidad, y su capacidad de ser modelada mediante convenciones comunicativas que desafían lo que parecerían ser leyes físicas inamovibles. Hasta un extremo insospechado, la naturaleza de la realidad humana es informacional, es en gran medida una realidad aumentada, infundida con una realidad virtual o teatral, que se presta a su manipulación mediante las tecnologías de la representación.








Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
Derecho de los Robots
Gobernanza y Regulaciones de Internet en América Latina
El futuro de las profesiones: Cómo la tecnología transformará el trabajo de los expertos humanos
Historia de la Unión Europea: de los orígenes al Brexit
El camino hacia el Lean Startup. Cómo aprovechar la visión emprendedora para transformar la cultura
La reputación de España en el mundo
TESIS Y TESINAS
Logista y MRW ganan en gestión reputacional a NACEX
La digitalización realza la eficacia de los congresos presenciales, según una tesis de la UJI
España, 10º país en investigación en salud
cambio en Venezuela
Las mentiras tienen un 70% más probabilidades de ser retuiteadas que la verdad
Diversión y comodidad, principales principios orientadores de las TICs en la universidad
1 Por qué hacemos lo que hacemos
2 La Cumbre Iberoamericana evita los giros de Brasil y México para impulsar los ODS 2030
3 Estrategias de ceguera racial
4 El 80% de los profesores en España usa habitualmente tecnología para preparar sus clases
5 ¿Ciudades inteligentes y algo más?
6 Planeta lanza ´Networking para dummies´, de Nohelis Ruiz Arvelo
7 La división de los padres ante la huelga de deberes dificulta el pacto euducativo
8 La mujer keynesiana
9 Cuando la intensidad marca tu diferencia
10 El 29 de noviembre, referéndum sobre la Monarquia en UAM
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Impuesto sobre hipotecas a cargo del cliente : Alea jacta est
Las dolencias del Tribunal Supremo: más que politización, nepotismo, amiguísimo, coto de favores
Impuestos empresas
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS