viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadBiden se gana en sus 100 días iniciales a los `journals´ (la...
La apuesta de grandes revistas científicas hizo historia

Biden se gana en sus 100 días iniciales a los `journals´ (la ciencia), además del trabajo y capital

Redacción
Este primero de mayo, día del trabajo, habrán pasado los primeros 100 días del 46º presidente estadounidense. Joe Biden ha tranquilizado en este tiempo al empleo y beneficiado al capital, al mejorar la economía y acabar con la fragmentación y guerracivilismo de Trump. También al mundo de la ciencia representado en las grandes revistas académicas o "journals",que hicieron historia al apostar contra Trump y pedir el voto por un presidente, por primera vez en sus casi dos siglos de existencia.

Esa mejor coyuntura del empleo espera tener confirmación el lunes 3 de mayo cuando se publiquen los datos de empleo en abril y el paro quede por debajo del 6% (menos de 10 puntos que en España pese a excluir las estadísticas a los acogidos a ERTEs) y la participación laboral  suba 61,5% frente a apenas un 57% en España, donde la tasa de actividad incluye a los parados. Pese a ello, ya en los dos años previos a la crisis del COVID esa tasa de actividad de los jóvenes españoles menores de 30 años se redujo del 70% en 2007 al 53% en el segundo trimestre de 2019, afectando tanto a los hombres como a las mujeres, según el Banco de España. Y aunque esa tasa de actividad incluya a los parados (de ahí que más que como medida de participación se presente como medida de la decisión de participar en el mercado), tras la crisis del COVID la tasa de paro juvenil ha vuelto en España a superar el 40%, aunque ha crecido en la larga treintena e países desarrollados de la OCDE, e incluso en  el grupo de las siete economías más avanzadas, donde  más de 6.4 millones de menores de 25 años perdieron sus trabajos en todo el G7 en la primera mitad del 2020,  pasando también de representar el 11.2% del total de ocupados a finales del 2019 a sólo el 10% a finales de junio del 2020 en todo el área de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump logró lo que nunca antes ningún otro presidente había conseguido: que las revistas científicas más prestigiosas del planeta por primera en sus más de dos siglos de historia se posicion en contra un candidato a la presidencia.

La última en unirse al movimiento anti-Trumpista fue el New England Journal of Medicine (NEJM), la revista médica decana por excelencia. En sus 208 años de existencia, siempre se había mantenido al margen de la política y jamás había dado su apoyo o condenado a un candidato político. Y sin embargo, esta semana publica un editorial firmada por sus 34 editores, 33 de los cuales de los EE.UU., en que acusan a Trump de haber convertido la crisis del coronavirus en tragedia.

De esta forma, la NEJM se unió a otra de las publicaciones más prestigiosas y con mayor influencia, Scientific American, que en septiembre tomó una iniciativa sin precedentes y decidió apoyar abiertamente al candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden.

La pandemia causaría estragos en cualquier nación y sistema, pero el rechazo de Trump a la evidencia [científica] y a las medidas de salud pública ha sido catastrófico”, afirmaba el editorial.

Otras publicaciones, como Nature, Science, Lancet, British Medical Journal, JAMA, si bien no han publicado un editorial posicionándose abiertamente en contra de Trump, informan intensamente de los ataques del presidente norteamericano a la ciencia. Sin ir más lejos, Nature publicaba el 5 de octubre un artículo sobre el impacto nefasto de los cuatro años de mandato Trumpista, desde la prohibición de viajes de los científicos, a los vuelos tripulados al espacio, a la gestión nefasta de la crisis sanitaria causada por el coronavirus.

El texto aseguraba que el presidente no había hecho de la ciencia una prioridad; había propuesto recortes masivos en muchas instituciones científicas clave; había decidido abandonar el acuerdo nuclear con Irán y el Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático. Aunque es, seguramente, su respuesta a la pandemia de Covid, negando la evidencia científica, lo que ha llevado a las revistas a reaccionar.

Uno de los editoriales en marcar historia es el que sigue:

POLÍTICA Y ÉTICA: Scientific American respalda a Joe Biden

Nunca hemos respaldado a un candidato presidencial en nuestros 175 años de historia, hasta ahora

Scientific American nunca ha respaldado a un candidato presidencial en sus 175 años de historia. Este año nos vemos obligados a hacerlo. No hacemos esto a la ligera.

La evidencia y la ciencia muestran que Donald Trump ha dañado seriamente a Estados Unidos y a su gente, porque rechaza la evidencia y la ciencia. El ejemplo más devastador es su respuesta deshonesta e inepta a la pandemia de COVID-19, que mató a más de 190.000 estadounidenses a mediados de septiembre. También ha atacado las protecciones ambientales, la atención médica y las agencias e investigadores de ciencia pública que ayudan a este país a prepararse para sus mayores desafíos. Es por eso que lo instamos a que vote por Joe Biden, quien ofrece planes basados ​​en hechos para proteger nuestra salud, nuestra economía y el medio ambiente. Estas y otras propuestas que ha presentado pueden conducir al país hacia un futuro más seguro, próspero y equitativo.

La pandemia afectaría a cualquier nación y sistema, pero el rechazo de Trump a las pruebas y las medidas de salud pública ha sido catastrófico en Estados Unidos.Se le advirtió muchas veces en enero y febrero sobre la enfermedad, pero no se desarrolló. una estrategia nacional para proporcionar equipo de protección. , pruebas de coronavirus o pautas de salud claras. Probar a las personas para detectar el virus y rastrear a las personas que pueden haber infectado es la forma en que los países de Europa y Asia han ganado el control de sus brotes, han salvado vidas y han reabierto con éxito negocios y escuelas. Pero en Estados Unidos, Trump afirmó falsamente que «cualquiera que quiera pruebas puede hacerlo». Eso fue falso en marzo y siguió siendo falso durante el verano. Trump se opuso a $ 25 mil millones para aumentar las pruebas y el rastreo que estaban en un proyecto de ley de ayuda pandémica hasta julio. Estos lapsos aceleraron la propagación de enfermedades en todo el país, particularmente en comunidades altamente vulnerables que incluyen personas de color, donde las muertes aumentaron desproporcionadamente a las del resto de la población.

No fue solo un problema de prueba: si casi todos en los EE. UU. Usaran máscaras en público, podría salvar alrededor de 66,000 vidas a principios de diciembre, según las proyecciones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. Tal estrategia no haría daño a nadie. No cerraría ningún negocio. No costaría casi nada. Pero Trump y su vicepresidente desobedecieron las reglas locales sobre máscaras, por lo que es importante no usar máscaras en las apariciones públicas. Trump ha apoyado abiertamente a personas que ignoraron a los gobernadores en Michigan y California y en otros lugares mientras intentaban imponer el distanciamiento social y restringir las actividades públicas para controlar el virus. Alentó a los gobernadores de Florida, Arizona y Texas que se resistieron a estas medidas de salud pública, diciendo en abril, nuevamente, falsamente, que «los peores días de la pandemia han quedado atrás» e ignorando a los expertos en enfermedades infecciosas que advirtieron en el momento de un rebote peligroso. si se aflojan las medidas de seguridad.

Y, por supuesto, el aumento se produjo: los casos en todo el país aumentaron un 46 por ciento y las muertes aumentaron un 21 por ciento en junio. Los estados que siguieron la desviación de Trump registraron nuevos máximos diarios y porcentajes más altos de pruebas positivas que los que no lo hicieron. A principios de julio, varios hospitales de Texas estaban llenos de pacientes con COVID-19. Los estados tuvieron que cerrar nuevamente, a un costo económico tremendo. Alrededor del 31 por ciento de los trabajadores fueron despedidos por segunda vez, después de la ola gigante de desempleo, más de 30 millones de personas e innumerables empresas cerradas, que ya habían diezmado el país. En cada etapa, Trump ha rechazado la lección inconfundible de que controlar la enfermedad, no restarle importancia, es el camino hacia la reapertura y la recuperación económicas.

Trump mintió repetidamente al público sobre la amenaza mortal de la enfermedad, diciendo que no era una preocupación seria y que «esto es como la gripe» cuando sabía que era más mortal y altamente contagiosa, según sus declaraciones grabadas al periodista Bob Woodward. . . Sus mentiras alentaron a las personas a participar en comportamientos riesgosos, propagando aún más el virus y han generado divisiones entre los estadounidenses que se toman en serio la amenaza y los que creen en las falsedades de Trump. La Casa Blanca incluso produjo un memorando en el que atacaba la experiencia del médico líder en enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, en un despreciable intento de sembrar más desconfianza.

La reacción de Trump a la peor crisis de salud pública de Estados Unidos en un siglo ha sido decir «No asumo ninguna responsabilidad». En cambio, culpó a otros países y a su predecesor en House Blanc.

De interés

Artículos Relacionados