sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión¿Burbujas o reajustes financieros?

¿Burbujas o reajustes financieros?

Futurolandia
Las correcciones habituales en los mercados bursátiles, del oro, de la vivienda o del petróleo, evitan llegar a situaciones extremas en que se acumulan desajustes que forman una "burbuja" con riesgo de explosionar. El problema es detectar cuándo una evolución tiene bases sólidas o alimenta una desviación que terminará corrigiéndose de golpe ¿Se están formando burbujas financieras?¿La tensión es tan elevada como para señalar mercados progresivamente más frágiles? ¿Puede haber riesgo de estallar?

Hace pocos dias, dos instituciones de asesoramiento financiero, Maulding Economics Market Watch, difundían un mensaje sobre las existencia de múltiples burbujas financieras (The Everything Bubble is Ready to Pop). Se referían a los mercados financieros de criptomonedas (Bitcoin y otras), financiación de viviendas y automóvil, bursátil, de crédito empresarial y de fondos de gestión pasiva (indexados).

Los datos que aportaban para justificar la existencia de estas burbujas se referían al fuerte crecimiento desde 2010 y especialmente a EEUU. Al menos hay cuatro motivos de desconfianza en este diagnóstico radical y poco compartido por la mayoría de especialistas. Primero, hay subidas justificadas por razones que soportan su evolución. Segunda: crecimientos durante un periodo pueden ser corregidos por caídas posteriores, sin que pueda considerarse como formación y estallido de burbuja. Tercero: tomar como referencia 2010 puede sesgar el diagnóstico por los años previos de fuerte crisis. Cuarto: datos de otros países o indicadores diferentes pueden llevar a conclusiones dispares.

Asi, por ejemplo, a mediados de septiembre Reuters publicaba una amplia nota de análisis de mercados financieros europeos (Bubble-spotting in Europe) en que se sugería que, al menos,  alguna espuma burbujeante se está formando en ciertos rincones. Mencionaba el mercado de bonos, con precios inflados por las compras del BCE (QE, cuantitativa easing); el mercado Forex de tipos de cambios (en particular euro-dólar); los mercados bursátiles en el conjunto de la Eurozona, aún reconociendo que el indice MSCI Europa está todavía más del 20% por debajo de las puntas pre-2008 y puede considerase en linea con promedios a largo plazo.

En forma similar, hace una semana The Economist anunciaba una burbuja sin fuerza (The nuble without any fizz). Reconocía que en los últimos 136 años la bolsa de Nueva York había alcanzado unos niveles de precios (CAPE, Ciclical Adjusted Price-Earnings) que solo se habían superado durante la burbuja de las dotcom y justo antes del crash del 29.

El hecho es que la historia de anteriores burbujas (vivienda, petróleo, empresas.com,…) nos indica que siempre han tenido el sonar previo de algunas trompetas anunciadoras sueltas (que han soplado otras muchas veces en falso). El problema es que la burbuja no se infla gradualmente, sino que se convierte en explosiva coincidiendo con algún detonante. Si los agentes económicos supieran que realmente se está formando una burbuja con peligro de estallar, su comportamiento iría desinflando el globo. Lo preocupante es que un acontecimiento puntual e inesperado, convierte una inflamación en auténtica burbuja y la pincha repentinamente.

Recomiendo muy especialmente un artículo reciente de dos profesores del MIT (Ricardo Caballero y Alp Simsek) sobre el papel detonante que puede tener un acontecimiento geopolítico en una corrección brusca de los mercados financieros y un cambio de la situación económica de fase expansiva a recesión global. No es un pronóstico, sino un aviso de riesgo potencial (Risk intolerance and global economy: A new macroeconomic framework, VOX 30/8/2017).

La idea básica es que la economía mundial se encuentra en un momento de elevada fragilidad al requerir, para continuar en su fase consolidación del crecimiento y del empleo, una alta confianza de los agentes económicos, bajos tipos de interés y elevados premios de riesgo para la inversión bursátil, en un entorno de  reducida volatilidad de los mercados financieros y alta especulación que potencia su alza continuada.

Este contexto se da en la actualidad en un gran número de países, especialmente entre las economías desarrolladas ¿Pero qué podría ocurrir si un conflicto geopolítico sacude repentinamente los mercados financieros y se produce una punta de volatilidad que cambia optimismo por pesimismo en los inversores, en circunstancias extremas de tipos de interés reducidos y fuerte aversión al riesgo?

Su respuesta: "La economía mundial es actualmente bipolar, en el sentido de que hay una distancia muy corta (en el espacio de la volatilidad) entre el entorno actual (momento dulce, baja volatilidad, alta especulación) y una recesión global inducida por una punta en la percepción de riesgo".

Mi posición: Creo que no hay riesgo inmediato de burbuja financiera y no es bueno alimentar esos temores sin soportes muy fundados. Pero se dan diversas circunstancias para estar en pre-aviso. Mercados financieros al alza, reducida volatilidad e indicadores de incertidumbre en mínimos históricos, no aseguran una continuidad de la actual fase expansiva, ni financiera ni económica en general. Esperemos que la  corrección sea pausada y evite llegar al pinchazo de la posible burbuja.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados