domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCambio de Era. El Valor de las Naciones
Vicente Alcaraz / Letra Clara

Cambio de Era. El Valor de las Naciones

Redacción
En su nuevo libro, presentado este martes en el Colegio de Economistas de Madrid, Vicente Alcaraz, doctor en Económicas y Empresariales y Auditor de Cuentas, presenta las conclusiones del estudio económico y político sobre los cambios estructurales y en el arte ocurridos a partir de los años sesenta, que ha realizado durante años y que ahora sintetiza. La investigación exterioriza soluciones posibles a seguir en las nuevas políticas sociales a partir de los cambios sociales, políticos y otros.

Este libro, prologado por el catedrático de Estructura Económica y Econbomía del Desarrollo Santos Ruesga Benito, pretende exponer el desarrollo económico y su evolución a nivel mundial desde 1960, destacando las mejoras sociales obtenidas por el esfuerzo realizado por todos los ciudadanos y los avances tecnológicos que se han ido produciendo a partir de dicha fecha.

En el libro “Cambio de Era. El Valor de las Naciones” se pone de manifiesto que la sociedad y los medios tecnológicos en los que nos desenvolvemos hoy en día son ignorados por los políticos, desconociendo la verdadera situación actual en la que se encuentra la población, que nada tienen que ver con las décadas de los años 60 a 80. A partir de éste último periodo el progreso de las investigaciones dan lugar al comienzo de una nueva Era, en casi todos los países del Mundo. Las nuevas innovaciones y la reducción de tamaño de ordenadores, procesadores, teléfonos móviles, comunicaciones, etc., que producen un impacto tan fuerte en la población que es extensible a todas las actividades económicas, instituciones, mercados, defensa, sanidad, enseñanza, investigación, etc., originando un avance de tal magnitud que cambia los conceptos sectoriales generando los nuevos Sectores Políticos de la población y cambiando los Sectores Económicos tradicionales, al crearse procesos de sustitución de trabajadores por la tecnología y sus medios, circunstancia que actualmente ya está en marcha.

Alcaraz intenta expresar con claridad la situación social en la que están inmersos la mayoría de los ciudadanos, consecuencia de una crisis en principio financiera que ha derivado a una crisis mental de los políticos, banqueros, empresarios, millonarios con cuentas en paraísos fiscales, etc., que continúan especulando corruptamente sin evaluar los riesgos que, por desconocimiento, el futuro les puede acarrear.

Una de sus principales tesis es que los países actualmente no tienen un sistema de medición que les permita conocer el Valor de la Nación, estando sometidos y condicionados a todo tipo de variables especulativas, orientadas más al riesgo que a la realidad de su riqueza, expectativas, capacidad y posibilidades del desarrollo, etc., aspectos poco ortodoxos difíciles de entender desde la economía. Si bien es cierto que distintos científicos han efectuado aportaciones muy válidas, originando que cada vez más, los economistas sean más observadores para apreciar los fenómenos que de forma continuada se producen, sin olvidar el cambio de era y la evolución.

Señala que, exceptuando algunos economistas, la población ha sido la eterna olvidada, al igual que el bienestar y la calidad de vida, despreciando los países desarrollados a muchas naciones por la falta de sensibilidad e incapacidad de los políticos, desconocedores del “Valor de los países”, evaluando las naciones en función de los hidrocarburos, gas natural, oro, diamantes, especulación, etc., ignorando su capacidad de consumo, riqueza, recursos naturales y posibilidades industriales. Normalmente, los Estados de las naciones están cada vez más embrutecidos en el conocimiento mensual, trimestral, anual, etc., de los indicadores, en lugar de ir en consonancia con la evolución, actuando de forma contraria a la realidad, intentando utilizar índices que en sí mismos entrañan complejidades debido al paso del tiempo como, el Producto Interior Bruto, Índice de Precios al Consumidor, Prima de Riesgo, etc., factores que no son válidos en el “buen hacer” económico cotidiano al ser insuficientes para medir la gestión, riqueza, actividades económicas, etc., y mucho menos el “valor” de un país.

En la ultima parte del texto figura la fórmula con las variables acerca del “Valor de la Nación”, (VN) como nuevo concepto que viene determinado por dos variables, “dividendo” valor de los recursos (V), que está compuesto por la suma de los valores: geográfico (Vgeo), estratégico (Vest), territorio de la nación (Vten),climático (Vcli), población (Vpob), sectores políticos (Vpol) y sectores económicos (Vsec). Por otra parte, el divisor “Población” (P) está formado por la suma de la población total de la nación, el resultado de la división de ambas variables sería igual al valor de la Nación (VN), representado en la siguiente fórmula: VN = [V] / [P] V = [Vgeo + Vest +Vten+ Vcli + Vpob + Vspo + Vsec] Lógicamente, las referidas fórmulas son extrapolables en su correspondiente pormenorización al estudio que se pretenda investigar.

Señala también el autor que, como es natural, el Sistema de Cotización a la Seguridad Social no tenía previsto la sangría del desempleo y lo que iba a suponer la bajada de ingresos por aportaciones empresariales y sociales de los trabajadores, sin tener en cuenta su recuperación, “despiste” total político, dado que, mantener el Sistema Piramidal de la Seguridad Social actual es francamente alarmante. Los cambios expuestos tienen escasa significación para los Gobernantes imbuidos en la mediocridad y en el desconocimiento real de la problemática social que se produce realizando políticas de ajustes y otras antisociales corruptas sin éxito alguno, no entendiendo todavía lo que ocurre ni las dificultades que se vislumbran a corto y a largo plazo.

En la obra presentada este martes pueden apreciarse los cambios que sufren los sectores económicos tradicionales: Público, Primario, Secundario y Terciario, que son desplazados por la innovación y sus cambios, al tener que considerar la población y los recursos humanos existentes como soporte básico del desarrollo, dando origen a la estructuración de nuevos sectores, con un amplio contenido real y eficiente. Surgen así los sectores que presenbta con estos nbombres: Político Población I, Político Público II, Político Privado III y el Político Social IV que, lógicamente a su vez, dan lugar a una distribución nueva de los sectores económicos, del I al VIII, especificados con detalle en el citado libro. Ampliando el texto anterior se han elaborado los nuevos organigramas correspondientes a los sectores políticos y económicos explicados detenidamente y su encadenamiento.

Igualmente, contempla el modelo económico en la investigación la variable de los recursos humanos como soporte del estudio, teniendo presente la demografía y ciertas distribuciones de la pirámide de población, por edades y sexo, población activa, con las señales de alerta correspondientes al empleo tradicional y al tecnológico, además de tener en cuenta el desempleo en las actividades y los procesos, así como su desenvolvimiento, en función de la división del trabajo tradicional y tecnológico, que son las raíces que originan el cambio de un Sistema de Seguridad Social en la que las cotizaciones deberán realizarse por los trabajadores y por las máquinas (tecnología) que los sustituyen.

Dice Alcaraz que, cuando los gobernantes recurren a métodos como alargar la edad de jubilación, medidas restrictivas sociales, etc., supone el desconocimiento total de la sociedad, economía y los perjuicios que puede suponer para los jóvenes, entendiendo que los hijos o nietos de los políticos también sufrirán el “tapón” que han generado. Continuando con los progresos pueden apreciarse las nuevas tecnologías que paulatinamente han ido surgiendo, dando entrada a la comunicación (internet, on line, etc.), investigación, nuevos mercados, innovaciones sectoriales, entre las distintas poblaciones del mundo a tiempo real, permitiendo que los ciudadanos de las naciones en vías del desarrollo y desarrollados, puedan ejercer sus derechos y obligaciones con mayor libertad pudiendo conseguir mejor bienestar, trabajo, oportunidades, expectativas, calidad de vida, etc.

Entre los hechos significativos de las innovaciones destaca que, en las carreteras la guardia civil ha sido sustituida por cámaras, la velocidad en el transporte de carretera coches por el “Ave”, todavía no han entrado el de las mercancías por ferrocarril como debiera, en Defensa existen aviones de combate y de reconocimiento sin piloto, buques de guerra dirigidos por GPS, radar, drones y todo un sistema tecnológico automático que utiliza pocos cañones rápidos sin artilleros, lanzaderas de misiles, apenas especialistas en el puente, fragatas con 200 tripulantes cuando tenían 345; los cruceros que mantenían entre marinería, pilotos, oficiales etc., 1.800 personas , actualmente tienen 329 (el Orión) etc. Continuado con la Banca todo un sistema de cajeros automáticos que realizan todo tipo de operaciones, tan sólo uno sustituye a cuatro personas de 6 horas (jornada intensiva), además de las directas que realizan por internet las empresas y clientes, sustituyendo en total a más de 100.000 mil trabajadores con el ahorro correspondiente de los seguros personales, seguridad, higiene, riesgos laborables, etc. Obteniendo sin el control adecuado del Banco Central comisiones (tipo de interés muy superior a los legales). La construcción de un túnel actual utiliza maquinaria “tuneladora”, con cuatro equipos de 6 personas (en total 24), que sustituyen a más de 160 trabajadores, evita los gastos seguros de riesgos, explosivos, carretillas, excavadoras, transporte en espera, trabajadores, hormigonado automático, etc. Si apreciamos la viabilidad de una vidriera, un robot de soplado sustituye a 18 sopladores. En la fabricación del calzado deportivo, el cortado es mediante láser y su proceso es automático y mecanizado.

La tecnología actual es extensible a todos los sectores y a la población mediante los ordenadores, tablets, móviles, energía, leds, automoción, etc. Por eso concluye como natural que la tecnología en su función correspondiente tiene que cotizar al Sistema de la Seguridad Social por los recursos humanos que sustituye, de forma adecuada para mantenerlos mediante la formación coherente a las actividades, además de facilitarles mecanismos de empleo. El desarrollo de la información adquiere mayor dinámica en todas las áreas sociales y económicas provocando mejoras en la formación del conocimiento, estimulando el pensamiento, educación a distancia, las relaciones personales y empresariales, etc. 

Al mismo tiempo, aprecia que paralelamente al cambio de era se han producido determinados hechos que son afines a la misma, como las guerras: Líbano 1982, Golfo 1990, Bosnia 1990, Irak 2003, utilizando nuevas tecnologías. La tecnología en su función correspondiente tiene que cotizar al Sistema de la Seguridad Social por los recursos humanos que sustituye, de forma adecuada para mantenerlos mediante la formación coherente a las actividades, además de facilitarles mecanismos de empleo. En dicho sentido se aprecian las revueltas civiles propiciadas en parte por los medios de comunicación que han jugado un papel fundamental. Siguiendo con las crisis imprevistas que, desde el inicio del año 1970, se producen con mayor frecuencia y pueden apreciarse más crisis continuadas dentro de las propias crisis, provocando mayor inestabilidad económica, desempleo, empobrecimiento y observando cómo las grandes compañías, entidades financieras e instituciones, altos cargos, etc., obtienen cuantiosos beneficios con exhaustivas inversiones en tecnologías, generando más desempleo.

La población, según el autor, se encuentra en la actualidad desprotegida por la inoperancia de los partidos políticos carentes de recursos humanos especializados en casi todas las áreas políticas y económicas, deficientes en los conocimientos del pensamiento político y su interrelación con los económicos, sin olvidar los públicos, financieros, empresariales, sociales que han provocado un auténtico cisma, al ignorar que la gestión de un gobierno se realiza siguiendo el orden establecido por los ciudadanos llamado “democracia”, que durante años han estado aportando y financiando las estructuras principales del país: sanidad, defensa, enseñanza, medicina, cultura, etc., intentando quebrar el modelo cuando deberían continuar con el mismo, independientemente de los pensamientos políticos y económicos tendentes a posibles alteraciones contradictorias provocando toda clase de actos corruptos delictivos sociales. La erradicación de la “corrupción” con vicios de años, requiere de un conocimiento claro y de una relación detallada de hechos, circunstancias, normas de actuación, etc., que deben ser tratados sociológicamente como elemento de formación del individuo, con las correspondientes charlas y estudios, especialmente para aquellas personas que tengan expectativas de progresar en la política, instituciones, empresas, etc. 

La lucha por el Estado del Bienestar, como ha escrito también Alcaraz, siempre fue el objetivo principal a perseguir por los trabajadores, sin importar la tarea a desarrollar, siempre teniendo en cuenta el significado de vivir en una Nación “a gusto”. La falta de políticos formados con los conocimientos suficientes y la escasez de vivencias de la realidad ciudadana, ha incidido de manera substancial en la forma de gestionar los gobiernos, las instituciones y estructuras económicas en la medida en que la Sociedad ha evolucionado.

Los ciudadanos del mundo, desde la antigüedad, vienen sufriendo la falta de proyectos con políticas continuadas de mejora, desarrollo social, económico, de bienestar, etc., encontrando constantemente una sociedad intranquila y dependiente, debido a la deficiente gestión de los gobernantes elegidos democráticamente, políticos que no amparan a los ciudadanos, y que sin embargo ayudan a grandes Estados, bancos, multinacionales, paraísos fiscales, etc., que con toda su fuerza monetaria son incapaces de controlar los vaivenes de los mercados por su desaforada especulación y apropiaciones indebidas, consiguiendo las crisis de valores, políticas económicas, financieras y sociales, despreocupándose de la población. Los habitantes desconocen realmente, a la hora de ir a las urnas, la “idea” política y económica de los posibles políticos gobernantes confiando en el programa electoral que divulgan y, lógicamente, no es así.

En primer lugar, según el autor, hay que tener en cuenta la procedencia del partido político, pensamiento ideológico y su relación social para con la población, influyendo de forma extraordinaria la “corrupción” que es el peor enemigo de la “democracia”. Esta deducción se desprende del desprecio natural de los políticos hacia la población que vive y sufre actualmente, después de haberles votado, creyendo que desde el mundo del conocimiento están preparados para llevar la gestión de los bienes y recursos de que dispone un país para conseguir el bienestar. No obstante, se ha hecho lo contrario en relación con la evolución, el desarrollo económico y social, preocupados más por sus intereses personales y partidistas, que por favorecer al pueblo votante en su conjunto, ignorando las realidades sociales, públicas, empresariales, económicas, financieras, etc.

En el acto del Colegio de Economistas de Madrid acompañaron al autor Jesús Domínguez Rojas, Doctor en Economía; Vicente LLòpis, Historiador y Periodista; Jesús Fernández, Editor de Ediciones Letra Clara, y Mónica Meller,Profesora Titular de Economía Financiera de la Universidad Complutense de Madrid.

Vicente Alcaraz es Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Alicante, profesor, investigador.  Asesor Gubernamental, Experto en el campo de la Economía Financiera, Auditoría de Cuentas, Cambios Estructurales,  y Nuevas Economías dentro del arte, ha sido distinguido por su trabajo con numerosos reconocimientos y premios.

De interés

Artículos Relacionados