lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCasi toda la prensa critica por electoralista la reforma fiscal
Salvo ABC y LA RAZÓN

Casi toda la prensa critica por electoralista la reforma fiscal

Redacción
Salvo los diarios gubernamentales ABC y LA RAZÓN, toda la prensa española critica hoy la reforma fiscal aprobada ayer por el Gobierno, que considera guiada más por razones de afrontar las próximas citas electorales que por las necesidades de la economía y la sociedad. La mayoría de las críticas apunta que, si bien el principal motivo es decir que hay rebajas electorales, lo cierto es que incluso al final de la legislatura la amplia muchos españoles pagarán más impuestos que al principio.

Todos los diarios abren su edición de hoy con el proyecto de reforma fiscal aprobado por el Consejo de Ministros, con interpretaciones dispares. EL PAÍS fija su atención en que la rebaja de impuestos "arriesga el recorte del déficit". El diario resalta que se recaudarán "9.000 millones menos en IRPF y Sociedades".


Desde otra perspectiva, EL MUNDO subraya en su primera que las "rentas medias y altas pagarán más que con el PSOE hasta 2016". En páginas interiores añade que Rajoy "no devolverá en 2015 todo lo que subió el IRPF al llegar al poder pese a lo prometido". Por su parte, LA VANGUARDIA dice que "la reforma fiscal se centra en las rentas bajas y medias". Para EL ECONOMISTA, "Montoro castiga a los ricos y premia a las rentas de menos de 30.000 euros". EL PERIÓDICO habla de "reforma trampa", y señala que "la rebaja fiscal no devuelve ni la mitad de lo subido por Rajoy en todos los tributos".


"Bajan los impuestos", es el titular de primera de LA RAZÓN, que en páginas interiores destaca que se trata de "una reforma fiscal para apuntalar la recuperación". También ABC, señala que las rebajas de impuestos tienen como fin "impulsar la recuperación". CINCO DÍAS ve en la reforma un "alivio para el bolsillo".

Primeros editoriales

El recorte fiscal necesita más explicaciones y queda lejos del cambio necesario (EL PAÍS): "Es muy discutible que el recorte fiscal que anunció ayer el Gobierno sea la reforma tributaria que la economía necesita en esta fase de incipiente recuperación". "La rebaja tiene un cierto tufo electoral, porque no está orientada tanto a estimular la economía como a transmitir la idea de que se devuelve a los ciudadanos parte de los impuestos que subieron en 2011". "El nuevo plan fiscal provoca además reticencias en las autoridades europeas, que consideran que el estado actual de déficit en España no concede margen para bajar impuestos". "Una reducción impositiva será siempre bienvenida por los contribuyentes, aunque no beneficie a todos por igual". "El recorte anunciado tendrá un impacto limitado y, si no se toman otras medidas, impedirá el ajuste del déficit. Hacienda debería explicar cómo se van a conseguir los 27.000 millones necesarios para cuadrar el déficit en dos años". "Esta es la razón por la cual España necesita una reforma fiscal profunda y estable, y no una mera rebaja de impuestos".

Una reforma que ni siquiera lleva al punto de partida (EL MUNDO): "La reforma fiscal es una iniciativa de escaso alcance. Es cierto que tendrá efectos beneficiosos para millones de familias, que notarán cómo se afloja algo la asfixiante presión tributaria actual y dispondrá de algo más de dinero para el ahorro y el consumo". "Y tiene la virtud de que simplifica los tramos y fija la rebaja de tipos de forma proporcional al de los ingresos. Pero cuando se revisa la fiscalidad de un país se hace con la mirada puesta en objetivos más ambiciosos: el principal, el crecimiento de la economía, y con éste, el del empleo". "Dado que no ha sido el crecimiento económico lo que ha inspirado esta reforma todo indica que llega impulsada por factores políticos". "Es fácil deducir que el PP no quiere acabar la legislatura con el desdoro de haber sido el partido que ha subido los impuestos, pese a que en su programa se comprometía a bajarlos". "Lo que el ministro presentó ayer como un logro pasa de ser un viaje de ida y vuelta: tras cuatro años situará la presión fiscal aproximadamente al nivel al que se la encontró". "Hoy ya podemos afirmar, sin riesgo a equivocarnos, que Rajoy cerrará su mandato con más impuestos que Zapatero". "El ministro ha perdido la oportunidad de impulsar una reforma valiente: ha optado por otra alicorta que contiene el miedo al incumplimiento del déficit".

Una rebaja fiscal bien orientada (ABC):  "Tras casi media legislatura de graves dificultades económicas e impopulares medidas políticas para salvar al país de la quiebra y evitar el consiguiente rescate internacional, ha llegado el ansiado momento de bajar los impuestos para compensar a los españoles por los sacrificios realizados y favorecer la senda de crecimiento y empleo recién emprendida". "El Consejo de Ministros presentó ayer una reforma fiscal que, en líneas generales, es justa, necesaria y, sobre todo, está bien encaminada". "Gracias a que las reformas estructurales llevadas a cabo en los dos últimos años comienzan a dar sus frutos, Hacienda dispondrá de un margen mayor que el previsto inicialmente para reducir la tributación sin que ello perjudique la imprescindible consecución de los objetivos de déficit público". "Destaca el recorte generalizado del IRPF, muy especialmente en las rentas medias y bajas". "La rebaja es más que bienvenida. En primer lugar, porque revierte las subidas fiscales del pasado, compensando así el gran esfuerzo que ha llevado a cabo el conjunto de la población para combatir la crisis. Un reforma equitativa, bien orientada y que beneficiará a todos los contribuyentes".

Una reforma enmarcada en las buenas perspectivas de recuperación y en el marco del calendario electoral (LA VANGUARDIA): "La reforma fiscal del Gobierno cabe enmarcarla en las buenas perspectivas de recuperación que presenta la economía, que dobla su previsión de crecimiento, pero que hay que situar también en el marco del calendario electoral". "Bienvenido ese empujón adicional a la recuperación a través del impulso del consumo". "La reforma fiscal es un proyecto diseñado por el ministro Montoro, y con ella busca rebajar impuestos a las clases medias con los que olvidar las subidas que afectaron a todas las figuras tributarias". "Una de las principales novedades está en el IRPF". "El Ejecutivo ha aprobado también rebajar el tipo del impuesto de sociedades. La reforma mantiene el sistema de módulos para los autónomos".

Una modesta reforma fiscal (EL PERIÓDICO): "La reforma fiscal que ha aprobado el Gobierno no será la gran reforma fiscal que se pregonaba hasta hace poco y tampoco seguirá demasiado las recomendaciones de la comisión de expertos". "Se trata de una reforma fiscal más modesta, que se centra sólo en el IRPF y en el impuesto de sociedades, que se ejecutará en dos años y que pretende dar la sensación de una bajada generalizada de impuestos". "La rebaja de tipos anunciada es considerable, pero teniendo en cuenta que el PP subió fuertemente el IRPF cuando llegó al Gobierno y luego también las retenciones e incluso el IVA, es posible que lo anunciado ayer sólo retroceda la presión fiscal a la existente al final del mandato del Zapatero". "Así, el PP habría subido mucho la presión fiscal en sus tres primeros años de gobierno para bajarla en 2015, año con varias citas electorales". "Con independencia de este tufo electoral, una reducción media del IRPF del 12,5% en dos años es positiva. Mucho más discutible es que el nuevo tipo máximo del 47% pierda toda progresividad". "Quizá las cuentas de Montoro estén basadas en exceso en la recuperación incipiente".

Una reforma para todos (LA RAZÓN): "El Consejo de Ministros aprobó ayer la nueva reforma fiscal, uno de los compromisos centrales del Gobierno en esta legislatura, marcada por la crisis y la recuperación económica". "Se compone de una rebaja sustancial del IRPF, el impuesto que más ingresos genera al Estado". "Según la definió la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de una reforma fiscal ´estructural´ con la intención de ´compensar los sacrificios hechos por los ciudadanos". "Lo que queda claro que el objetivo primordial de la reforma es la ceración de empleo, por lo que es necesario reducir las cargas que lo traban, pero también la reactivación del consumo ya que con estas medidas aumentará la renta disponible para los ciudadanos". "Las perspectivas de crecimiento para nuestro país, avaladas por los organismos internacionales, permiten llevar a cabo una reforma que favorezca el ahorro y libere en algo a las clases medias de una presión fiscal asfixiante". "Criticar de electoralistas estas medidas, como algunos hacen, es no querer ver su carácter estructural".

El Gobierno cambia de partitura fiscal (CINCO DÍAS): "Todo se resume en esto: tenemos que crear empleo. De esta manera explica el ministro de Hacienda el objetivo final de la esperada, ansiada y anhelada reforma fiscal" a la que el viernes dio el pistoletazo de salida el Consejo de Ministros. "La reforma Montoro consiste en una fuerte rebaja generalizada del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), una reducción del Impuesto sobre Sociedades y un descenso de la fiscalidad del ahorro". "En suma, el Ejecutivo ha creído llegado el momento de cambiar de partitura". "Defiende que los ajustes han surtido los efectos deseados y ha decidido devolver algo de alegría a los bolsillos de los contribuyentes, con el fin de animar el consumo e impulsar la actividad". "El momento económico parece oportuno. Y el político, también, después de los malos resultados cosechados por el PP en las elecciones europeas y con nuevos comicios en el horizonte".

Montoro castiga a las rentas altas (EL ECONOMISTA): "Ni reforma estructural ni bajada de impuestos. Montoro presentó ayer unos juegos malabares bien orquestados para tener a los electores contentos, pero sin efecto sobre la actividad económica ni sobre los contribuyentes". "Hasta 50.000 euros, el Gobierno se limita a restaurar los tipos impositivos de 2011". "Lo más grave es que a partir de esa cantidad el tipo impositivo sigue estando aún más elevado que hace cuatro años y desde 100.000 euros aumenta la tributación en relación con la misma fecha". "Es un proyecto para ganar votos, que no garantiza más recaudación, se olvida del fraude fiscal y sigue castigando las rentas altas del trabajo".

De interés

Artículos Relacionados