martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCelaá anuncia cambios en la asignatura de Religión para que su calificación...
El Gobierno, en la operación de distensión con Cataluña

Celaá anuncia cambios en la asignatura de Religión para que su calificación no cuente en nota media

Redacción
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, anuncia cambios educativos que quiere acometer el Ejecutivo, entre ellos en la asignatura de Religión, para que su calificación no cuente para la nota media del expediente académico de los alumnos de bachillerato. Según explica en una entrevista publicada en EL PAÍS, el Gobierno creará otra asignatura-parecida a la de Educación para la Ciudadanía- que propugne y examine "los valores cívicos y éticos, que será obligatoria".

Según la ministra, "Religión no puede tener valor académico y contar para la nota media. Y, desde luego, no puede tener una asignatura espejo como alternativa, porque eso significa que el derecho de unos se convierte en la obligación de otros". "Crearemos una asignatura de valores cívicos y éticos, y no será optativa", ha subrayado Celaá, para quien "los valores cívicos han de ser universales y, por lo tanto, todos los alumnos y alumnas han de cursarlos".

Además de asegurar que la escuela pública nunca será sustituida por la concertada, la ministra señala que el Ejecutivo quiere derogar aquellos aspectos de la actual ley educativa, la Lomce, que vulneran el principio de igualdad de oportunidades. "Buscamos una educación que sea ascensor social y no reproductor de las desigualdades sociales", señala. La próxima semana informará al Consejo de Ministros de su propuesta de reforma del Real Decreto 14/2012 de recortes en Educación para "revertir las medidas que han empeorado las condiciones de trabajo de los profesores".

En cuanto a la Lomce, el plan es "descargarla" de "todos aquellos aspectos que han sido más vulneradores de la igualdad de oportunidades" como pueden ser las reválidas o los "itinerarios, que se diseñan a los 13 años y condicionan al alumno para toda su vida".

La ministra se ha mostrado convencida de que contará con la "mayoría suficiente" para sacar adelante una nueva ley que incluya estos aspectos y modifique la Lomce para el curso 2019-2020 con el objetivo de que la "educación que sea ascensor social y no reproductor de las desigualdades sociales", ha asegurado. Así, también se revisará la ley en todo lo relativo a la escuela concertada ya que, según Celaá, "la educación pública se ha convertido en una red subsidiaria de la concertada y esto no puede ser".

Finalmente, y preguntada por si el crecimiento económico y la creación de empleo tendrá como consecuencia un mayor índice de abandono escolar, Celaá ha señalado que "el índice del abandono temprano en estos momentos está situado en el 18,5%, lo cual es un dato preocupante". Para intentar frenarlo, la ministra tiene previsto reunirse con la CEOE, con la CEPYME y con los agentes sociales para "trabajar en corresponsabilidad con los empresarios para que sean cómplices y no nos arrebaten niños y niñas que todavía no tienen la suficiente formación".

En un terreno más político, Celaá asegura que el Gobierno no teme tener que contar con el voto de Unidos Podemos y los nacionalistas para sacar adelante sus proyectos legislativos. "No hay ninguna hipoteca, ninguna cesión, ningún préstamo, ninguna contraprestación. El presidente del Gobierno es independiente", afirma. La portavoz del Ejecutivo responde a quienes acusan al Gobierno de Pedro Sánchez de estar más pendiente de los gestos que de los contenidos: "Aquí no hay marketing. Aquí hay un trabajo duro de todo el equipo con el presidente al frente, que trabaja muy duro". Y añade que el objetivo es que, en los dos años de legislatura que quedan, la política del Ejecutivo socialista deje su impronta "en la regeneración democrática, la cohesión social y ampliar el régimen de libertades y derechos".

Por su parte, en una entrevista publicada en EL PERIÓDICO,  el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, reitera la intención del Gobierno de normalizar las relaciones con la Generalitat para encauzar la crisis causada por el independentismo catalán. Lamenta que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, mantenga "el discurso descalificativo de España y de su sistema político y judicial, de una Cataluña colonizada, subyugada y expoliada". Y asegura que su departamento trabajará para rebatir con datos las "falsedades" y "la propaganda negativa y deformante" de España que el independentismo catalán ha tratado de transmitir al exterior. Borrell también aborda en la entrevista el reto de la inmigración, y advierte que puede convertirse en "el disolvente de la Unión Europea".

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, también cree que el departamento que dirige puede contribuir decididamente a la operación de distensión con Cataluña. "Este es el ministerio vertebrador e inversor, así que tiene mucho que posibilitar en el nuevo marco de entendimiento", afirma en una entrevista concedida a LA VANGUARDIA. Ábalos se muestra convencido de que la mejora de la financiación autonómica pasa por la política de inversiones, y que estas han de hacer posible un nuevo marco de entendimiento entre Cataluña y el Estado. "No podemos aprobar un nuevo sistema de financiación autonómica por falta de tiempo, pero sí definir una hoja de ruta para construir el nuevo modelo.Y la forma de mejorar la financiación es con inversiones, pero para eso necesitaremos un presupuesto nuevo. Ahí es donde se pueden establecer compensaciones", explica. El titular de Fomento dice que su objetivo es "combinar el objetivo de estabilidad, certidumbre y seguridad, con la característica de que este es un Gobierno socialista que expresará su proyecto político".

El líder de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, denunció ayer los "debates nominalistas" que se están dando en el entorno independentista, cuando, en su opinión, "lo único" que debería interesar es "doblegar la formidable alianza conservadora que no quiere" que Cataluña decida su futuro. En una carta leída por el diputado republicano Gabriel Rufián, dirigida a la militancia reunida en L'Hospitalet de Llobregat para diseñar la ponencia política del partido para los próximos años, Junqueras denuncia los "discursos excluyentes" y apela a ampliar la mayoría social en favor de la independencia. "Cuantos más seamos más fácil será que nuestros sueños se hagan realidad y más comprensión encontraremos en el escenario internacional", señala, tras instar a "trabajar todos, con eficacia, menos ruido y más eficiencia". El líder de ERC demanda en su carta un reconocimiento especial para su formación, "a la que nadie puede dar ninguna lección de dignidad y patriotismo, puesto que cargó con todo el trabajo y la responsabilidad a la espalda para salvar el 1 de octubre". La ponencia política que debate ERC y que será aprobada hoy, según destacan varios diarios, contempla "una estrategia que pasa por no renunciar bajo ningún concepto a ninguna vía democrática y pacífica para conseguir la república catalana como Estado independiente".

Los políticos presos serán trasladados esta semana a Cataluña

Según informa LA VANGUARDIA, el traslado de los políticos soberanistas presos a cárceles catalanas se producirá antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se reúnan el próximo día 9 en La Moncloa. Según fuentes gubernamentales que cita el diario, "el operativo ya está a punto y sólo falta que el presidente dé la orden".

LA RAZÓN, por su parte, asegura en su portada que "Torra llevará a Moncloa la pregunta para otro 1-0". Según este diario, el presidente de la Generalitat propondrá al jefe del Ejecutivo que se pregunte a los ciudadanos catalanes: "¿Quiere una Cataluña libre, soberana y republicana?"

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, entrevistado por LA RAZÓN, se muestra "muy preocupado" por las concesiones que está haciendo Pedro Sánchez a los partidos nacionalistas, advierte sobre el peligro de que el PSOE se salga del pacto constitucional y, entre otras cosas, se muestra preocupado ante la posibilidad de que se pueda romper la caja única de la Seguridad Social debido a los compromisos adquiridos por el jefe del Ejecutivo con el Gobierno vasco, entre los que también se incluye "el acercamiento de los presos de ETA". En su opinión, "un Gobierno sin escaños suficientes para gobernar, con un presidente que no ha sido votado en las urnas y con una moción apoyada por Bildu, el partido de Torra, el de Rufián y Podemos, es un Gobierno más débil de lo que nos gustaría". Así las cosas, señala, "necesitamos un gobierno con mayoría constitucionalista". "Sánchez ha escogido unos socios, pero el precio lo paga España", insiste Rivera, tras reprochar al PSOE "una política de gestos, detrás de la cual no hay nada".

 

De interés

Artículos Relacionados