martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaChaves y Griñán, procesados por el ´caso ERE´
"Me casé con un tieso",dice Díaz ante las acusaciones de PP

Chaves y Griñán, procesados por el ´caso ERE´

Redacción
El juez que investiga la rama política del caso ERE procesó este miércoles a los expresidentes de Andalucia Manuel Chaves y José Antonio Griñán, seis exconsejeros y otros 18 ex altos cargos por prolongar la "ilicitud" del fondo de 855 millones de euros durante una década. La propia presidenta actual de la Junta tuvo que comparecer el martes ante las acusaciones del PP por prolongar el caso y la intervención de su marido, diciendo que también el Estado lo prolonga y que su marido es "un tieso".

Chaves y 7 exdirigentes se sentarán en el banquillo solo por prevaricación, Griñán y 17 ex altos cargos también por malversación continuada, delito penado con de 4 a 8 años de cárcel. La investigacion ha pasado en 5 años por 4 jueces, incluido uno del Tribunal Supremo. Ahora, según EL PAÍS, se recupera la prosa ácida de la primera instructora, Mercedes Alaya, con un relato muy duro del “sistema opaco” preñado de “descontrol” para conceder 855 millones entre 2001 y 2010 desde el Gobierno autonómico. Dice que, “concertando sus actuaciones de un modo expreso o tácito”, permitieron la entrega de subvenciones “con total discrecionalidad”, según el auto del juez. Sin embargo, 24 de los 50 investigados han quedado exculpados porque desconocían las tripas del sistema de ayudas.

Tanto Chaves como Griñán, de 71 y 69 años, respectivamente, y jubilados, se dieron de baja en el PSOE hace unos días. Ambos ya abandonaron la vida política hace un año tras su imputación por el Supremo, y ahora afrontan un futuro judicial en el que se juegan una mancha que oscurecería toda su larga carrera política. El de esta mañana es solo el primer paso de un amplio recorrido judicial con parada en la Audiencia de Sevilla, que celebrará en su día el juicio, y meta final en el Supremo tras los previsibles recursos de defensas y acusaciones.

Entre los procesados destacan el antiguo vicepresidente andaluz Gaspar Zarrías y los exconsejeros Magdalena Álvarez —en su día vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones—, José Antonio Viera, Antonio Fernández, Francisco Vallejo y Carmen Martínez Aguayo. Además, están señalados cinco ex viceconsejeros, dos ex secretarios generales, cuatro ex directores generales y otros seis ex altos cargos de la Administración, además del que fue interventor general y el jefe de los servicios jurídicos.

El juez considera que Griñán sabía como consejero andaluz de Economía —de 2004 a 2009— que “se manipulaban los presupuestos (…) No es concebible que se mantuviese ajeno a los mecanismos” usados para pagar los ERE un año tras otro. Tanto Griñán como sus colaboradores ignoraron las alertas de la Intervención General para frenar el sistema opaco de los ERE. Y con sus decisiones propiciaron que el director de Trabajo Javier Guerrero repartiera subvenciones con total “descontrol”, añade el instructor. El juez censura la actuación de Guerrero: "Esta persona los repartía con total discrecionalidad o arbitrariedad, sin justificar los motivos de la concesión, sin controlar el destino de los fondos concedidos, asumiendo obligaciones de manera discrecional y comprometiendo con ello el erario de la Junta de Andalucía".

La pieza política marcará el destino de las otras que incluye la macrocausa —con casi 300 imputados— y su resolución afectará a las penas o absoluciones de muchos de los políticos y técnicos implicados por las diferentes ayudas —más de 200— concedidas desde 2001 por la Junta.

Alaya señaló a los principales líderes del Gobierno andaluz como responsables ya en 2012, y posteriormente el magistrado del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro compartió su tesis de la prevaricación, pero descartó la malversación. Durante 5 años, Alaya hizo coincidir sus autos más explosivos con momentos clave de la política andaluza.

Acusaciones previas contra Susana Díaz 

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz,  respondió este martes a las acusaciones del PP sobre la continuidad de los cursos de formación tras detectar debilidades reprochando al Gobierno que no paralizara todos los cursos españoles después de que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, detectara "debilidades y deficiencias" del sistema y defendiera que era necesario una nueva norma para subsanarlas. Deficiencia que, según apuntó Díaz, también señaló el Tribunal de Cuentas. 

La presidenta no emitió ninguna autocrítica ni petición de disculpas por un fraude que algunos estiman ha costado al erario público más de 3.000 millones de euros de presupuestos de la Junta, ofreciendo así como analogía lo sucedido a nivel estatal por el Gobuerno del PP.  Durante su comparecencia ante la comisión del Parlamento andaluz que investiga el presunto fraude en la formación, aclaró que no paralizó la convocatoria de los cursos cuando accedió a la presidencia de la Junta, sino que la "mantuvo" para dar "garantía" ante las "sospechas" de que "ni un euro se gestionaba mal".

En varios momentos de su intervención, Susana Díaz señaló que las comparecencias de los interventores provinciales y del Interventor general de la Junta han "desmontado" el relato que "algunos quisieron construir" de "una gran conspiración para permitir el fraude", y rechazó que se hablara de "un procedimiento normativo especial para defraudar" porque "es el mismo que en el resto de España" e incluso, subrayó la presidenta andaluza, es "más garantista".

"Me he casado con un tieso, sí", dice Díaz ante las acusaciones

Susana Díaz mantuvo un duro enfrentamiento con la diputada del PP Teresa Ruiz Sillero a cuenta de la supuesta participación en los cursos de formación de la Junta de José María Moriche, marido de la presidenta, que trabajó como administrativo en un centro dependiente de la UGT-A. Ruiz Sillero preguntó a Díaz si su situación familiar ha influido para que determinados expedientes de los cursos estén todavía sin justificar. Díaz consideró "insidias" las alusiones de la diputada del PP, a quien reprochó que "no tuviera la gallardía y el valor" de afirmar "lo que no se atreve a decir", y dijo que a ella le daría "vergüenza y sentiría pena" si su partido le encargara que representara el papel que, en su opinión, estaba haciendo Ruiz Sillero.

A continuación, la presidenta de la Junta leyó la vida laboral de su marido, y señaló que sus nóminas mientras estuvo trabajando como auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) oscilaban entre 700 y 1.200 euros. "Me he casado con un tieso, sí", concluyó Díaz."Yo no formaré parte de esa moda que se lleva ahora en este país de las mujeres que dicen no saber lo que entra en su casa, cómo se compra el coche del marido o cómo se pagan los cumpleaños. En mi casa como entra poco lo que entra siempre me preocupo de saberlo y por dónde viene", ha afirmado Díaz.

Diaz acusó a la diputada del PP-A de implicar a trabajador "que el pecado que ha cometido es el de estar casado con la presidenta de la Junta", señalando que su marido durante el tiempo que estuvo trabajando en IFES ganaba entre 700 y 1.200 euros, y que el contrato que tenía era como auxiliar administrativo. Resaltó que su marido dejó de trabajar en IFES cuando ella entró en el Gobierno andaluz y que estuvo un tiempo parado, para posteriormente trabajar en la librería Beta, Díaz ha criticado que la diputada del PP-A no tenga "la valentía y la gallardía" de decir "hasta dónde quiere llegar porque sabe en dónde nos vamos a ver". Negó  que su marido haya ejercido labores de tutor en los cursos como aseguraba la parlamentaria del PP-A y ha dicho que su trabajo consistía en realizar "un apoyo administrativo" en dichos cursos. Junto a ello, ha deseado que "ojalá" el ejercicio de transparencia que ella está realizando, mostrando las nóminas de su marido, se hiciera en más ocasiones.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, elogió, en una entrevista en Telecinco, el "gesto de valentía, de responsabilidad y de rendir cuentas" que, en su opinión, ha hecho Susana Díaz al comparecer ante la comisión de investigación del Parlamento andaluz. Sánchez subrayó que en el caso de los cursos de formación y los ERE el PSOE "ha asumido en primera persona la responsabilidad política", y recalcó que los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán ya no tienen "ninguna responsabilidad" en el partido, como consecuencia de su imputación.

De interés

Artículos Relacionados