lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaChina enseña ética a sus profesores
Frente a acosos sexuales, imposición de conferencias, etc

China enseña ética a sus profesores

Redacción
Una serie de sucesivos escándalos de profesores universitarios en China (acosos sexuales, asistencia obligada a conferencias donde los estudiantes se duermen, etc) ha evidenciado la falta de ética que impera en el sector, aunque también la carencia de rigor en las inspecciones de las autoridades educativas. Así lo ha denunciado el Diario del Pueblo, órgano oficial del Partido Comunista Chino.

El Instituto de Bellas Artes de Sichuan prohibió ejercer al profesor Wang Xiaojian, después de que circularan fotos besando a la fuerza y acosando sexualmente a dos alumnas en un restaurante . La medida laboral impuesta a Wang se concreta apenas un día después que el Ministerio de Educación emitiera una directriz sobre la ética a seguir por los profesores universitarios, herramienta de control que persigue eleval el nivel ético y moral en los educadores.

La guía, que prohíbe a los profesores universitarios conductas de acoso sexual o involucrarse en relaciones impropias con los estudiantes, tiene por objeto disponer de mecanismos para ejemplarizar en caso de violación de las normas, atacando las conductas negativas después de que la educación superior china sufriera una serie de escándalos y creciera la preocupación pública sobre el buen manejo de este sector. El documento también detalla siete prohibiciones que tienen que observar los profesores universitarios, entre las que se incluyen abstenerse de tolerar y/o colaborar en situaciones de fraude y plagio.

Según el Diario del Pueblo, un personal docente corrupto y propenso a las bajas pasiones ejercerá una nefasta influencia en los estudiantes universitarios. Los maestros deben esforzarse por nutrir e impulsar a los estudiantes a alcanzar su potencial y mejorar el carácter. Los estudiantes que ingresan en la universidad, merecen una educación libre de corrupción y malas influencias. La conducta inmoral no sólo denigra los logros de una sociedad tradicionalmente respetuosa con los maestros, también conduce al estudiantado por mal camino.

La misma publicación señala que la disminución de los estándares éticos refleja las lagunas del sistema educativo chino, que se caracteriza por una escasez de inspecciones efectivas y la falta de aplicación de penas severas. Esto permite que sean los funcionarios locales los que decidan las medidas disciplinarias . Muchos de ellos dejan correr la corrupción y la mala conducta de los profesores. “ El gobierno debe garantizar la aplicación de la ley. China no carece de regulaciones. Es el relajamiento y la falta de aplicación sistemática de las directrices, lo que ha provocado estos vergonzosos incidentes”·.

El caso de Wang también evidenció la falta de confianza de los estudiantes sobre los mecanismos para proteger sus legítimos derechos ante cualquier intento de corrupción o acoso. Hay que enseñar a los estudiantes de que manera pueden hacer valer sus derechos ante conductas impropias, vengan de donde vengan. “Urge limpiar la escoria que intenta corromper y acosar a los estudiantes universitario chinos. Tenemos que estar orgullosos de tener un profesorado sano, responsable y ético y no un sector plagado de vergonzosos escándalos”, añade el Diario del Pueblo. 

Conferencias para dormirse

Por otra parte, una fotografía publicada recientemente por el China Youth Daily ha desencadenado un debate en los medios de comunicación chinos. La fotografía muestra al académico de 92 años Wu Liangyong pronunciar un discurso en el Gran Salón del Pueblo, que se prolongó más de media hora. Al final de la sala se podía ver en la imagen a muchos estudiantes durmiendo o dando cabezadas.

Al incidente se añade que, a pesar de sufrir problemas de salud, Wu usó un bastón y con la ayuda de un compañero subió a la tribuna e insistió en permanecer de pie mientras pronunciaba su discurso, por lo que el periodico señala que "no es de extrañar que muchos alumnos se sientan avergonzados por el penoso comportamiento de sus compañeros". Más tarde, China Youth Daily publicó el texto completo del discurso de Wu en su edición de internet, una excelente clase magistral para los jóvenes de hoy. Wu pasó días preparando el discurso que narraba su experiencia personal durante la II Guerra Mundial y después de la "Revolución Cultural" (1966-76).

Contrariamente a lo que algunos críticos han dicho, la publicación indica que los estudiantes chinos están muy interesados en las conferencias académicas. En muchas universidades, los estudiantes tienen que reservar las entradas para asistir a conferencias académicas con días de antelación. Cuando Li Ao, un influyente académico de Taiwán, pronunció un discurso en la Universidad de Pekín en 2005, el pasillo estaba lleno de estudiantes que no pudieron hacerse con una entrada. Escenas similares se han visto durante conferencias ofrecidas por otros académicos destacados.

Entonces, ¿por qué se quedaron los estudiantes dormidos durante la conferencia de Wu? Los informes muestran que un gran número de los 6.000 estudiantes presentes en la sala eran estudiantes de postgrados de varias universidades de Pekín, mientras que muchos otros llegaron de otras ciudades en autobuses, lo que sugiere que su "presencia" fue "coordinada" por sus autoridades. Otra noticia posterior del Beijing Youth Daily, que entrevistó a algunos de los estudiantes, confirmaba esta información.

Durante mucho tiempo, las universidades han "coordinado" la asistencia de sus estudiantes a conferencias, encuentros deportivos y actividades comerciales para asegurar su "éxito". Muchos de los estudiantes chinos han tenido la experiencia de "actuar como parte de una audiencia".

Según la misma publicación, “Los funcionarios que hacen este tipo de acuerdos ignoran el hecho de que podrían estar privando a los estudiantes realmente interesados de asistir a una conferencia, obligando a los indiferentes a hacerlo.Parte de la culpa de la vergonzosa imagen dada por los estudiantes en el Gran Salón del Pueblo es por lo tanto también de los funcionarios de las universidades que obligan a sus alumnos a asistir a conferencias como la de Wu”·. 

De interés

Artículos Relacionados