viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadChina intenta ser el centro tecnológico del mundo en 2025
Su plan Made in China 2025 pasa de la cantidad a la calidad

China intenta ser el centro tecnológico del mundo en 2025

Dung Tran
El último plan de desarrollo y modernización e integración industrial de China se llama "Made in China 2025". La nación más poblada del mundo intenta recuperar su pasado liderazgo mundial milenario, perdido con la Ilustración: ser líder en tecnología a escala internacional,por delante de potencias como Estados Unidos, Japón o Alemania. Intenta pasar de una era de cantidad a otra de calidad y eficiencia en la producción.El proyecto es uno de los soportes de sus planes de expansión geoestratégica.

Según precisó  el premier chino, Li Keqiang, con este esfuerzo van a cambiar la “marca China” desde la cantidad a la calidad:  “Vamos a implementar estrategia Made in China 2025, buscar el desarrollo impulsado por la innovación, la aplicación de tecnologías inteligentes, fortalecer fundaciones, buscar el desarrollo verde y redoblar nuestros esfuerzos para actualizar China como fabricante de la cantidad a uno de calidad.

China ya ha sido la fábrica del mundo en las tres últimas décadas . Sin embargo, la marca “Made in China”  ha adquirido connotaciones negativas para  los consumidores de todo el mundo, porque se asocia con productos de bajo costo y mala calidad. Los chinos conocen esta debilidad y están cambiando a través de proyectos, estrategias para fortalecerse en materia de industrialización y alta tecnología.

La Revolución Industrial 4.0 ha ayudado mucho al Gobierno chino a promover sus metas, así  en el año 2015 se ha implementado una gran estrategia que se llama “Made in China 2025”. Los principales sectores de este plan de acción están relacionados con la aplicación de tecnología a la industria, tales como tecnología de la información, robótica, aeronáutica y nuevos materiales.

 

Made in China 2025, es una estrategia que se desarrollará en tres fases: reducir las diferencias con otros países (2025), fortalecer la posición (2035) y liderar en innovación (2045). Con estos objetivos en mente, las autoridades del país aplicarán políticas favorables a la reestructuración de la industria tradicional manufacturera, con especial énfasis en innovación, propiedad intelectual y desarrollo sostenible, mientras promueven la fusión y reorganización de empresas.

 

Se pretende aumentar la calidad de la producción mediante la aplicación de nuevos estándares, automatización y tecnologías inteligentes, a la vez que se hace hincapié en la producción sostenible. De este modo, la intención es que la industrialización e informatización vayan de la mano desde un primer momento.

Pekín ha dicho abiertamente que quiere dejar atrás su fama como proveedor de zapatillas, ropa y juguetes baratos. Pasar de ser un país de mano de obra de bajo costo a uno de ingenieros.

Ese es el horizonte del plan "Made in China 2025" con el que Pekín quiere conquistar el mundo. El mismo plan que Donald Trump considera un "robo de tecnología" que atenta contra la seguridad nacional y la libre competencia y que ahora está en el centro de una potencial guerra arancelaria entre los dos países."Ellos han sido la fábrica del mundo y ahora quieren ser el centro tecnológico del mundo", dijo el secretario de comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, en BBC.

En conversación con BBC Mundo, Ning Wang, coautor del libro "Cómo China se Volvió Capitalista" e investigador senior del Instituto Ronald Coase, dice que "Made in China 2025" es "deseable y beneficioso para China y el resto de los países"."Como China es el mayor productor de doctores universitarios del mundo, tiene la obligación de ser más innovador". precisó Wang.

"Lo novedoso son las grandes cantidades de dinero destinadas a estos programas, en combinación con cambios más agresivos para presionar a las empresas extranjeras para que transfieran tecnología directa o indirectamente", le dice a BBC Mundo Douglas Fuller, experto en políticas tecnológicas chinas y profesor de la Universidad de Zhejiang.

La transferencia tecnológica ocurre por vías muy distintas. Por ejemplo, la obligación que tienen las compañías extranjeras de asociarse con empresas locales para entrar al mercado chino. Informó BBC. "China está tomando el enfoque de "el que gana se lleva todo", sin ofrecer suficientes incentivos a los demás gobiernos para cooperar", agrega Fuller. "Los centros de innovación seguirán preocupados por las acciones e intenciones de China".

"El gobierno chino ofrece enormes subsidios que distorsionan el mercado y refuerzan políticas de exclusión, y presiona a las empresas extranjeras a transferir su tecnología a China", dice Ross en conversación con BBC Mundo. Eso les permite "crear campeones nacionales y forzar eficazmente latransferencia tecnológica", agrega. En concreto, la estrategia "Hecho en China" se ha planteado controlar el 70% del mercado doméstico en sectores estratégicos para el año 2025.

De interés

Artículos Relacionados