domingo,22 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsChina, lugar donde la vejez se convertirá en negocio

China, lugar donde la vejez se convertirá en negocio

Economía sin dirigir
China es un país de actualidad, curiosamente una actualidad dura en el tiempo, todo un contrasentido. Ahora mismo es noticia por cuestiones económicas que asustan a los mercados internacionales. Noticias como la devaluación de la moneda, una bolsa temerosa, que ha sufrido varios descalabros, y además por primera vez en 60 años, se ve con una tasa de crecimiento inferior al 7%....

Esto ha hecho pensar a los inversores cortoplacistas que en China no se encuentra el futuro de la inversión, aunque  se equivocan. Existe una infinidad de sectores con un alto índice de rentabilidad  en un futuro no muy lejano; uno de ellos, la geriatra.

 

La geriatría es una de las mejores posibilidades de inversión, un sector apenas desarrollado en China y con un valor en bruto inmenso. Entonces, ¿qué datos objetivos se presentan para desarrollar este sector? ¿Y qué posibilidades potenciales posee?

Según el censo oficial de 2015, China presenta aproximadamente 1.369 millones de habitantes, casi 3 veces  la población de toda Europa, con un crecimiento  en 5 años de casi 40 millones de personas, tanto como la población española.

Si nos fijamos en la población de china en 2015, la franja de edad situada entre los 45 años hasta los 69 años, supone aproximadamente un 55% de la población, unos 600 millones de personas, si hacemos una proyección a 15 años, toda esta población se encontrará entre los 60 y 74 años, siendo este un grupo de personas que requerirá servicios de ayuda geriátrica.

También hay otros datos que pueden apoyar esta hipótesis, la esperanza de vida y la renta per cápita, lo primero nos asegura que habrá un grupo poblacional lo suficientemente amplio para este tipo de inversiones, y la segunda nos dará la certeza de que podrán pagar los servicios.

 

En los últimos 24 años la esperanza de vida ha aumentado en 15 años, llegando a situarse en una media  80 años, mientras que la renta per cápita, se ha multiplicado por 10, alcanzado la friolera de 20.000 dólares anuales. Estas dos variables resultan cuanto menos reveladoras y favorables para esta inversión.

Otro dato revelador, es el gasto público en sanidad.

Si realizáramos una comparación del gasto público Chino con respecto a España, no por su tamaño si no por el porcentaje del PIB invertido en sanidad, observamos lo siguiente.

 

Vemos que a pesar de haber aumentado la renta exponencialmente, y con ello los ingresos del estado vía impuestos, el gasto público en salud no se equipara al de los países desarrollados,  y no tiene tendencia a ello, ya que estos últimos años se ha ido reduciendo en pequeñas cuantías,  mientras que en países como España, se ha intentado mantener estable tal y como muestra el grafico.

Estas previsibles necesidades no cubiertas por el estado, para la tercera edad, pueden ser cubiertas fácilmente, mediante una inversión privada en geriatría.

Hay varios puntos que el inversor podría preguntarse, ¿No es un país muy grande, acaso con ello no tendría que invertir en demasiados lugares? ¿Sus razones culturales no serán un freno?

Sobre la extensión del país, no cabe duda, es un país con una amplia extensión, sin embargo, hay focalizar la inversión donde se concentran la gran mayoría de esas personas con ese poder adquisitivo.

Según la línea Heihe-Tengchong, línea que divide el país en dos partes  desde la ciudad de Heihe hasta el condado de Tengchong, en diagonal a través de China, nos dice que actualmente en la zona este de china se concentra el 95% de la población.

Es más  si tenemos en cuenta solamente las 15 principales ciudades de China, se puede observar lo siguiente,

Concentrándonos  en las grandes ciudades, tendríamos unos 200 millones de habitantes y en sus regiones administrativas unos 300 millones, si de estos aplicamos la proporcionalidad respecto a la pirámide poblacional, casi tendríamos en ellas un 40% de la población que en 15 años estaría en tercera edad, siendo a su vez estas las ciudades con mayor renta per cápita del país.

La respuesta de las razones culturales es bastante simple. China ha evolucionado, como en el resto de países donde la mujer  ha pasado a incorporarse al mercado laboral.

Hasta hace bien poco tiempo la mujer representaba la piedra angular de la familia, con un rol de cuidado de hijos y ancianos.

Con la industrialización, y las consiguientes jornadas laborales, este papel ha dejado de ser desempeñado por la mujer, necesitándose un sector servicios que lo supla.

Por otro lado esta industrialización e incorporación de la mujer al mercado laboral, ha aumentado su poder adquisitivo, pudiéndose permitir este servicio. Las familias chinas, en especial sus mujeres, poco a poco están adquiriendo un rol más parecido al de los países más desarrollados.

Presentando estos datos, se podría vaticinar con un alto índice de certeza, que será la inversión en el sector de la tercera edad una de las líneas de futuro en China y que no tardaremos en ver como las empresas se posicionan en este sector.

 

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados