lunes,25 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaCientíficos de la UGR construyen por primera vez un cerebelo artificial
En robots, mejora su interacción con humanos

Científicos de la UGR construyen por primera vez un cerebelo artificial

ibercampus.info
Investigadores del Departamento de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Granada han dado un importante paso en el ámbito de la robótica: la construcción de un cerebelo artificial. Su trabajo ha logrado diseñar microchips que incorporan un sistema neuronal completo, emulando estructuras cerebelares del sistema nervioso humano, que aplicado a un robot, lo dotaría de capacidad para manipular e interactuar con otros objetos y personas. En otras palabras: a través de un cerebelo artificial, los androides podrían interaccionar con personas u objetos de una forma mucho más natural y efectiva que en la actualidad.

El cerebelo es la región del sistema nervioso que se encarga de coordinar los receptores sensitivos y del aparato locomotor, es decir, es el responsable de ciertas funciones cognitivas como la atención y el procesamiento del lenguaje, la música y la abstracción de otros estímulos sensoriales (como secuencias temporales). De ahí la enorme importancia de la investigación realizada en la UGR, que ha sido coordinada por el profesor Eduardo Ros Vidal.

“Aunque los robots son cada vez más importantes en nuestra sociedad y cuentan con una tecnología más avanzada, aún no son capaces de realizar tareas similares a las de un mamífero sencillo. El aprendizaje continuo en tiempo real sigue constituyendo un problema”, apunta el profesor de la UGR. Además, la construcción de cerebelos artificiales podría arrojar luz en un futuro no muy lejano sobre enfermedades cognitivas como el Parkinson o el Alzheimer.

Robots muy humanos

El proyecto para esta peculiar implantación de ‘cerebros humanos’ se llama SENSOPAC, y es la continuación de otro anterior, denominado SpikeFORCE (www.spike.org), en el que físicos, expertos en neurociencia e ingenieros electrónicos han trabajado desde el año 2002 para conseguir que los robots tengan habilidades de movimiento similares a las de los animales, y además puedan  percibir un gran número de señales de sensores y motoras para extraer nociones cognitivas.      

Ros Vidal destaca que SENSOPAC –proyecto en el que también participan Sony y DLR (Agencia Aeroespacial Alemana), además de varias universidades como la de Edimburgo, Erasmus, Pavia, Lund, Cambridge- pretende ser el impulso definitivo que la tecnología necesita para generalizar el empleo de robots en nuestra vida diaria. A pesar de que llevamos años hablando de humanoides, todavía no los vemos por la calle, ni hacemos un uso real de las infinitas posibilidades que nos ofrecen”, dice Ros. Se trata, por tanto, de dotar a los androides de sistemas de control y movimiento bioinspirados, similares a los que emplean los humanos.   

El investigador de la UGR apunta que el siguiente paso de este trabajo será crear una piel artificial para los robots, que les confiera un aspecto más humano e incorpore un sistema de sensitivo de información como el nuestro. Este tipo de sensor avanzado se está desarrollando en la Agencia Aerospacial Alemana, aunque los distintos grupos de investigación participantes colaboran para diseñar estrategias de procesamiento adecuadas para este dispositivo.    

Parte de los resultados obtenidos en esta investigación han sido publicados en las más prestigiosas revistas internacionales, como ‘Neural Computation’ (2006) e ‘IEEE Transactions on Neural Networks’.

 

 

De interés

Artículos Relacionados