viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCientíficos se hacen activistas ante el 2° informe del IPCC, a publicar...
Dice que todas las regiones del Planeta tendrán efectos adversos si siguen las emisiones de CO2

Científicos se hacen activistas ante el 2° informe del IPCC, a publicar este día 28 de febrero y ya filtrado como escudo

Varios científicos han decidido abandonar sus prometedoras carreras profesionales para dedicar su tiempo a la lucha contra la crisis climática. Estas dimisiones se producen días antes de la publicación del segundo informe del IPCC el día 28 de febrero, que mostrará los impactos, adaptaciones y vulnerabilidad de los países frente al cambio climático y se enmarcan dentro de la campaña de Rebelión Científica que movilizará a más de 1000 científicos en más de 20 países haciendo desobediencia civil a principios de abril.

Extinction Rebellion ha filtrado un nuevo capítulo del informe del IPCC, cuyas 98 páginas pueden leerse aquí. Esta segunda filtración alerta que el modelo económico actual es incompatible con los límites biofísicos del planeta. Ocurre apenas dos semanas después de la anterior. Trata ahora del capítulo 1 del Sexto informe del Grupo III, encargado de las propuestas de mitigación y adaptació. La anterior filtración, de 37 páginas y ocurrida en agosto pasado, consistía en el resumen para políticos, que recogía las principales conclusiones del informe completo, previsto para publicarse en marzo de 2022.

El texto filtrado advierte sobre el aumento de los efectos del cambio climático, que se incrementarán en todas las regiones del planeta y, sobre el potencial calentamiento de la Tierra de hasta 4,4 ºC en la segunda mitad del siglo si se mantienen los niveles de emisiones de CO2 actuales. El informe refleja que el modelo económico actual es incompatible con los límites biofísicos del planeta y afirma que la estabilización del clima depende de reducciones drásticas, rápidas y sostenidas de los gases de efecto invernadero, y de reducir las emisiones de CO2 cero neto.

El IPCC es un organismo dependiente de la ONU donde cientos de personas expertas analizan más de 14.000 trabajos científicos sobre crisis climática para elaborar informes que resuman el estado del clima y la biosfera, y las posibles estrategias de mitigación y adaptación.

Estas filtraciones, que llegan un mes después de la filtración del informe del Grupo II, dan cuenta de la preocupación de personas pertenecientes al IPCC por la inacción política, según el Movimiento. También se interpretan como un escudo frente a posibles influencias externas en las versiones finales de estos informes.

El primer caso de científicos convertidos en activistas es el de Mauricio Misquero, doctor en física y matemáticas e investigador aeroespacial (Marie Slodowska-Curie Early Stage Researcher) en un proyecto enmarcado en el programa europeo Horizonte 2020. Misquero decidió abandonar su trabajo “porque el sector aeroespacial es responsable de enormes emisiones de gases de efecto invernadero y continúa creciendo”. “Porque cuando hay un incendio en tu casa, no puedes entretenerte con cohetes de juguete, y porque esto al final solo beneficiará a los más privilegiados”, zanja. Ahora dedicará su tiempo a las charlas para aumentar la concienciación y la movilización climática entre la sociedad.

Para Elena González, doctora en astrofísica, e integrante del movimiento social contra la crisis climática Scientist Rebellion , se ha tratado de una decisión “muy difícil” ya que “ser astrónoma es el sueño de mi vida, pero me he dado cuenta de que posiblemente el trabajo que estoy haciendo no sobreviva a las próximas décadas, pues el colapso climático es el fin de gran parte de la vida como la conocemos”.

El último informe del IPCC filtrado por los movimientos Scientist Rebellion y Extinction Rebellion España (https://www.lavanguardia.com/natural/20210907/7703952/panel-intergubernamental-expertos-sobre-cambio-climatico-verdad-mas-molesta.html) –a los que ella pertenece-, advierte sobre el aumento de los efectos del cambio climático, que se incrementarán en todas las regiones del planeta y, sobre el potencial calentamiento de la Tierra de hasta 4,4 ºC en la segunda mitad del siglo si se mantienen los niveles de emisiones de CO2 actuales. El informe refleja que el modelo económico actual es incompatible con los límites biofísicos del planeta y afirma que la estabilización del clima depende de reducciones drásticas, rápidas y sostenidas de los gases de efecto invernadero, y de reducir las emisiones de CO2 cero neto

Si nos creemos la urgencia hay que actuar como tal, no es suficiente con publicar artículos científicos, hay que pasar a la acción”, afirma por su parte Víctor de Santos, ambientólogo de formación. De Santos trabajaba en el sector renovable, facilitando el despliegue de estas fuentes de energía limpia, hasta el pasado 18 de febrero, cuando tomó la decisión de dejar su empleo argumentando que “poner placas solares no es suficiente para evitar lo peor de la crisis climática”, sino que “necesitamos un cambio estructural del sistema y reducir nuestros niveles de consumo”.

Estas dimisiones se enmarcan dentro de la “rebelión científica”, una campaña que alienta a otros científicos y académicos a sumarse a las acciones de desobediencia civil masivas y noviolentas previstas para el próximo mes de abril, en vista de que los artículos científicos que se han publicado insistentemente a lo largo de las últimas décadas no han sido suficientes para cambiar el rumbo de esta crisis. La solución pasa por la desobediencia civil.

Extinction Rebellion es un movimiento contra la emergencia climática apartidista y descentralizado, con presencia en 72 países diferentes y formado por un total de 1140 grupos locales. Nace con tres demandas -que se diga la verdad sobre lo urgente de la Crisis Climática, reducir las emisiones drásticamente y que se pongan en marcha Asambleas Ciudadanas para desbloquear la toma de decisiones- y un método: la desobediencia civil. Además, el grupo estatal de XR Spain ha incorporado una demanda 0 que debe inspirar a las otras tres: la Justicia Climática, entendiendo que los gobiernos deben priorizar las necesidades de los colectivos en situación de vulnerabilidad y opresión.

De interés

Artículos Relacionados