sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCiudadanos, dispuesto a mediar para un gobierno estable
Prensa y empresarios dudan de la capacidad de Rajoy

Ciudadanos, dispuesto a mediar para un gobierno estable

Redacción
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que acude hoy a las audiencias del Rey, dice tener "todas las fuerzas" para presentar su candidatura a ser investido de nuevo jefe del Ejecutivo y pone un plazo de quince días para resolver el asunto, tras avanzar su rechazo a llegar a derogar la reforma laboral o la educativa y sanitaria como pide el PSOE. Pero Ciudadanos se muestra dispuesto a mediar para un gobierno estable, aunque Prensa y empresarios dudan del acuerdo entre los grandes

Rajoy hizo hincapié en que trasladaría este viernes al Rey su "firme voluntad"·de que le dé la confianza para intentar formar gobierno porque le avalan los resultados de las elecciones, y el objetivo de buscar "un gobierno de amplio acuerdoRajoy invitó al líder del PSOE, Pedro Sánchez, a "relajarse", en vez de criticarle, al tiempo que le pidió que tenga altura de miras. Previamente, Sánchez había apuntado que "lo que no puede ocurrir es que Mariano Rajoy renuncie a presentar su investidura en el Congreso", y que si eso ocurriera, "mejor que se vaya a casa".  

Rajoy insistió en que los españoles han dicho a los partidos que se entiendan y señaló que esta es una magnífica oportunidad para lograr algo sensato como lo que él propone, un acuerdo "que pueda admitir muchas formas" entre PP, PSOE y Ciudadanos. Rajoy apuntó que, con este pacto, se podrían hacer reformas para muchos años y se daría un buen mensaje tanto para fuera de España como para los propios ciudadanos españoles.

Previamente, por boca de su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, el PP negó los rumores de que Rajoy estaba sopesando la posibilidad de renunciar a su investidura ante la certeza de que no cuenta con los votos suficientes en el Congreso. También criticó al líder del PSOE, Pedro Sánchez, por estar intentando ser presidente "a través de la carambola, el cambalache o mediante la intriga de la concesión de favores". El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, recalcó que Rajoy defenderá su investidura en el Congreso "cuando toque", porque intentar formar un Ejecutivo es "la obligación, el derecho y la legitimidad" del líder del partido más votado. También el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, dijo no haber escuchado "en ningún momento en el PP" que se esté planteando la conveniencia de que Rajoy no se someta al debate de la investidura.

El PNV supedita un hipotético apoyo al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para formar Gobierno, a que defienda sin dudas el Concierto Económico, abra la puerta a un nuevo estatus político en Euskadi basado en "el derecho a decidir" y establezca una relación bilateral Euskadi-España. El diputado nacionalista Joseba Agirretxea apuntó que estas "condiciones" de su partido son "conocidas por todos", al tiempo que dijo que las negociaciones con los socialistas no han comenzado porque Sánchez está "a la espera" de ver si el presidente en funciones, Mariano Rajoy, intenta repetir en el cargo. Agirretexea dijo que su formación no respaldará a Rajoy "por una larga lista de razones".

Ciudadanos, dispuesto a mediar

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo ayer al Rey que los escaños de su partido están dispuestos para "desencallar" la actual situación de "guerra fría" entre el PP y el PSOE, de forma que pueda echar a andar la legislatura y sea posible la investidura de un presidente del Gobierno. En una rueda de prensa en el Congreso tras entrevistarse con el Rey en el Palacio de la Zarzuela, explicó que si el PP o el PSOE están dispuestos a asumir que "han perdido fuelle" y uno de los dos se abstiene para que pueda gobernar el otro, entonces Ciudadanos se podría abstener también.

Rivera, dispuesto así a pasar de cuarto en escaños al núcleo del acuerdo ente los cuatro líderes que aparecen en la foto, reiteró que cualquier acuerdo en el que esté su partido debe respetar en todo caso los "pilares" de la democracia española, principios irrenunciables, que son la vigencia de la Constitución, la igualdad de los españoles, la economía de mercado, el estado del bienestar y la pertenencia a la UE. Rivera lamentó que ni el PP ni el PSOE han dado muestras de dar este paso y les ve más preocupados por su propia agenda que por la del país, que ha votado "cambio y diálogo", según dijo.

En otro momento Albert Rivera recordó que su partido está abierto a emprender una reforma de la Constitución siempre y cuando sea un debate "serio" que involucre también al PP, y tomando como base el informe del Consejo de Estado.

Presiones económicas y europeas

Entretanto, el presidente del BBVA, Francisco González, afirmó ayer que "es el momento de la alta política" y pidió desde Davos, donde se celebra el Foro Económico Mundial, que el nuevo Gobierno sea "estable y realista" y que "no piense en utopías". "España necesita un Gobierno que sea estable, que no piense en utopías, que luego crean mucha frustración, que sea realista y que continúe con lo último que se ha hecho en los últimos tres, cuatro años, al menos desde el punto de vista económico, que ha sido positivo", dijo.

Por su parte, la consejera delegada de Bakinter, María Dolores Dancausa, también reclamó ayer a los partidos que lleguen a acuerdos para formar Gobierno "sin dilación", "con transparencia, y pensando en los intereses generales de España y no en sus intereses particulares".

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, insistió en Davos en que el nuevo Ejecutivo español "no se salvará de los ajustes". "Seguirán sobre la mesa gobierne quien gobierne en España", asegura en una entrevista a EL ECONOMISTA.

También en Davos, el Nobel de Economía Joseph Stiglitz se refirió a España y dijo que con la política de austeridad "se han roto familias enteras". "Lo que se le ha hecho a los españoles es un desastre", enfatizó. En su opinión, la alternativa a austeridad en Europa "debió ser la ayuda".

En el mismo Foro el primer ministro francés, Manuel Valls, abogó por la unidad en Europa. "Si los europeos no se muestran unidos frente al terrorismo y el problema de los refugiados la UE puede desaparecer dentro de poco tiempo", dijo. Para el primer ministro griego, Alexis Tsipras, la carga de los refugiados debe ser compartida entre todos los países de la Unión. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, destacó la necesidad de un "plan Marshall" para ayudar a resolver la crisis de refugiados, invirtiendo el dinero en construir las regiones donde huyen los refugiados para evitar el flujo continuo al continente. 

Editoriales de la prensa

Rajoy no puede, Sánchez no debe (EL PAÍS): "La investidura del próximo presidente del Gobierno permanece en la confusión". "Por encima del ruido y las especulaciones absurdas, sobresale la certeza de que hay dos agendas en juego: la que gira en torno al PP y la que podría organizarse en torno al PSOE, ambas con pretensiones cuyos protagonistas no han tenido a bien explicar". Rajoy "lanzó la propuesta de constituir una gran coalición a base de reunir bajo un mismo manto a PP, PSOE y Ciudadanos" para llevar a cabo "las reformas necesarias". "Es, en cualquier caso, un proyecto imposible e indeseable". "Resulta sorprendente la pasividad de Rajoy". Su "quietud irritante" puede significar "un intento de retrasar la apertura de la operación sucesoria en su partido o la íntima confianza de que nadie podrá ser jefe del Ejecutivo con la actual composición de la Cámara", y que, por tanto, habrá que repetir las elecciones. Hemos llegado al final de un ciclo, y Rajoy "no tiene ya nada que ofrecer a este país como no sea su retiro". "Es preciso que diga de una vez si aspira a ser jefe del Gobierno o, si no puede conseguirlo por falta de apoyos, que dé paso a otra persona para que lo intente". Mientras, Pedro Sánchez "está decidido a trabajarse una alternativa y es obvio que tiene derecho a ello. Pero los pobres resultados que obtuvo en las urnas le obligan a una combinación muy heterogénea y, por lo que se ha filtrado hasta ahora, claramente inconveniente para los intereses generales". La hipótesis más mencionada es una "estrambótica amalgama" de partidos que permitirían la investidura, pero no gobernar. "Sánchez no puede en ningún caso pretender gobernar en solitario con solo 90 diputados (…) y menos aún si para ello necesita el apoyo explícito o implícito de quienes centran sus objetivos en separar a Cataluña de España. Si lo hiciera correría un riesgo elevadísimo de convertirse desde el primer día en rehén de causas que van contra el interés de los ciudadanos y la voluntad probable de una gran mayoría de electores socialistas"."Mientras se mercadean los votos para la investidura, unos y otros se olvidan de explicar para qué quieren gobernar, cuáles son sus políticas sociales en estos momentos de crisis y cómo quieren financiarlas. En definitiva, qué proyecto de país tienen". En eso han de concentrarse los líderes si realmente quieren estar a la altura de lo que los tiempos y los ciudadanos demandan". "A comenzar por la reforma de la Constitución", que "debe procurar incluir a todo el arco parlamentario y que es imposible imaginar sin el concurso del PP. Cosa que parece olvidar Pedro Sánchez en su ingenuo intento de convertirse en líder nacional".

Sólo Rajoy puede alcanzar un gran pacto (LA RAZÓN): Sólo Rajoy puede articular una propuesta en base a "la estabilidad del país, tanto en la senda del crecimiento económico como en la defensa de la Constitución y las instituciones democráticas, en un momento de plena ofensiva independentista". Rajoy se ha situado en la "centralidad del país y la moderación, algo de lo que ha carecido Pedro Sánchez", que nunca ha creído en un gran acuerdo. La propuesta de "gran coalición" de Rajoy, "con un programa claro y aplicable, supondría un verdadero cambio en la dinámica política española, pero es arriesgada para aquellos que entienden su ejercicio a corto plazo. Es lo que España necesita en estos momentos. Es posible que Rajoy no encuentre apoyos, pero será muy difícil rebatir esta opción con argumentos serios.- Es la hora de políticos con altura de miras. Es la hora de Rajoy".

El PSOE ya conoce la factura del PNV (ABC): "El PSOE ya sabe a qué atenerse si llega a un acuerdo con el Partido Nacionalista Vasco para que apoye la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno". Urkullu ve la ocasión para que el PSOE asuma tres condiciones: "el reconocimiento del derecho a decidir, o sea, el derecho a la autodeterminación; el establecimiento de una relación bilateral entre el Estado y el País Vasco, sin ninguna regla de subordinación; y el respeto absoluto al Concierto Económico". "Ahora son los socialistas los que deben decidir si están o no dispuestos a pagar este precio para que Pedro Sánchez ocupe La Moncloa". Las propuestas del PNV "son un problema para Sánchez, porque chocan con aquellas líneas rojas que fijó en diciembre su Comité Federal, pero son también un examen de autenticidad para los barones socialistas". Este pacto es "una amenaza directa al propio PSOE, cuya mengua parlamentaria y política se debe precisamente a sus desestimientos ideológicos ante el nacionalismo y la ultraizquierda". 

La obcecación de Sánchez da nuevas alas al nacionalismo (LA RAZÓN): "Una de las más predecibles consecuencias de la proclamada voluntad del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de conseguir la presidencia del Gobierno por medio de un pacto con fuerzas políticas a las que no les une otro interés común que expulsar, de cualquier ámbito de poder institucional al Partido Popular (…) es que abre la vía a las pretensiones de los nacionalistas". "Se trata de un respaldo envenenado que extremará las divisiones internas que vive el PSOE (…) y que, a la postre, intensificará el declive que viene padeciendo la solcialdemocracia española elección tras elección". "Sin duda, Pedro Sánchez juega con la hipótesis, por otro lado plausible, de que los nacionalistas le otorgarán sus votos sin condiciones una vez puestos en la disyuntiva de dejar que Mariano Rajoy repita gobierno o ir a nuevas elecciones". Pero confiar en esta situación, "no corrige el grave problema ulterior: presidir un Gobierno en clara minoría y sin aliados fiables". "En definitiva, Pedro Sánchez parece abocado a un error del que le advierten fuera y dentro de su partido y que, y ahí está lo más grave, no es lo que conviene a los intereses generales de los españoles".

De interés

Artículos Relacionados