miércoles,17 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaConsumidoresConsumidores advierten del riesgo de una regulación inadecuada de las comisiones de...
Podrían aumentar los costes

Consumidores advierten del riesgo de una regulación inadecuada de las comisiones de las tarjetas

Zineb Erraji Souhail / erraji.souhail.zineb@gmail.com
La asociación de consumidores de bancos, cajas y seguros Adicae ha advertido del riesgo que puede suponer para el consumidor la decisión adoptada por el Gobierno de limitar las comisiones que se cobran a los comercios por el uso de tarjetas.

EL Consejo de Ministros España anunció el pasado viernes la puesta en marcha el Plan de Medidas para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia  en el que incluye entre su medidas la bajada sustancial de las comisiones que cobran las operadoras por el pago en los comercios. De este modo España se adelanta al reglamento Europeo todavía no aprobado que establece un techo del 0,3% para las operaciones con tarjeta de crédito y del 0,2% para las de débito, favoreciendo al comercio y olvidandose de los conumidores. Con la nueva medida que limita las tasas de intercambio España se adelanta a un proyecto de Reglamento de la Comisión Europea que fijaba el plazo para su aprobación definitiva abril de 2015.

Para la asociación de consumidores ADICAE la regulación de las operaciones con tarjetas anunciada ayer constituye una medida atrevida favorable para el comercio pero que una vez más deja a los consumidores totalmente desprotegidos.

Si bien aún no se ha indicado cuál será el mecanismo mediante el que se aprobará la medida en España (Ley, Decreto o Decreto-Ley), ADICAE considera imprescindible que el texto final incorpore medidas de salvaguarda para los consumidores.

Según ADICAE la medida no limitará los costes que asumen en los pagos con tarjeta a los consumidores, ya que en la práctica las tasas de intercambio sólo regulan los costes que las entidades financieras se aplican entre sí en cada operación de pago, y genera el riesgo de que la bajada de esas tasas se repercuta a los consumidores sin que exista garantía alguna de que los precios de los bienes y servicios que ofrece el comercio se reduzcan, tal y como ya sucedió en España en el período 2005-2010 y refleja el estudio elaborado por la asociación de consumidores española hace un año. 

Esta experiencia puso de manifiesto que la medida no sólo no beneficiaba a los consumidores (que no experimentaron ninguna reducción de precios por parte del comercio), sino que por el contrario sufrieron un incremento de las comisiones aplicadas por la banca a la tenencia y uso de tarjetas a modo de estrategia para compensar la reducción de ingresos que el sector afrontó con la reducción de los costes que aplicaba a los comerciantes.

De esta forma la reducción (cuyo espíritu era el de reducir costes a los comerciantes para que pudieran trasladar los ahorros a los consumidores a través de precios más bajos) tuvo los efectos opuestos sobre los consumidores, que vieron aumentar más de un 50% el coste de sus tarjetas sin que el comercio haya trasladado ahorro alguno a los consumidores (durante este período los precios subieron hasta un 25% más que en la zona euro). 

Aquella bajada equivalió al 1,22% de las ventas del comercio español, cuyos precios subieron en cambio un 25% más que en la Eurozona, mientras que los precios de los servicios financieros subieron en España un 27%, casi cinco veces más que en toda la Eurozona, donde apenas se encarecieron desde el 2005 un 5,8%.

ADICAE considera esta norma incompleta y parcial, puesto que se limita a regular sólo una parte de la operativa con tarjetas (el coste que los bancos se aplican entre sí) pretendiendo así reducir las tasas de descuento (el coste que el banco aplica al comerciante por cada cobro que realiza mediante tarjeta), pero sin establecer mecanismos ni medida alguna en beneficio de los consumidores.

En este sentido, ADICAE reitera su propuesta de regulación de las comisiones bancarias, ámbito carente de normativa clara y eficaz y fuente de abusos continuados y crecientes, que desde 2008 la Asociación ha planteado y que siempre ha encontrado el alegato de la “libertad de precios”, que ahora se obvia de manera parcial, como argumento de contrario.

De interés

Artículos Relacionados