jueves,19 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEmpresas y RSCConsumidores contra el saneamiento de Eroski
Rechazan las quitas del 30% a los afectados

Consumidores contra el saneamiento de Eroski

Redacción
La asociación de consumidores ADICAE ha pedido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que no autorice el folleto de emisión de bonos y canje que plantea Eroski, apoyado por las entidades financieras acreedoras (en especial BBVA), si el mismo mantiene quitas del 30% para los afectados y conlleva la entrega de bonos a 12 años, carentes de liquidez y catalogables como de alto riesgo.

Eroski, del Grupo Cooperativo Mondragón, comunicó ayer a los 30.000 inversores particulares que suscribieron sus títulos de deuda perpetua por un importe de 660 millones un canje basado en una quita del 30%, un 15% en efectivo y el 55% restante en bonos subordinados de Eroski a 12 años. La oferta será formal una vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe el proceso de refinanciación.

La CNMV suspendió ayer la cotización de los bonos hasta analizar la propuesta pactada con las entidades financieras. Según Eroski, los titulares de sus subordinadas podrán acogerse de forma voluntaria a este canje, que plantea como una "solución universal" para todos los afectados, con independencia de en qué entidad bancaria compraron los títulos. La asociación de afectados por las aportaciones financieras Kaltetuak rechazó cualquier solución que implicara quitas sobre la inversión inicial y recomendó la "vía judicial individual" para recuperar el dinero.

 

La suspensión de cotización de las “preferentes” de la cooperativa vasca se produce a 4 días del juicio en el que el Juzgado Mercantil 1 de Bilbao resolverá sobre la demanda colectiva presentada por ADICAE contra Eroski y BBVA.

Eroski prevé plantear el mismo canje para dos emisiones distintas en su fecha de emisión y condiciones (las emisiones de 2004 y de 2007), algo que no sólo genera una situación injusta sino que vulnera principios básicos en el tratamiento de los ahorradores.

Para ADICAE el canje no sólo no supone solución definitiva al problema de los afectados, que a través de los bonos subordinados a 12 años de Eroski seguirán expuestos a los riesgos derivados de la situación que atraviesa la empresa del Grupo Mondragón, sino que conlleva unas pérdidas inaceptables y un nuevo “corralito” de la mayor parte de sus ahorros.

ADICAE entiende fundamentales los contactos con las entidades que comercializaron las participaciones de Eroski con objeto de obtener garantías adicionales y de liquidez que palíen el riesgo de los bonos que se ofrecen para que lo asuman las entidades financieras implicadas en la comercialización fraudulenta de las “preferentes vascas”. En estas condiciones,  la mayoría de los afectados estarían dispuestos a renunciar a alguna parte razonable de los intereses devengados, cuestión que por otro lado han apreciado los tribunales y el mal llamado “arbitraje” llevado a cabo en las entidades nacionalizadas.

En el marco de un diálogo efectivo para solucionar los graves problemas de todos los afectados ADICAE estaría dispuesta a solicitar en el juzgado la suspensión temporal del procedimiento o eventualmente su retirada si se llegara a firmar ante notario un acuerdo razonable y favorable al conjunto de familias atrapadas en este producto.

Apoyo del Gobierno vasco a las cooperativas

El Gobierno vasco que preside Íñigo Urkullu ha negociado los últimos mos con la gran banca un acuerdo urgente orientado a la amortización anticipada de las ‘preferentes’ emitidas por Fagor y Eroski, que tenían en el mercado un total de 845 millones de euros en títulos de deuda subordinada distribuidos entre 40.000 particulares.

Al igual que las preferentes de la banca, las participaciones subordinadas de las dos entidades cooperativas han ido languideciendo en su cotización dentro del mercado secundario, hasta el punto de que el nominal se paga en estos momentos por debajo del 40% de su precio de salida. La crisis de Fagor ha venido a dar la puntilla a este tipo de deuda y el Gobierno vasco considera que la mayor carga de la prueba reside en los bancos que comercializaron en el mercado retail un producto claramente concebido para grandes operadores institucionales.

El problema es similar al suscitado en el supuesto de las cajas de ahorros nacionalizadas, aunque ahora no se ha hay ningún tipo de arbitraje que amortigüe el malestar social. Según analistas del mercado, Eroski y Fagor son empresas no financieras que, como Telefónica, Repsol, Endesa o Gas Natural, deberían buscar una alternativa privada para dar una solución a sus clientes y evitar el deterioro reputacional de unas marcas claramente orientadas a un mercado de consumo masivo.


De interés

Artículos Relacionados