sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión¿Crecer con más desgobierno?

¿Crecer con más desgobierno?

Futurolandia
Un Gobierno en funciones durante ya casi un año y un horizonte de debilidad en su gestión futura, son fuentes de incertidumbre sobre la política económica que nos espera y un estímulo para aplazar nuevos proyectos y limitar gastos de consumo o inversión. Con sorpresa, los analistas observan cómo la economía española mantiene ritmos elevados de crecimiento (aunque con tendencia a desacelerarse) a pesar de riesgos externos e incertidumbres políticas internas.

En un post anterior ( "La incertidumbre afecta al crecimiento económico" 25/7/16) insistía en la idea de que la incertidumbre es el estado natural en el que tenemos que movernos para la toma de decisiones en política, economía o en los distintos campos de la sociedad. Pero la incertidumbre cambia constantemente en intensidad y composición. Los vaivenes bursátiles, los atentados terroristas, los conflictos geopolíticos internacionales o la inestabilidad de algunos gobiernos, modulan las oscilaciones de esa incertidumbre que permanentemente nos rodea y nos condiciona en nuestras decisiones.

Adelantaba, entonces, algunos intentos interesantes de medición, a escala internacional, de esa incertidumbre (Baker et al. 2015 y Moore, 2016), así como su relación con los periodos per-electorales y las "sorpresas" en términos de cambio de políticas económicas precedentes.

Aunque parece razonable admitir que el grado de incertidumbre político-económica en nuestro país es elevada, ¿por qué la economía crece tanto aunque no haya gobierno? , se pregunta Federico Steinberg, analista del Real Instituto Encano. Why is Spain's economy expanding so robustly without a gobernment?, plantea The Wall Street Journal.

Algunos pueden pensar que las economías crecen "a pesar de" los gobiernos y sus posibles errores en las políticas económicas aplicadas, por lo que su relativa debilidad  o inactividad no es relevante en los resultados.

Otros, apuntan que los efectos se notarán más tarde, al retrasarse reformas claves (educación, I+D+i, …) pero que a corto plazo, la clave estaría en que incluso se ha reducido la incertidumbre sobre qué políticas económicas tendrá España en el futuro: "Aunque no sabemos cuál será el nuevo Gobierno ni cuándo se formará, parece claro que habrá un alto grado de continuidad en la política económica, incluso aunque se repitan otra vez las elecciones. El temor que tenían algunos inversores ante posibles cambios radicales en las políticas públicas parece haber quedado disipado" (@Steinbergf).

Aun siendo razonable reconocer que podemos contar con  una cierta continuidad de nuestra política monetaria y fiscal, en particular por la pertinencia a la Eurozona, no debemos olvidar que algunas de las medidas de ajuste pendientes, inicialmente previstas para el presente año, van a pesar sobre los resultados de 2017. BBVA Research ha estimado (Situación España. Tercer trimestre 2016) que la incertidumbre sobre la política económica "podría estar restando algo menos de un punto de porcentaje al crecimiento del bienio 2016-17"

En mi opinión, coyunturalmente la inestabilidad política ha provocado menos problemas económicos de los que se pensaba. Pero hay dos facturas pendientes a pagar. La primera, los ajustes trasladados a 2017 y años posteriores.  La segunda, nuevos retrasos en una política económica y social más adecuada los tiempos que corremos y a los retos de futuro. Mirar hacia atrás no es un buen seguro para conducir, con ritmo, hacia adelante en carreteras difíciles y muy transitadas.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados