domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadReto demográficoCrisis laboral en plena expansión económica. Serendipia vs estrategia.

Crisis laboral en plena expansión económica. Serendipia vs estrategia.

Carlos Santamaría
No, no empezamos bien a desarrollar la oportunidad histórica que nos proporciona la hipoteca financiera sobre las futuras generaciones de los fondos para la recuperación Next Generation UE, y los incentivos contra la pandemia del Gobierno Federal de EEUU, cuando se han disparado, en sus primeras aplicaciones desde que despegó la recuperación, dos indicadores alarmantes; que plantean incertidumbre sobre si hemos aprendido la lección proporcionada por la crisis Covid.

Por un lado, un gran atasco global en las cadenas de producción y distribución, y junto a él una escasez de mano de obra disponible; una auténtica paradoja al sistema económico neo-liberal  del crecimiento continuo. En los EEUU aproximadamente hay actualmente 75 trabajadores desempleados por cada 100 vacantes. Un fenómeno que se ha bautizado como la Gran Renuncia (otras la llaman Gran dimisión), y  aunque tomando relevancia en los grupos de empleados entre 20 y 45 años (nivel medio), han abandonado el mercado en más del 20% entre 2020 y 2021[1](Harward Business Review, sep/2021) el fenómeno laboral empieza a percibirse en Europa, en Italia más de medio millón de personas han renunciado a su empleo en los tres meses posteriores al verano 2021; o en Cádiz resurgen la lucha sindical, para defensa de los  salarios, como hace décadas que no veíamos

Posiblemente el teletrabajo impulse a los empresarios a pensar que contratar a personas con poca experiencia sería más arriesgado de lo habitual, ya que los nuevos empleados no dispondrán de la formación y orientación del trabajo presencial; lo que genera una mayor demanda de empleados a mitad de carrera. Podría ser que muchos de estos empleados de nivel medio hayan retrasado la transición de sus funciones debido a la incertidumbre causada por la pandemia, lo que significa que el impulso percibido en los últimos meses podría ser el resultado de más de un año de renuncias reprimidas. Y, por supuesto, muchos de estos trabajadores pueden haber llegado simplemente a un punto de ruptura tras meses y meses de altas cargas de trabajo, congelación de la contratación y otras presiones, lo que les hace replantearse sus objetivos laborales y vitales.

No obstante, La Gran Renuncia se percibe en profesionales cualificados, pero aún más en las categorías peor pagadas,  (Union Leadership Institute, Cornell University, 2021). Se explicaría por la insatisfacción percibida por estos colectivos, (regreso al trabajo sin garantías de protección y sin flexibilidad para cuidar de sus familias…, durante la pandemia hubo una reacción contra el abuso de las grandes corporaciones, que habiendo multiplicado sus ingresos, muchos trabajadores mantuvieron sus salarios, incrementando la brecha social. No puede justificarse el no retorno a la pereza o la desafección por la inyección de estímulos del Gobierno (bonos por desempleo o subsidios de los ERTECovid en España).

La pandemia ha cambiado las reglas de juego. El sí a todo, o a cualquier oferta, ha dado paso, o cuando menos a las dudas de, «un cambio fundamental» «Existe una demanda de responsabilidad a las empresas, en protección, higiene o beneficios sociales, y en las políticas públicas, como ya se vio en la pandemia, que proteja al trabajador” (Campos-Medina, Unv. Cornell, 2021), alentada en la proliferación de empleos basura, casi todos contratos a tiempo parcial, de los últimos años, inhibidores del pago de beneficios sociales

En el mundo del trabajo, la pandemia ha sido catalizador de un nuevo tipo de trabajador, que apuesta por un mayor equilibrio entre la vida y el empleo y para el que la flexibilidad, no solo la teóricamente inherente al teletrabajo, Y se ha presentado un referéndum colectivo sobre la crisis y los problemas del trabajo, “donde la gente se ha agotado y busca alternativas a ser explotada, degradada o hacer ganar dinero a empresas que no dan lo suficiente a cambio.” (Mishal Khan, Universidad de Chicago, 2021).

Más pronto que tarde, en un mundo hipercomunicado la reacción será universal para todo el mundo occidental, y en España y Europa no pasará desapercibido el fenómeno, aunque mantengamos una tasa de desempleo del 14,5%, a quizás haya que revisar las causas a partir de la interpretación desde esta nueva percepción

Y en segundo lugar, el desabastecimiento global hace que navieras y fabricantes de semiconductores se beneficien de un colapso del comercio mientras que las empresas observan con inquietud cómo sus compras se encarecen, llegan tarde y se reducen sus márgenes.  SI el comercio mundial, ha sido un tras el cierre de fronteras y fábricas por la pandemia, ahora surge una demanda inasumible en un contexto de interrupciones en las fábricas por contagios puntuales,

Pero hay muchos más factores, como el aumento del ahorro por los estímulos públicos que ante el parón de los servicios se traslada a la compra de bienes materiales, y también, por la arriesgada dependencia de China y Oriente, por la falta de camioneros, por un encarecimiento generalizado por los precios al alza de la energía, de las materias primas y el transporte, hasta ahora de contenedores, que se extenderá al resto de los transportes. La construcción, alerta de la falta de acero corrugado, cobre y auguran un incremento de precios de la vivienda, puesto que su demanda sigue el alza….

Una espiral inflacionista se vislumbra, que agravará, lo que se pretende resolver de la crisis financiera de 2008, el incremento de la brecha de desigualdad social, por hacer pagar a las clases menos pudientes los costes de la salida de la crisis.

Resurge, tras décadas de deslocalizaciones para fabricar más por menos, a costa de la mano de obra barata asiática, el término soberanía.  No será un proceso ni fácil ni rápido, si acaso es posible, pero ni China dejará a corto plazo de ser la fábrica del mundo, ni las estanterías se quedarán vacías de la noche a la mañana; pues en un mercado de alta competencia las mercancías que no puedan llegar serán sustituidas por otras nuevas referencias rápidamente.

Pero hemos de hacer una reflexión final, que cierre el nudo de esta reflexión. ¿Podemos entender estos dos fenómenos como causa de una fortuita casualidad o, por el contrario, como una estrategia planeada por las grandes corporaciones, que siguen viendo crecer sus dividendos?  En economía y sociología, la serendipia no suele ser la explicación más lógica de los hechos económicos; por eso como ciudadanos, trabajadores, consumidores y pequeños y medianos empresarios, emergiendo desde la bases, requiere un impulso a la economía circular, donde habrá que aprovechar el momento para, por ejemplo, sustituir el hierro corrugado por nuevos materiales como el basalto corrugado, que además, al no oxidarse, tiene un periodo de vida útil mayor…. y construir nuestra nuevas viviendas, mas económica y más sostenibles aprovechando  materiales reciclados y biosostenibles; pero también los modelos de trabajo colaborativo, que proporcione  empoderamiento económico sostenible a las personas,  toma cada día más sentido, ahora practico y no utópico, para rediseñar el modelo económico, que permita pagar la deuda financiera que han adquirido nuestros hijos, para que nosotros podamos recuperarnos de esta profunda crisis, surgida, cuando aún, no todos, habían salido de la anterior,

Los gritos de “basta ya”, o “hasta aquí hemos llegado”, denotan que es irrenunciable adoptar cambios relevantes en el modelo económico surgido después de la Segunda Guerra Mundial,  y parafraseando a Esther Duflo[2] Premio Princesa de Asturias 2015 y Premio Nobel de Economía 2019, “como economistas hemos aprendido a hacer mejor, qué es ser obstinados con los datos, escépticos con las respuestas manidas y las panaceas, modestos y honestos respecto a lo que sabemos y entendemos, y, tal vez lo más importante, dispuestos a probar ideas y soluciones, también a equivocarnos, siempre que eso nos lleve hacia el objetivo último de construir un mundo más humano”

[1] Cook, Ian.  Who IS Driving the Great Resignation?   Harvard Business Review. sept. 2021

[2] Duflo, E y Banerjee, A.( 2020)  Buena economía para tiempos difíciles. Ed. Taurus

De interés

Artículos Relacionados