miércoles,20 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCríticas casi unánimes al balance del Gobierno Rajoy
Prensa y oposición lo juzgan triunfalista

Críticas casi unánimes al balance del Gobierno Rajoy

Redacción
Críticas casi unánimes de la prensa y de la oposición ha recibido el balance realizado ayer por Rajoy de su Gobierno, en el sentido de que "si 2012 fue el año del ajuste, 2013 fue el año de las reformas y 2014 será el inicio de la recuperación económica". La gran mayoría niegan los avances económicos y casi todos los políticos, incluida la educación y la igualdad.

El presidente dio por hecho que en 2014 se dejarán atrás "miedos e incertidumbres" y se recuperará la confianza, aunque reconoció que aún se está lejos de los niveles de creación de empleo y de crecimiento, indicando que al finalizar el presente ejercicio "el número de parados registrados será inferior al del año pasado" y que "en pocos meses" el número de cotizantes comenzará a crecer de forma consistente. Tras citar las reformas del sistema financiero, Educación, laboral, Administración local, sistema de pensiones y Administración Pública, reivindicó que su política ha evitado el rescate de España, y concluyó: "No vamos a desfallecer ahora que empezamos a recoger los frutos de tanto esfuerzo". 

Este balance acapara las primeras de todos los diarios y las críticas editoriales de estos y de las demás fuerzas políticas: 

PSOE (Alfredo Pérez Rubalcaba): "La pesadilla" acaba y lo que ha hecho el Gobierno del PP "contra todos" en esta legislatura lo derogarán "entre todos" en la próxima. Es un "insulto" que dé por hecha la recuperación mientras no haya empleo para millones de trabajadores y cientos de familias estén en la pobreza. "Más desempleados, más deuda, más impuestos, menos derechos, más desigualdad y toneladas y toneladas de mentiras" es el balance de Rubalcaba, quien  dijo sentir vergüenza como español de que la reforma del aborto sea una norma que aplaude el señor Le Pen, pero no la harían en Europa ni Cameron, ni Merkel ni Sarkozy. 

IU (Cayo Lara): "Relato idílico" y "triunfalismo" para un balance y un "año negro" en el que "los únicos que han dejado atrás lo peor de la crisis" han sido los banqueros, los especuladores y los defraudadores. 

UPyD (Rosa Díez): "Más respeto a los ciudadanos que están sufriendo las consecuencias de la ineptitud de su Gobierno y de sus políticas de recortes". 

CiU (Josep Antoni Duran Lleida): La economía está "mejor que hace un año", pero aún "sigue teniendo una salud muy frágil" y la recuperación será "larga y dura". 

PNV (Aitor Esteban): Un suspenso para el año del Gobierno, con hincapié en la corrupción y en las "sospechas" que genera la "escandalera de Bárcenas". 

–  BNG (Olaia Fernández): Año como "muy negativo". Rajoy "no tiene nada de qué presumir". 

Valoraciones editoriales 

Rajoy se ampara en el mensaje triunfalista de la economía y elude los temas conflictivos(EL PAÍS): Rajoy "defraudó las expectativas generadas ante la única conferencia de prensa sin restricciones concedida en La Moncloa en todo el año". "Se explayó en un solo argumento, el económico, y eludió, en ocasiones incluso con desgana, los temas más conflictivos, como el retroceso social y de derechos, la ley del aborto o los casos de corrupción". "Ni una sola palabra, más allá de que el PP colaborará con la justicia, cobre los casos Gürtel y Bárcenas, sobre hechos gravísimos como el encarcelamiento del tesorero del partido o sobre el reciente registro de su sede por orden judicial". "Los indicadores de recuperación son todavía demasiado débiles como para justificar el triunfalismo del presidente" y más aún para hacer olvidar que si bien es cierto que volvemos a la senda del crecimiento lo hacemos "con más pobreza, recortes en servicios básicos, rebajas salariales, pérdida del poder adquisitivo de las pensiones y, lo que es peor, sin crear empleo y con mucha más desigualdad social, como ayer recordó Alfredo Pérez Rubalcaba".Sobre la crisis territorial, Rajoy "se limitó a reiterar que está dispuesto al diálogo". Su "actitud ostensiblemente elusiva" nada tiene que ver con el "esfuerzo" del Rey por "encarar las cuestiones más difíciles". "Un asunto tan importante" como la iniciativa independentista de Artur Mas "requería otra actitud por parte del presidente. Como también requería mayores explicaciones la reforma de la ley del aborto, que está siendo contestada incluso dentro del PP". "De la compleja y difícil realidad del país, a Rajoy sólo parece interesarle aquello de lo que pueda obtener rédito electoral". 

El triunfalismo de Rajoy choca con la gran mayoría de la sociedad, que no percibe las mejoras(EL MUNDO): En su discurso, Rajoy "evitó cualquier referencia la distanciamiento de los ciudadanos de la clase política, a la corrupción en el PP, al incumplimiento de su propio programa, al recorte de los servicios públicos o a iniciativas tan polémicas como el proyecto de ley del aborto, que ha dividido a su partido". Ayer mismo Núñez Feijóo se distanciaba de este proyecto. "En su balance de fin de año parecía que el presidente quería dar la impresión de que España es una Arcadia feliz en la que pronto la crisis quedará como un recuerdo amargo y que lo único que preocupa a los españoles es la economía. Pero todas las encuestas reflejan una pésima valoración de las instituciones y una desconfianza hacia el Gobierno que Rajoy ignoró ayer". "Da la impresión de que Rajoy está empezando a padecer el síndrome de muchos gobernantes a los que el ejercicio del poder va alejando de la realidad". Su triunfalismo "choca con la sensibilidad de la gran mayoría de la sociedad española, que todavía no percibe esas mejoras que parecen tan evidentes". 

El Gobierno de Rajoy tiene mucha economía, pero le falta política para transmitir seguridad y confianza(ABC): Rajoy defendió ayer el balance de sus dos años de mandato "con la prudencia y la moderación que caracterizan su actitud personal hacia la política". "No hubo excesos de confianza, ni anuncios solemnes de una inmediata recuperación económica", pero sí dejó claro que los datos macroeconómicos permiten afirmar que España ha salido de la recesión". En cambio, "lo que los ciudadanos perciben es que hay cosas que no terminan de arrancar". Los impuestos siguen drenando la capacidad de consumo de las clases medias, sin que el Gobierno se muestre dispuesto a corregir esta situación. El salario mínimo profesional queda congelado para 2014, lo que muestra la fragilidad de la mejoría. La reforma de la Administración Pública" corre el riesgo de quedarse en un puro ajuste contable de ingresos y gastos". Por otro lado, la falta de apoyos públicos entre los ministros, la gestión confusa de problemas muy sensibles como el precio de la luz o el enfrentamiento del Ministro de Hacienda con el Gobierno de la Comunidad de Madrid "confirman el diagnóstico de que a mitad de mandato, el Gobierno de Rajoy tiene mucha economía, pero le falta política para transmitir seguridad y confianza". 

Sin novedad en el discurso de Rajoy (EL PERIÓDICO): "Aparte del anuncio, que se reservó para sí, del aumento moderado (el 2,3%) de la luz, no hubo ninguna otra novedad en la conferencia de prensa de balance del año de Mariano Rajoy, la única del 2013. Todo lo demás fueron valoraciones triunfalistas de la situación económica, reiteraciones sobre el proceso soberanista de Cataluña y evasivas en los asuntos más polémicos como la corrupción, el registro en la sede del PP o la ley del aborto". Sobre Cataluña, "silencio, más allá de apelar a un diálogo que previamente Rajoy ha dado ya por amortizado". 

Rajoy está donde estaba (LA VANGUARDIA): "Pese a la tensión política y ambiental – que se incrementará ante las elecciones europeas de mayo y cuando se acerque la fecha de la anunciada consulta, tras el verano – sería un error no atender esa voluntad de pacto para poner los cimientos de un diálogo complejo, pero tan urgente como necesario". 

España, lista para el despegue (LA RAZÓN): "El problema más grave de la actual oposición política española, con los socialistas a la cabeza, es que se empeñan en describir una realidad completamente de espaldas de los hechos". "No es algo que amilane al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha dado sobradas muestras de que la crítica basada en el tremendismo, el trazo grueso y la demagogia rancia le causa el mismo efecto que la lluvia mansa sobre el paraguas". 

Rajoy oficializa la incipiente recuperación (CINCO DÍAS): El presidente "hizo lo más parecido a un discurso triunfalista". "La gran sombra que planea sobre este esperanzador horizonte es la inasumible tasa de paro que sigue soportando la sociedad española". Capítulo aparte merece la "incompleta reforma eléctrica". "Lograr un marco estable y duradero debe ser objetivo prioritario". 

¿Marca 2013 el final de la crisis? (EL ECONOMISTA): A pesar de que se aprecian claros signos de mejoría, es prematuro para asegurarlo". "Hay hechos positivos incontestables". No obstante, "es necesario insistir en que el Gobierno no debe bajar la guardia y concluir con celeridad, dejando a un lado las miras electorales, las reformas pendientes, ya que cualquier sorpresa puede dar al traste con la incipiente recuperación. Y hay riesgos en el horizonte". 

Otras opiniones llevan los siguientes títulos: 

Lo que el triunfalismo esconde (F. GAREA. EL PAÍS) 

Carta de un economista a Rajoy (J.C. DÍEZ. EL PAÍS) 

Sota, caballo y rey (E. JULIANA. LA VANGUARDIA) 

Cuatro inquietantes diagnósticos (F. ÓNEGA. LA VANGUARDIA) 

El año que viviremos peligrosamente (A.G. AYORA. EL ECONOMISTA)

 

De interés

Artículos Relacionados