domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y Academia¿Cuánto valen los inventos?
De la universidad, a la empresa

¿Cuánto valen los inventos?

El País
Cuando un científico universitario inventa, su creación no se limita a alargar su currículum y su orgullo profesional. Su idea tiene, además, una utilidad que llega al mercado y de ahí, a la sociedad. La responsabilidad de que esto ocurra la tienen las Oficinas para la Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), las encargadas de darle valor a los inventos.

Las OTRI son los encargados de difundir y explotar los resultados de investigación y rentabilizar la inversión pública. "Recogemos todos los resultados de una universidad y los ponemos en valor", explica José Manuel Gómez, director de la OTRI de la Universidad de Cádiz.

Hasta no hace mucho, incluso hoy ocurre en muchos casos, cuando un grupo de investigadores daba con algo novedoso, lo normal era su publicación en un medio científico. Ahora se trata de aunar fuerzas para llevarlo al entorno social más cercano. "Se trata de que alguna empresa u organismo público lo pueda utilizar como servicio a la sociedad", explica Gómez, "como decimos nosotros, que no se quede en el cajón de tu articulo, lo que supone que tenemos que conseguir que una empresa coja esa tecnología desarrollada y se ponga en práctica’.

Las universidades públicas andaluzas participan en la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA) a través de sus OTRI, con el objetivo de favorecer la transferencia de tecnologia y la cooperación entre grupos de investigación y empresas andaluzas, casando la oferta con la demanda de la industria.

Además, a lo largo del 2007, RETA organizó encuentros bilaterales Universidad-Empresa de ámbito regional en materia de medioambiente y energias renovables, biotecnologia y salud y del sector agroalimentario, en los que participaron 250 empresas y 200 grupos de investigación de las universidades.

El fin era rentabibzar los recursos que aportan las universidades en materia de I+D, y las infraestructuras disponibles para la valoración de la investigación y la tecnologia. Los responsables del programa citan la importancia de que no solo los investigadores cambien de mentalidad a la hora de enfocar el destino de su trabajo. 

 También apuntan a que las empresas deben saber "que pueden encontar en la Universidad un lugar al que dirigirse para entrar en contacto con su actividad investigadora y conocer cómo ésta se puede aplicar a su demanda".

Las OTRI cuentan con herramientas como las convocatorias de Atrébt -un concurso de ideas y proyectos de empresa de base tecnológica o cultural y creativa- o un programa de ayudas para la creación de prototipos.

Otra de las iniciativas, desde principios de 2007, es Inventica. El programa tiene su origen en el plan nacional de investigación y desarrollo para incentivar el pensamiento innovador entre los grupos de investigación y que así se encaminen hacia la generación de patentes con impacto comercial.

El proyecto, que de momento ha sido puesto en marcha por la universidad gaditana, permitirá a los cientificos universitarios y las empresas de la provincia trabajar conjuntamente en las ideas que luego se convertirán en productos o servicios comerciables.

Los técnicos de la OTRI ofrecerán talleres prácticos a los investigadores con la finalidad de evolucionar hacia un modelo de investigación que tenga más presente el valor de las patentes para las universidades. A los talleres acudirán expertos en los distintos sectores de producción para presentar las directrices que deban tomar los investigadores.

El objetivo es, según los responsables, "enseñarles a preveer la demanda, el futuro, adelantarse y mirar un paso por delante de lo que hacen ahora" con la intención de "que se fijen en las necesidades de mercado y de las empresas y que, a partir de ahí, concentren sus esfuerzos en crear " e inventar’.

Las universidades andaluzas fueron las que más empresas crearon y también las que presentaron un mayor número de patentes en 2006.

Un total de 75, lo que supone el 20% de las patentes solicitadas a nivel nacional. A nivel internacional, desde Andalucía se solicitaron 36 patentes.

La universidad que registró mayor movimiento fue la de Sevilla, con 4.0 patentes solicitadas. Seguían Granada, Málaga y cádiz, con 18 patentes solicitadas, y Almería, con siete. Córdoba y Jaén solicitaron 3 patentes cada una, mientras que la de Huelva y la Pablo de Olavide (Sevilla), una.

Las cifras muestran un incremento constante, aunque lento, respecto a las solicitadas en los últimos años.

Por poner un ejemplo, en 1999, las univerfldades andaluzas contaban con 93 patentes conseguidas desde que comenzaron lo que demuestra los datos que aportan las OTRI: en los últiroos cinco años la actividad inventiva se ha incrementado un 11,71%.

En cuanto a los trabajos de investigación con empresas, éstos movieron en 2006 casi 50 millones de euros y otros 218 millones de euros fueron invertidos en proyectos de investigación del Programa Marco Europeo de Investigación. En cuanto a la creación de empresas de base tecnológica, las spin off, se crearon 33 (el 27% del total nacional).

Fuente: El País

 

De interés

Artículos Relacionados