martes,18 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaDe cada 100 parados, ya 72,9 carecen de prestación
Reducción del mercado y mejora del empleo suavizan los datos

De cada 100 parados, ya 72,9 carecen de prestación

Redacción
La explotación por los investigadores de la encuesta de población activa (EPA) publicada el pasado viernes arroja nuevas perspectivas. A la noticia positiva de la mejora del empleo y a la negativa de la fuerte reducción de quienes están presentes en el mercado se añade ahora la estimación de la población protegida con subsidios: ya es de apenas un 27%, porque exactamente 72,9 de cada 100 parados no reciben ningun tipo de prestación o ayuda pública.

 

No obstante, esa cifra, derivada de que solo 1,3 de los casi 4,8 millones de parados perciben algún subsidio, se ha reducido desde que a finales de 2013 y comienzos de 2014 tocara techo, entre otras causas porque la mejora del empleo convive con el paradójico descenso de la actividad o incorporación al mercado de trabajo bien sea como ocupado o como buscador de empleo. Eso significa que el mercado de trabajo o de capital humano español  se está reduciendo, desde el 2011 en unas 200.000 personas pese a la mejora del empleo, debido al desánimo de la población con las condiciones del mercado, según los expertos.  

A comienzos del 2014, quienes no percibían subsidios o prestaciones sumaban 3,9 millones, según los datos que cada trimestre extrae de la EPA el investigador Enrique Negueruela y de los que se hace eco EL PAÍS. Ahora, con la reducción del paro, la creación de empleo y la bajada de la población activa (quien no forma parte de este colectivo tampoco es considerado un parado) el colectivo ha menguado.

El porcentaje de protección frente al paro que se extrae de la EPA, el 27,8%, difiere mucho del que elabora el Ministerio de Empleo sobre la base de los datos de las oficinas públicas de empleo paro registrado: un 55,4% en noviembre. La causa de esta diferencia hay que buscarla en que utilizan metodologías y colectivos muy diferentes. Así, la cifra de parados que contempla la EPA es bastante mayor que la del paro registrado, casi 4,8 millones frente a 4,15 millones, respectivamente.

En cuanto a la metodología: el Instituto Nacional de Estadística (INE) al elaborar la EPA pregunta directamente a los desempleados (aquellos que no han trabajado ni una hora en la semana en que son encuestados) si perciben algún tipo de ayuda. El Ministerio, por su parte, incluye desde que creó su índice de cobertura con Celestino Corbacho al frente, a beneficiarios de prestaciones que en la EPA no se consideran parados (trabajadores a tiempo parcial que completan su sueldo con el seguro de desempleo, prejubilados que también cobran prestación y ocupados suspendidos de empleo temporalmente).

La existencia de un colectivo tan amplio sin prestaciones ni ayudas se explica, principalmente, por la duración de la crisis, durante la que el mercado laboral se hundió siete años, y en la persistencia del paro de larga duración (el cobro seguro de desempleo es temporal en casi todos los casos). También en los recortes de 2012, que endurecieron el derecho a percibir los subsidios y las ayudas del plan Prepara (de 400 a 450 euros). Además, la última paga puesta en marcha a comienzos de 2015 para quienes no hayan trabajado durante un año o más y no cobraran nada se ha quedado por debajo de su objetivo.

Como informó Ibercampus, la tasa de actividad baja siete centésimas el ultimo trimestre del 2015, hasta el 59,43%. Por sexo, la de los hombres se reduce 54 centésimas y se sitúa en el 65,37%, mientras que la femenina crece 37 centésimas, hasta el 53,79%. La tasa de actividad de los españoles baja este trimestre en cinco centésimas, situándose en el 57,95%. La de los extranjeros lo hace en 31 centésimas, hasta el 73,24%. La diferencia entre ambas tasas supera los 15 puntos a favor de los extranjeros, circunstancia explicada, fundamentalmente, por la diferente estructura por edades de unos y otros. En términos anuales, la población activa se ha reducido en 153.200 personas, mientras que la población en edad de trabajar (16-64 años) ha bajado en 147.200. La tasa de variación anual de los activos es del –0,67%, frente al –0,14% del trimestre anterior.

 

De interés

Artículos Relacionados