martes,19 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaDe la Escuela Politécnica de Ferrol a investigar para la Nasa
Una trayectoria con premio

De la Escuela Politécnica de Ferrol a investigar para la Nasa

ibercampus.info
Cuando Sofía Martínez Vilariño -la flamante ganadora del premio Ingeniero Comerma- empezó a estudiar Ingeniería Industrial en la Politécnica de Ferrol no podía imaginar que finalizaría sus estudios en Estados Unidos. Y mucho menos que podría colaborar en las investigaciones de la Nasa. Sofía colabora en un proyecto para mejorar la seguridad de los tanques de combustible de los trasbordadores espaciales.

Todo comenzó hace cinco años, en el 2002, cuando esta pontevedresa de nacimiento y ferrolana de adopción decidió marcharse a Estados Unidos para disfrutar de una beca de estudios en la Universidad de Nueva Orleans, gracias a un convenio suscrito por esa institución y la Escuela Politécnica Superior de Ferrol. Tras el devastador huracán Katrina Sofía Martínez se trasladó a Houston, donde continuó sus investigaciones en la Universidad de Praire View. Allí, gracias a otra beca, pudo seguir trabajando en el departamento de Ingeniería Mecánica y, sobre todo, participando en proyectos de investigación sobre lo que más le interesa en el mundo: los nanomateriales. O, por decirlo de otra forma, a estudiar cómo se comportan los materiales cuando se manipulan a escalas pequeñísimas, a nivel de átomos y moléculas.

Fruto de todas esas investigaciones, la estudiante entró en contacto con el Glenn Research Center, un centro de investigación de la Nasa. Y fue así cómo surgió el proyecto que ha sido merecedor del premio Ingeniero Comerma. Su título -Caracterización de nanomateriales para vehículos espaciales- asusta al profano, pero no se pinta tan fiero cuando es la propia Sofía Martínez la que, desde Estados Unidos, explica en qué consistió su investigación.

Según apunta la alumna en el periódico La Voz de Galicia, el centro de la Nasa le envió varios materiales de resinas epoxi -las mismas que se utilizan, por ejemplo, en la fabricación de las embarcaciones de recreo-, pero modificados con nanoarcillas, unas partículas que se caracterizan por ser muy impermeables. Lo que tuvo que hacer Sofía Martínez fue investigar qué combinación de esos dos materiales -resinas y nanoarcillas- resultaba ser la menos permeable al helio. ¿Para qué? “Pues básicamente, de lo que se trata es de reducir la permeabilidad de los tanques de combustible de los transbordadores espaciales, para reducir así los riesgos de fugas de hidrógeno y, con ellos, las probabilidades de accidentes”, explica Sofía desde Houston, donde ahora trabaja en una importante empresa del sector petrolífero.

Los transbordadores utilizan hidrógeno como combustible, pero en los ensayos y en los trabajos de laboratorio que llevó a cabo la alumna de la Politécnica de Esteiro se utilizó helio. ¿Por qué? “Pues porque el helio se comporta como el hidrógeno en cuestiones de permeabilidad, pero, a diferencia de éste, no resulta peligroso trabajar con él en el laboratorio”, explica Salvador Naya, codirector de la tesis de Sofía Martínez junto al profesor Ramón Arteaga, del grupo de Ciencias de los Materiales.

Ahora, con el estudio de Sofía Martínez en la mano, la Nasa podrá avanzar en sus investigaciones para hacer más seguros los tanques de las naves espaciales. Además del Ingeniero Comerma, ése es el mejor de los premios.

Fuente: La Voz de Galicia

De interés

Artículos Relacionados