martes,5 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSDecenas de miles de personas en 80 ciudades se sumaron a las...
En contra de privatizar sanidad y la educación

Decenas de miles de personas en 80 ciudades se sumaron a las mareas ciudadanas

Redacción
Unas 80 ciudades se sumaron a la protesta que reunió a decenas de miles de personas en Madrid y otras capitales. Fueron manifestaciones contra las políticas de ajustes, contra la corrupción y contra la privatización de la sanidad y la educación.
Bajo el lema Contra los recortes y por una verdadera democracia, los más de 300 colectivos convocantes eligieron la fecha del 23-F para la protesta porque consideran que el origen de los recortes supone "otro golpe de Estado de los mercados". La protesta más multitudinaria tuvo lugar en Madrid, donde las cinco marchas que habían partido de distintos puntos de la ciudad confluyeron en la plaza de Neptuno, situada muy cerca del Congreso de los Diputados. Según fuentes policiales citadas por EL MUNDO, alrededor de 100.000 personas se dieron cita en las manifestaciones celebradas en la capital.

Los convocantes leyeron un manifiesto común contra "la presión de los mercados financieros", "las brutales políticas de ajuste" y "la corrupción y la pérdida de legitimidad de las instituciones". En declaraciones a los periodistas, el coordinador general de IU, Cayo Lara, afirmó que "la presión popular" va a continuar para "conseguir en las calles lo que no se puede hacer en el Parlamento por el rodillo de la mayoría absoluta del PP". Las manifestaciones provocaron la reacción del consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, que comparó las protestas con el golpe de Estado del 23-F, acusando a los participantes de "tomar las calles y deslegitimar las urnas". "Necesitamos democracia, no que hoy, como hace 32 años, los enemigos de las libertades tomen el Congreso y las calles", señaló en su cuenta en el foro social Twitter.

Los partidos de la oposición en la Comunidad de Madrid piden el cese del portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, por haber comparado a los manifestantes que salieron el sábado a manifestarse contra la política del Gobierno con los participantes en el golpe de Estado del 23 de febrero de 1980.

Cuarenta detenidos en Madrid

Un fuerte dispositivo policial formado por 1.400 agentes antidisturbios controló la manifestación de Madrid. Según informó la Delegación del Gobierno, todo transcurrió con normalidad hasta el final de la manifestación. Sin embargo, la Policía detuvo a unas 45 personas tras varios altercados que se produjeron una vez finalizada la marcha de protesta, según informaron a las agencias fuentes policiales. Las detenciones tuvieron lugar en los alrededores de la glorieta de Atocha, el paseo de las Delicias, en la calle Hospital y en la zona de Lavapiés. Además hubo al menos doce atenciones sanitarias por lesiones "leves o muy leves". 

También hubo protestas en decenas de ciudades –ochenta, según los organizadores– de toda España como Barcelona –donde también se concentraron miles de personas–, Palma, A Coruña o Las Palmas de Gran Canaria. En Barcelona también fueron miles de personas las que salieron a la calle y muchas pancartas se solidarizaban con Esther Quintana, la mujer que perdió un ojo por el impacto de una pelota de goma lanzada por los Mossos d´Esquadra en una manifestación anterior. En San Sebastián, varios cientos de personas recorrieron el centro de la ciudad detrás de una pancarta con el lema No a los recortes. En Valencia, los manifestantes llevaron la protesta a la casa del expresidente de la Generalitat Francisco Camps. Bilbao, Palma de Mallorca, Sevilla y Orense celebraron sus respectivas concentraciones coreando el lema "Sí se puede".

“El reciente desempleo, el ataque a la sanidad y educación públicas, a los derechos laborales y sociales, al medio ambiente nos ha hecho confluir en las calles, en las mareas ciudadanas, blanca, verde, roja, naranja, amarilla, negra, azul, violeta… defendiendo nuestros derechos”, señalaba la Marea Ciudadana en su manifiesto. “Hay alternativas, hay soluciones –proseguía el documento–; por la justicia social y ambiental. Por la transparencia y la democracia participativa. En defensa de unos servicios públicos y universales. Por una auditoría ciudadana de la deuda. Contra la deuda ilegítima”.

Bajo el lema “No al golpe de Estado financiero. No debemos, no pagamos”, la protesta que colapsó el centro de Madrid reunió a miembros de todas las mareas: bomberos, mineros, profesionales de la televisión pública, docentes, jueces, afectados por las hipotecas, los trabajadores de Iberia, estudiantes, trabajadores de servicios sociales… “No al fraude hipotecario”, “Bancos usureros”, “Justicia dotada e independiente” o “Con tu salud harán caja o tu ataúd” fueron algunos de los mensajes que llevaban las pancartas de los millares de manifestantes. Tampoco faltaron las referencias al extesorero del PP. Luis Bárcenas (“Sus sobres, mis recortes”, reflejaba un cartel), y las peticiones de dimisión del Gobierno.

La Marea Ciudadana está integrada por casi trescientas organizaciones, asambleas del 15M, grupos ecologistas como Greenpeace y Ecologistas en Acción, y partidos como IU, ICV, Equo o Chunta Aragonesista.

 

De interés

Artículos Relacionados