domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadDesmadre económico en la Universidad pública española
Uno de cada cinco campus es deficitario

Desmadre económico en la Universidad pública española

ibercampus.info
La universidad española está desmesurada en su estructura y descontrolada en su gestión económica. Así de demoledoras son las conclusiones extraídas del último informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre las universidades públicas españolas, tay y como publica hoy ´La Gaceta de los Negocios´. Según dicha información, más de 60.000 personas, fundamentalmente profesores toman decisiones, pero no hay quien controle las cuentas, que rondan los 7.500 de euros.

 

El extenso estudio del tribunal, de 385 páginas, deja patente que en 13 de las 47 universidades públicas no hay un órgano de control interno de sus cuentas.

Pero el problema fundamental está en que la gestión de las cuentas de las universidades está totalmente descentralizada, con numerosas unidades y departamentos que toman decisiones administrativas y financieras sin ningún control. Un auténtico riesgo que ni siquiera puede ser controlado en las 34 universidades con unidades de control interno, con personal insuficiente para desarrollar la labor y que, en cualquier caso, no se corresponde con el volumen de ingresos y gastos que gestionan estas instituciones, según denuncia el Tribunal. En 13 universidades no hay quien controle, en cinco hay una persona y sólo en una hay más de diez.

La ausencia de gestores administrativos y controla dores choca con un enrevesado y multitudinario organigrama de departamentos de decisión y de gobierno. Según la información de La Gaceta, hay alrededor de mil personas en los órganos sociales; 2.600, en los de gobierno; más de 10.000, en los claustros y 46.000, en los consejos de departamento.

El descontrol presupuestario queda patente en algunas cifras. Pese al compromiso de las universidades de equilibrar sus cuentas, diez de ellas fueron deficitarias en 2003, pese a que el superávit global fue de 400.000 euros. El 60% de las universidades aprobaron su presupuesto una vez iniciado el ejercicio, lo que resta eficacia a este instrumento planificador.

Junto a esto, las modificaciones en las cuentas estimadas incrementaron los presupuestos un 27%, lo que evidencia una más que deficiente previsión inicial. Muchas de ellas han modificado sus cuentas sin ajustarse a la normativa aplicable o han dejado de reconocer obligaciones por falta de crédito.

A estos despropósitos, se une la carencia de un plan estratégico en tres de cada cuatro universidades. La ausencia de una planificación bianual provoca rigidez en la toma de decisiones e imposibilita la adaptación a asuntos como la evolución demográfica, la demanda de enseñanzas, la creación de nuevas titulaciones o el reemplazo de profesores.

 Fuente: La Gaceta de los Negocios

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados