Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

domingo, 18 de noviembre de 2018  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Google lidera la manifestación de las denuncias de acoso sexual interno, tras ocultar escándalos
El CESE pide una transición rápida hacia una economía sostenible con la participación de todos
Acabar con la corrupción elevaría un 16% el PIB per cápita español
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Sincronizamos gestos y habla al aprender a hablar
"El legado del 68 nos aboca a un futuro insostenible como sociedad: pocos jóvenes y muchos viejos"
La UAM, entre las universidades públicas peor clasificadas en empleabilidad de sus estudiantes
 Universidades





















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los crímenes son imprescriptibles: hay que enjuiciarlos en interés de víctimas y Humanidad
"La tecnología ha tenido más impacto en desarrollar nuevos modelos de negocio antes impensables"
"Se están tratando de estandarizar medidas que nos digan el estado de consciencia de un paciente"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
Parón en el empleo autónomo este verano 2018 y crecen las críticas a su gestión por el Gobierno
Subvenciones de 80 millones para proyectos de empleo, autoempleo y emprendimiento de jóvenes
Celaá anuncia cinco nuevas titulaciones de Formación Profesional
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
La Cumbre Iberoamericana evita los giros de Brasil y México para impulsar los ODS 2030
Expertos y profesores discuten cómo fortalecer la formación docente para un aprendizaje de calidad
Los demócratas ganan al trumpismo el control del Congreso y los republicanos conservan el Senado
TENDENCIAS Ampliar +  
Únete a la cumbre futurista Transvisión de 19 a 21 de octubre
Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico centrada en las personas para garantizar igualdades
Redes contra terrorismo, tras el compromiso reafirmado por las grandes digitales
Frente al miedo como arma para paralizar a la sociedad

Digamos no al miedo


El miedo es como una droga. Engancha como una droga, ofusca como una droga, se extiende socialmente como una droga. En dosis pequeñas el miedo resulta emocionante y en dosis grandes paralizante, pero siempre es tóxico y al final deviene venenoso, como un narcótico. Lo más pernicioso, sin embargo, es que en ciertos círculos la droga, digo el miedo, se considera de buen tono
Economía Zen 19 de enero de 2016 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


Inyectarse una dosis de miedo social cada mañana es la mejor manera de percibir la realidad de manera distorsionada, exacerbar los prejuicios propios y sobrerreaccionar a los estímulos. Es verdad, claro, que un poco del sano temor natural que todos sentimos es útil y nos ayuda a mantenernos alerta, pero yo me refiero a otra cosa, a una sobredosis de pavor instigada deliberada, sistemática y artificialmente por algunos e inoculada sobre nuestra sociedad, con un efecto envilecedor, aletargante y adictivo. Es de esos traficantes del miedo de los que quiero hablar.

Ni el terrorismo ni la violencia social institucionalizada ni el uso político del miedo son fenómenos, como suele creerse, distintivos de nuestro tiempo. Ni siquiera son especialmente propios de los últimos 50 o 60 años. Como demuestró brillantemente el historiador británico Tony Judt en su libro ‘Sobre el olvidado siglo XX’, ese anhelo compulsivo de seguridad que algunas veces revela espasmódicamente la sociedad (miedo a la inmigración, a la pluralidad, a los demás, a los distintos) suele ser consecuencia de incitaciones al pánico coreografiadas o exacerbadas desde determinadas instancias sociales o por parte de líderes desmañadamente torpes o sibilinamente inicuos. Y en vez de aprender a vacunarse contra esos miedotraficantes, por alguna razón las sociedades democráticas caen una y otra vez bajo su embrujo, y cada vez creen que es la primera porque han olvidado las precedentes.

Observa Judt que “el miedo está resurgiendo como un ingrediente activo de la vida política en las democracias occidentales”, y que “pocos gobiernos pueden resistir la tentación de sacar provecho político de esta sensación”. Vientos populistas y reaccionarios que azotan Europa con el pretexto del miedo y la inseguridad (jornada laboral semanal de 60 horas, directiva de la vergüenza sobre internamiento durante 18 meses a inmigrantes irregulares, etc.). Pronostica Judt que “no debería sorprender asistir a una revitalización de grupos de presión, partidos políticos y programas basados en el miedo: a los extranjeros, al cambio, a las fronteras abiertas y las comunicaciones libres, a la expresión de opiniones incómodas (...). La política de la inseguridad es contagiosa”. Si Vicente Verdú identificó en su ensayo ‘El planeta americano’ cierto miedo patológico a los vecinos, al gobierno, a la pobreza, a los extranjeros y hasta a las catástrofes naturales como rasgo identitario de la sociedad estadounidense, en Europa hasta hace unos años estábamos relativamente libres de esa obsesión. Ya no.

Falta de memoria, a veces falta de información, casi siempre falta de apertura de espíritu. Esos son los ingredientes que necesita un desaprensivo mediático o un político torticero para sembrar la discordia en un colectivo a través del miedo. Vale decir, para empezar a narcotizar el cuerpo social. Siempre habrá un débil, un diferente, un ‘otro’ contra el cual montar una campaña de recelo, de odio o de eliminación. Pueden ser los de otra religión, contra los que no profesan ninguna fe, contra los extranjeros o contra los que alguien considere ajenos a ese vago ‘nosotros’ que algunos manipulan alegremente. O, en fin, contra cualquier colectivo fácilmente identificable y poco capaz de defenderse. Últimamente, en nuestro país se aprecia una presión creciente de esos mensajeros del miedo social o, mejor dicho, mercaderes del miedo, mercachifles del escándalo vano, la amenaza imaginaria, el escándalo de encargo o la histeria del trimestre. 

El espantajo con el que se azuzan las pulsiones más primarias de la gente puede variar, porque en el fondo el mensaje de los manipuladores no es advertir de tal riesgo o tal otro, ni instigar tal o cual paranoia concreta: el mensaje es el miedo mismo. Miedo a los inmigrantes que presuntamente nos invaden. Miedo a los que están, al parecer, empeñados en romper España. Miedo a una crisis foránea que se convoca con alarmismos que causan un auténtico ‘efecto llamada’ a los problemas. Miedo a una inseguridad ciudadana que objetivamente no aumenta. Miedo a los separatistas que se supone que pretenden acabar con el castellano. Está por todas partes. ¿Recuerda la patraña de la España en almoneda, las burlas y gracias lanzadas contra las restricciones al tabaco, contra la emancipación de los jóvenes, contra la conducción tras haber consumido alcohol, contra los matrimonios homosexuales o contra las ayudas a los dependientes? ¿En qué quedó aquella vileza de acusar a las sudamericanas de hacerse demasiadas mamografías? Por seguir poniendo ejemplos del pasado reciente. 

Todos esos huracanes prefabricados pueden amainar pronto, todas aquellas indignaciones de hojalata moral las puede barrer el sentido común de la mayoría de españoles.  

Es y debe ser desde la POLÍTICA con mayúsculas, la que trabaja sobre la didáctica con ética y valores, la que trata de convencer y no de vencer, la que considera que desde una sociedad unida, informada y formada, con fuerza y ganas de avnazar se logran los avances sociales y se dejan de lado los miedos y a aquellos que pretenden engañar en base a estos.

Ya sabe Usted que se puede engañar a mucha gente algún tiempo, o a poca gente mucho tiempo, pero no a mucha gente mucho tiempo. Y para no ser engañados como sociedad lo mejor es la educación, la transparencia y el espíritu crítico.


Otros asuntos de Blogs
Si, ahora toca hablar del cambio climático
Felicidad Interior Bruta

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
Derecho de los Robots
Gobernanza y Regulaciones de Internet en América Latina
El futuro de las profesiones: Cómo la tecnología transformará el trabajo de los expertos humanos
Historia de la Unión Europea: de los orígenes al Brexit
El camino hacia el Lean Startup. Cómo aprovechar la visión emprendedora para transformar la cultura
La reputación de España en el mundo
TESIS Y TESINAS
Logista y MRW ganan en gestión reputacional a NACEX
La digitalización realza la eficacia de los congresos presenciales, según una tesis de la UJI
España, 10º país en investigación en salud
cambio en Venezuela
Las mentiras tienen un 70% más probabilidades de ser retuiteadas que la verdad
Diversión y comodidad, principales principios orientadores de las TICs en la universidad
1 Estrategias de ceguera racial
2 Por qué hacemos lo que hacemos
3 ¿Ciudades inteligentes y algo más?
4 La división de los padres ante la huelga de deberes dificulta el pacto euducativo
5 Planeta lanza ´Networking para dummies´, de Nohelis Ruiz Arvelo
6 La mujer keynesiana
7 Cuando la intensidad marca tu diferencia
8 La Cumbre Iberoamericana evita los giros de Brasil y México para impulsar los ODS 2030
9 Ejecutivo y Parlamento cambiarán la ley hipotecaria sin la retroactividad que podría dar Europa
10 Recién graduado: ¿Buscador pasivo o emprendedor?
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Impuesto sobre hipotecas a cargo del cliente : Alea jacta est
Las dolencias del Tribunal Supremo: más que politización, nepotismo, amiguísimo, coto de favores
Impuestos empresas
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS