miércoles,20 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEducación se pone en marcha tras los resultados del informe PISA 2006
Suspenso en lectura

Educación se pone en marcha tras los resultados del informe PISA 2006

ibercampus.info
El informe PISA 2006 ha suscitado tantas informaciones catastróficas que Mercedes Cabrera ha tenido que pedir un minuto de respiro. Hoy, durante la presentación oficial del documento, la titular de Educación ha asegurado que los jóvenes españoles se desenvuelven de manera aceptable en matemáticas y, pese a que su rendimiento en la lectura es insuficiente, es algo generalizado en todos los países vecinos. Además, nuestros pequeños estudiantes, dice, mantienen una competencia científica acorde con la media de la OCDE.

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha señalado hoy, durante la presentación española del Informe Internacional de Evaluación PISA 2006 de la OCDE, que los jóvenes españoles de 15 años se desenvuelven positivamente en ciencias y de manera aceptable en matemáticas. En comprensión lectora el Informe PISA señala un descenso generalizado de todos los países, que es significativo en España. “La lectura es nuestra gran asignatura pendiente, y manejarla bien ayuda a sacar mejores resultados en otras materias”, ha afirmado la ministra.

Los datos de la OCDE, que hoy se han presentado a nivel mundial, señalan que los alumnos españoles han tenido un rendimiento en ciencias que sitúa a España en la media de los países de la OCDE, compartiendo resultados con otros países desarrollados, en el entorno de los 490 puntos (como la media de la OCDE o Estados Unidos, por ejemplo) y muy por encima de la media internacional, que se sitúa en 460 puntos.

De forma más detallada, el 80% de los alumnos españoles ha obtenido en la prueba un rendimiento medio o alto (Nivel 2 o superior) en relación al resto de países analizados. En la franja del rendimiento bajo se sitúa un 20% de los jóvenes españoles, cuando el total de la OCDE es de un 23%. Por tanto nuestros alumnos están en niveles de rendimiento mejores que la media de la OCDE en ciencias.

Un 75% de los alumnos está en la franja de resultados intermedios y un 5% obtiene resultados excelentes (8% en la OCDE). La ministra ha destacado que son datos positivos aunque mejorables, sobre todo en relación a la franja de los alumnos que han obtenido un rendimiento brillante.

Mercedes Cabrera ha advertido del riesgo de querer establecer un ranking entre países con estas puntuaciones. Tal y como señala la OCDE, el promedio de 500 puntos es un número índice estadístico que facilita la comparación, pero no una escala de calificaciones tradicional de 0 a 10, o de aprobado o suspenso. La OCDE también señala que el informe tiene una desviación de 95 puntos, en el que el país con mejores resultados obtiene una puntuación promedio de 563 puntos (Finlandia) y el de peores de 322 (Kirguistán).

Matemáticas y lectura

El informe, que ha evaluado a 20.000 alumnos españoles, de 686 centros, también dedica una pequeña parte a mostrar resultados en las competencias de matemáticas y lectura. Es una parte del estudio que, según la OCDE, no se puede comparar con datos de años anteriores por ser una muestra pequeña. El resultado en matemáticas es de 480 puntos. La media internacional es de 454 y el total medio de la OCDE es de 484. Nuestros alumnos están, en este sentido, dentro de la media de la OCDE.

PISA 2006 ha analizado también la comprensión lectora y ha constatado que se ha producido un descenso generalizado en todos los países. Este descenso es también significativo en el caso español: los alumnos españoles alcanzaron una puntuación en el Informe PISA 2006 de 461, 15 puntos por encima de la media internacional pero 24 puntos por debajo de la media total de la OCDE, que es de 484.

“PISA revela que la lectura es un problema que merece toda la atención”, ha subrayado la Ministra, quien ha añadido que la mejora de esta competencia “debería convertirse en un objetivo del conjunto de la sociedad, en el que deben implicarse, además de las autoridades educativas y los educadores, las familias”.

Índice de estatus social, económico y cultural

La ministra ha destacado el esfuerzo que ha realizado España pese a su histórico retraso, que se refleja en el Índice de estatus social, económico y cultural (ESEC) del informe. Este índice se calcula utilizando diversas variables que se le preguntan a los alumnos, como el nivel educativo alcanzado por los padres, su prestigio profesional, el espacio que tienen los jóvenes para estudiar, los libros y recursos diversos.

PISA ha constatado siempre que el rendimiento educativo de los alumnos está relacionado de manera muy directa con el estatus social, económico y cultural de sus familias, aunque no sea completamente determinante. En este sentido, es destacable que España en este índice, y debido al retraso que aún arrastramos, se sitúa en una franja media, entre Polonia y China Taipei.

Sin embargo, nuestros estudiantes han tenido un resultado en las pruebas de PISA 2006 como el de los jóvenes de Estados Unidos o Islandia, que tienen índices de estatus social, económico y cultural mucho más alto.

Es revelador, por ejemplo, que en un 36% de los hogares españoles los estudios más altos de los padres no pasan de ser los secundarios obligatorios, mientras que en la OCDE este dato es del 15%. Entre los alumnos españoles cuyas familias tienen menos formación y los hijos de universitarios hay una diferencia en PISA 2006 de 85 puntos.

Soluciones en marcha

Los resultados que se desprenden del informe PISA 2006 en general, y en lectura en particular, confirman el diagnóstico previo y las medidas puestas en marcha por el Ministerio de Educación y Ciencia y reflejadas en la Ley Orgánica de Educación, para cuya elaboración se desarrolló un amplio debate con toda la sociedad.

Precisamente, uno de los objetivos de la Ley Orgánica de Educación es mejorar las competencias en lectura de nuestros estudiantes, porque sin una base sólida en este campo es muy difícil obtener buenos resultados en otras áreas. Así, la LOE y sus desarrollos establecen que todos los días se debe dedicar al menos media hora lectiva a la lectura en Primaria y que también debe haber un tiempo diario de lectura en Secundaria. También contribuirá a mejorar los resultados la atención más individualizada de los alumnos que propugna la Ley.

La Ministra también ha hecho referencia a la importancia de los profesores para el sistema educativo. En este sentido, ha expresado su confianza en que la nueva formación del profesorado, que requiere un año más de estudio para los maestros y la realización de un máster para los profesores de secundaria, contribuyan a mejorar los resultados educativos. “Queremos a los mejores profesores y a los que mayor vocación tienen, y los nuevos requisitos académicos, tantos los nuevos grados como el máster, nos ayudarán a conseguirlo”, ha dicho.

Cooperación territorial

La Ministra ha subrayado la importancia de la cooperación territorial en un sistema descentralizado como el nuestro. Así, ha recordado los Planes de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA) que se desarrollan en la actualidad en 2.500 centros y el nuevo Programa de mejora del éxito escolar que se está negociando con las Comunidades Autónomas y que cuenta con un presupuesto en 2007 de 25 millones de euros, que ascenderán a 40 con la aportación autonómica.

La Ministra también ha recordado los 7.000 millones de euros adicionales para el sistema educativo que establece la memoria económica de la Ley Orgánica de Educación y los 56 millones de euros invertidos por el Ministerio en mejorar las bibliotecas escolares de todas las Comunidades Autónomas.

Por último, Mercedes Cabrera ha hecho un llamamiento a las familias para que fomenten la lectura en casa: “La mejora del sistema educativo no sólo depende de las administraciones educativas sino de la sociedad en su conjunto”, ha dicho.

De interés

Artículos Relacionados