lunes,23 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsEducación y demografía
Sobriedad compartida

Educación y demografía

El Envés
"Nuestro planeta es un viejo mundo, amenazado con una población cada vez mayor y con recursos finitos.

Debemos anticipar esas amenazas y tener un plan B", ha declarado el científico Stephen Hawking. “Si la especie humana quiere sobrevivir más allá de los próximos cien años, es imperativo que atraviese la negrura del espacio para colonizar nuevos mundos a través del cosmos".

Stephen Hawking ha declarado que los próximos 100 años serán la "verdadera era espacial" y que, si el hombre no es capaz de colonizar otros planetas "se enfrenta a una extinción inminente". Pero al tiempo que estudiamos el espacio es necesario ocuparnos de lo que ocurre en nuestro entorno.

“Cada siete segundos muere de hambre un niño menor de 10 años” afirma Jean Ziegler experto en temas sociales.

Las poblaciones rurales, las que deberían producir los alimentos, son las que resultan más afectadas, por los problemas de desnutrición, en los países empobrecidos. Crece la producción agrícola pero el pan no llega a todos. Dos tercios de las personas que sufren problemas de alimentación son mujeres y ello obedece a la "discriminación" relacionada con la falta de acceso a la propiedad, a limitaciones legales para ellas o a actitudes sociales.

Ziegler afirmó que "ha llegado la hora de confrontar a las multinacionales con el compromiso del respeto de los derechos humanos". Destacó que sólo 25 países han ratificado un acuerdo internacional sobre un código de conducta de las empresas del sector agroalimentario en favor de medidas básicas como la promoción de la lactancia materna. No es admisible que en un mundo en el que más de mil doscientos millones de seres humanos viven bajo el umbral de la pobreza, se destruyan cada día miles de toneladas de alimentos para mantener unos precios artificiales en los mercados, a pesar de la doctrina oficial de que el mercado se regula a sí mismo.

Pero mientras no despertemos a la ciudadanía de la responsabilidad de la amenaza hecha realidad de la explosión demográfica que, en menos de un siglo, ha pasado de unos mil millones de habitantes a siete mil millones el mundo va derecho a una hecatombe sin remedio. Es absurdo y criminal no educar a los jóvenes para que asuman una paternidad/maternidad responsables y no confundan la sexualidad con la procreación. La explosión demográfica es debida a la ignorancia y al fanatismo de ideologías obsoletas. En donde las mujeres tienen acceso a la educación y a un trabajo digno no hay explosión demográfica sino equilibrio y responsabilidad social.

De interés

Artículos Relacionados