sábado,21 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaConsumidoresEl 6% de inflación anticipada este enero sigue en 2022 la erosión...
El INE cambia con ella la base del IPC, que reduce como alimentación y vestido el peso de enseñanza ( -4,1%), ocio y cultura (-6,2%) y comunicaciones (-4,6%) y eleva medicina (11%), vivienda (4,9%) y hostelería (12%)

El 6% de inflación anticipada este enero sigue en 2022 la erosión de todas las rentas salariales y pensiones

La inflación anual estimada por el índice de precios al consumo (IPC) en enero de 2022 mantiene en 6,0% la erosión o merma del poder de compra de la gran mayoría de las rentas españolas, los salarios y pensiones, que apenas han subido entre el 1,5% y el 3% o se mantienen congeladas como el salario mínimo, al margen de la leve compensación en las pensiones por el exceso de 2020. Según el indicador adelantado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación era en diciembre del 6,5% y se desaceró en enero al 6%. No dice el INE qué parte de esos 0,5 puntos se debe al cambio en la base del IPC, que reduce el peso de enseñanza ( -4,1%) porcentajes similares a los de alimentación y vestido y también baja la ponderación de ocio y cultura (-6,2%) y comunicaciones (-4,6%), mientras eleva las de medicina (11%), vivienda (4,9%) y hostelería (12%).

Si destaca anticipadamente el INE al publicar su adelanto de IPC que se ha moderado algo (tampoco señala en qué cuantía) el precio de la electricidad tras las subidas registradas a partir de enero de 2021. Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente o más estructural (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta tres décimas, hasta el 2,4%.

No obstante, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), indicador que proporciona una medida común de la inflación para facilitar las comparaciones internacionales, se ha moderado una décima menos que el IPC (en enero se ha situado según el INE en el 6,1%, aunque también es cinco décimas inferior a la registrada el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA es del –0,9%.

El dato de inflación española armonizada con otros países sigue en el 6,1% frente al 5% de la EUROZONA, aunque el INE aproxima las ponderaciones del IPC. ahora se reduce como alimentación y vestido el peso de enseñanza ( -4,1%), ocio y cultura (-6,2%) y comunicaciones (-4,6%) y se eleva medicina (11%), vivienda (4,9%) y hostelería (12%)

El IPCA de la Eurozona terminó 2021 en 1,6 puntos menos que el español (5%), mientras su media de inflación para el conjunto de los 27 países de la Unión Europea fue de 5,3%, 1,3 puntos menos que España. En cuanto a las bases de computo, las diferencias entre ese IPCA y el IPC español se deben a tres causas:

  • La principal diferencia es que las ponderaciones del IPC español para cada uno de los 12 grupos en que se clasifican los 462 artículos incluidos en el IPC (de los que el INE dice tomar muestras de 210.000 precios mensuales en 177 municipios) difieren respecto a los 461 productos incluidos en el IPCA. Diferencias que a partir de la base 2021 adoptada por el IPC de enero se reducirán, debido a que como puede verse en el gráfico siguiente las ponderaciones del nuevo IPC español para cada grupo se aproximan a partir de ahora (penúltima columna, a la derecha) con respecto a las existentes en los demás países europeos (primera columna, a la izquierda).
Ponderaciones de los 12 grupos del IPCA y su comparación con los 12 grupos del IPC de España para el año 2021 y a partir de 2022 
Grupo Sectores Ponderaciones IPCA (%) Ponderaciones IPC (%) en 2021 y ahora
1 Alimentación y bebidas no alcohólicas 22,82 23,62   22,6   (-4,2%)
2 Bebidas alcohólicas y tabaco 3,10 3,20      3,1    (-2,5%)
3 Vestido y calzado 6,27 6,37      6,0    (-5,5%)
4 Vivienda 13,24 13,58   14,2    (4,9%)
5 Menaje 5,91 5,94      5,8    (-2,4%)
6 Sanidad 3,84 3,93      4,4    (11,1%)
7 Transporte 12,86 12,45    13,0   (4,2%)
8 Comunicaciones 3,63 3,73      3,6    (-4,6%)
9 Ocio y cultura 5,50 6,79      6,4    (-6,2%)
10 Enseñanza 1,58 1,66      1,6    (-4,1%)
11 Hoteles, cafés y restaurantes 13,13 11,64    13,0  (12,0%)
12 Otros 8,11 7,10      6,3  (-11,1%)

 

  • La segunda gran diferencia es que el IPCA cubre los gastos de consumo que realizan todos los hogares dentro del territorio económico de cada Estado Miembro de la UE, sean o no residentes en el mismo, mientras que el IPC considera el gasto en consumo realizado por los residentes, tanto si lo realizan dentro del territorio económico del país como fuera.
  • Por última, la tercera diferencia se centra en la cobertura de los bienes y servicios incluidos en la cesta de la compra: el IPC incorpora, desde la entrada en vigor de la base 2016 los juegos de azar, que no forman parte del IPCA.

Los datos del IPC publicados hoy son en la base 2021, que al ser más alta que la de años anteriores a partir de ahora puede inducir a la moderación por su propio cambio.

Según la nota del INE sobre el cambio de base, con la implantación de la nueva base se incorporan novedades metodológicas que mejoran la precisión del indicador, así como cambios en la composición de la cesta de la compra y una nueva estructura de ponderaciones, que aumentan su representatividad.

El cambio de base es un proceso que se realiza cada cinco años, cuyo objetivo es renovar el IPC, mediante su adaptación a los cambios en las pautas de consumo de los hogares, y la incorporación de mejoras metodológicas. Por tanto, dos de las operaciones más relevantes que se realizan son la revisión de la cesta de la compra, y la actualización de la estructura de ponderaciones.

En lo que se refiere a los cambios metodológicos, el IPC base 2021 incorpora nuevos
tratamientos para el seguimiento de los precios del vestido y para el procesamiento de la falta de precio, lo que aumentará la precisión del indicador. Además, en esta línea de actuación destinada a adaptar el IPC a los cambios en el mercado para captar los movimientos de los precios de forma más precisa, el INE continúa trabajando en el desarrollo de métodos de recolección automatizada de la información, mediante el aprovechamiento de las bases de datos de las empresas (scanner data), la recogida automatizada de internet (web scrapping), y la utilización de medios informáticos en la recolección de precios en los establecimientos, que continuarán su incorporación al cálculo del IPC a lo largo de esta nueva base.

Por último, el IPC base 2021 actualiza la relación de subclases (agregaciones de bienes y servicios al máximo nivel de detalle) de la clasificación europea de consumo, denominada ECOICOP (European Classification of Individual Consumption by Purpose), que se difunde habitualmente. Fruto de esta actualización, basada en la importancia relativa del gasto de los hogares, desaparecen del cálculo del IPC 24 subclases, y se incorporan dos nuevas. Así, el número de subclases que era de 221 en la base 2016 pasa a ser de 199 en la nueva base Cambios en la cesta de la compra.

La selección de los productos representativos del consumo de los hogares que componen la cesta de la compra del IPC se realiza en función de la importancia del gasto que se hace en cada uno de ellos. La composición de la cesta se revisa periódicamente, y se actualiza para incluir nuevos productos cuyo consumo comienza a ser significativo, y excluir aquellos cuyo consumo deja de ser significativo.

La nueva cesta de la compra con la que el INE estima el IPC incluye como cambios más destacables a mascarillas higiénicas y la suscripción al periódico on-line, aunque reduce los artículos incluidos de 977 a 955

Los cambios más destacables en la configuración de la cesta de la base 2021 son la incorporación de las mascarillas higiénicas y la suscripción al periódico on-line. Por su parte, algunos ejemplos de artículos que desaparecen de la cesta son el reproductor de imagen, el reproductor portátil o el compact disc y el DVD, entre otros.

Como consecuencia de estos ajustes, la cesta de la compra del IPC base 2021 pasa a tener 955 artículos (de los cuales 462 son de recogida tradicional y el resto se recogen mediante scanner data), frente a los 977 de la base anterior (con 480 de recogida tradicional).

La nueva estructura de ponderaciones del IPC se basa en la Encuesta de Presupuestos Familiares y la Contabilidad Nacional del año 2020, y el próximo año la información de esa Encuesta se sustituirá por el Gasto en Consumo Monetario Final de los Hogares procedente de la Contabilidad Nacional  

El procedimiento seguido habitualmente para actualizar las ponderaciones se basa en la utilización de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) como fuente principal de información, que se completa con datos procedentes de la Contabilidad Nacional, el propio IPC y otras fuentes de la oferta de los diferentes sectores. Para adaptar el IPC a los cambios en el comportamiento de los hogares influidos por la situación atípica vivida en los dos últimos años, derivada de la COVID-19, se ha actualizado la estructura de ponderaciones mediante el proceso habitual, utilizando la información de la Encuesta de Presupuestos Familiares y de la Contabilidad Nacional del año 2020, y además se ha actuado de forma específica en aquellas categorías de consumo más afectadas por el efecto COVID-19, para las cuales se ha introducido la información más reciente disponible de fuentes alternativas.

Según afirma también textualmente el INE, este proceso de actualización de las ponderaciones sigue las recomendaciones de la oficina estadística europea (Eurostat) y permite obtener una nueva estructura adaptada a los cambios
en los hábitos de consumo de los hogares en el año posterior al de las restricciones
provocadas por la pandemia. Fruto de este proceso de actualización, en 2022 las ponderaciones del IPC recogen las nuevas pautas de consumo de los hogares y de esta forma, el IPC refleja los cambios en los hábitos de los consumidores ocurridos en el último año.

Es preciso informar de que la incorporación de los datos del Gasto en Consumo Monetario Final de los Hogares procedente de la Contabilidad Nacional, como fuente principal de información para la obtención de las ponderaciones, en sustitución de la EPF, se realizará el próximo año, cumpliendo así con la norma dictada por la reglamentación europea.

Además, el INE informa que ha habido Cambios metodológicos del tratamiento de los precios: Por un lado, se han realizado ajustes para que el IPC recoja de forma más precisa la evolución de los precios en los periodos fuera de las rebajas tradicionales de invierno y de verano. De esta forma, se conseguirá una mejor adaptación al comportamiento de los precios en las situaciones intermedias. De forma similar, se ha mejorado también la adaptación a los periodos de entrada de cada nueva temporada.

La actualización de ponderaciones sigue las pautas de Eurostat,  pero el INE aplaza introducir los precios del mercado libre de electricidad y anuncia que mantendrá en los próximos meses su «actual colaboración con las empresas eléctricas», a las que agradece su esfuerzo

Otro cambio metodológico que afecta a los precios se refiere a los métodos de estimación cuando existe ausencia del precio recogido, y los criterios para establecer cuando una variación se considera atípica.

Uno de los aspectos técnicos incluidos en el Proyecto del cambio de base del IPC es la
revisión de la metodología de los artículos centralizados (aquellos cuyos precios son iguales en todo el país, y que necesita métodos específicos de cálculo que recojan todas las variedades de cada servicio y tipologías de consumo). Uno de estos artículos es la electricidad, cuya revisión consiste en la ampliación de la cobertura mediante la incorporación del mercado liberalizado en el cálculo del IPC. Pero añade el INE que este cambio ha tenido que ser aplazado hasta obtener la información que han de suministrar las compañías eléctricas con un suficiente nivel de detalle y con los criterios
técnicos necesarios que permitan aplicar una metodología consistente con los requerimientos exigidos en el cálculo del IPC y, en consecuencia, poder explicar debidamente la evolución futura del indicador. Por otra parte, la situación errática del mercado en este momento no favorece la introducción de ningún cambio metodológico, que podría desvirtuar el análisis de la evolución de los precios a lo largo del año 2022 y siguientes.

Advierte también el INE que cualquier cambio metodológico que se introduce en el IPC puede producir un sesgo en la medición de las tasas anuales a lo largo del primer año de su incorporación. Por tanto, el objetivo es incorporar los cambios metodológicos de forma que afecten en la menor medida posible a los resultados del IPC. En el caso de la inclusión del mercado libre, la magnitud del sesgo depende de dos factores:

  • Estabilidad en la evolución de los precios en el año previo y en el año de la
    introducción de la nueva fuente. Cuanto mayor sean las oscilaciones de los precios,
    más importancia tendrá el sesgo en la medición. Este requisito no se ha producido a
    lo largo del año 2021.
  • Disponibilidad de información precisa sobre el consumo de los hogares y la
    medición de la evolución de precios. La información disponible en la actualidad no
    se corresponde exactamente con la metodología que debe seguir el cálculo del IPC,
    por lo que es necesario continuar con los trabajos destinados a hacer esta información
    compatible. En este sentido, es especialmente importante que la información
    suministrada se refiera al mes en el que el hogar disfruta del servicio (mes del cual
    se quiere medir el IPC), para así cumplir con la normativa de la Unión Europea.

Por todo ello, el INE dice que se mantendrá en los próximos meses la actual colaboración del INE con las empresas eléctricas (a las que hay que agradecer el esfuerzo que vienen realizando), con el fin de llegar a un sistema de obtención de información que se adapte a los requerimientos del IPC.

Noticias relacionadas de Ibercampus:

De interés

Artículos Relacionados