lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEl 83% de las multinacionales hispanas ven la RSC como negocio, con...
Estudio"Tendencias en RSC y sostenibilidad en Iberoamérica"

El 83% de las multinacionales hispanas ven la RSC como negocio, con la filantropía en 2° plano

Redacción
El 83% de las grandes empresas iberoamericanas entienden la RSC como una forma natural de hacer negocios y sitúan la filantropía en segundo plano, según el estudio presentado por EAE Business School con las conclusiones del I Observatorio ´Tendencias el RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica".No obstante, tras la pandemia se declaran más dispuestas a priorizar su responsabilidad social corporativa con empleados, medio ambiente, sociedad o clientes, además de trabajar por los 0DS 20-30.

EAE Business School ha publicado y presentado en un evento las conclusiones extraídas del I Observatorio ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica’, realizado en colaboración con CEAPI, Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica, con respuestas de 102 empresas de 14 países diferentes de España y América Latina, como Mapfre, Iberia, Grupo Bimbo, Repsol, Banco Sabadell o Fluidra. Aquí se puede descargar el texto integro y las conclusiones, a veces contradictorias entre ellas y con los principales mensajes, como por ejemplo al resaltar que la prioridad del negocio y que RSC y sostenibilidad e incluso ODS 20-30 recibirán más  prioridad, así como al señalar que esa concepción que relega a los stakeholders o la filantropía está alineada con la de instituciones internacionales, cuando es sabido que más de 180 multinacionales norteamericanas cambiaron tales prioridades antes de la pandemia, a partir del verano de 2019, mientras otras ya mantenian que la propiw RSC es rentable. 

La muestra a los sectores de actividad más representativa, como energía y recursos naturales, banca y seguros o fabricación y alimentación, entre otros. El perfil de las empresas encuestadas destaca por su tamaño: más de la mitad de las participantes facturan más de 1 billón de dólares al año y una de cada cinco lo hace por encima de 5 billones. Son, además, organizaciones líderes en su sector, que aparecen en los principales rankings empresariales del territorio. Algunas otras de las empresas participantes fueron Atresmedia, Gadisa, Enagás, Securitas Direct, LaLiga, OHL, Grupo Red Eléctrica, DKV seguros, GRUPO AZVI, Grupo Alfa, CAF, Bancolombia, Cementos Pacasmayo, Consorcio Nobis, entre otras.

Las grandes empresas serán más activas en RSC y Sostenibilidad tras la pandemia, que las ha cambiado. Low Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ganan importancia

RSC y sostenibilidad han cambiado con la pandemia, según el estudio. Dos de cada tres organizaciones iberoamericanas consultadas expresan que asumirán un rol más activo en la lucha contra los problemas de la sociedad tras la covid-19. Reconocen su responsabilidad en este contexto y apuestan por convertirse en líderes a nivel social. De hecho, el 78% de las empresas participantes cree que la RSC ha de ir un paso por delante de la legislación y anticiparse a los retos del futuro. Teniendo en cuenta que la sostenibilidad será aún más importante en la etapa post-covid19, consideran este modelo como una apuesta segura para el futuro que debe permear de forma transversal por todas las áreas de la empresa.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ganan importancia para las empresas iberoamericanas en el periodo post-covid19. En especial, los que se refieren a paliar la crisis económica y social actual: “Salud y bienestar”, “Fin de la pobreza”, “Alianzas para alcanzar los objetivos” y “Reducción de desigualdades”. Sin embargo, estos mismos son también percibidos como los más difíciles de alcanzar y solo la mitad de las empresas (52%) se ven capacitadas para accionarlos internamente sin dificultad.En el nuevo paradigma post-covid19, responder a las expectativas de los stakeholders internos pasa a ser la línea de acción más importante para las empresas iberoamericanas. Los empleados son claves, por encima de los clientes y de la sociedad en su conjunto.

Disponer de un área de RSC con recursos propios, clave para las empresas, pues el 36% carecen de presupuesto y el 81,8 de departamento especifico

Ocho de cada diez empresas consideran que la incorporación de un área específica para la función de RSC supone una clara ventaja competitiva, ya que permite que estas se encuentren mejor preparadas para afrontar los nuevos retos que plantea el periodo postcovid19, aunque también el 81,8% carecen de un departamento especifico de RSC.

Aun así, hoy en día, una de cada tres empresas (36%) reconoce no tener un presupuesto concreto destinado a RSC porque cada departamento lo incorpora en su gestión diaria. Del I Observatorio ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica’ también se desprende que, a medida que aumenta el tamaño de la empresa, más áreas incluyen dentro del presupuesto departamental el impulso de proyectos relacionados con la sostenibilidad. Por otro lado, el Informe revela que, de las empresas que sí cuentan con un presupuesto dedicado exclusivamente a acciones RSC, solo un 7% destina más del 1,5% de sus ingresos a tales proyectos.

  • Los objetivos en RSC se construyen a través de procesos de diálogo con los grupos de interés, alineando sus expectativas con los retos del negocio
  • Las empresas colombianas y ecuatorianas son las que mayor importancia dan a atender las expectativas de los grupos de interés
  • La RSC y la Sostenibilidad ganan independencia en el organigrama a medida que aumenta el tamaño de la empresa.
  • El trabajo interno desarrollado en RSC se encuentra predominantemente bajo la etiqueta de “sostenibilidad”

  • En las grandes empresas las acciones de RSC y Sostenibilidad se descentralizan entre cada departamento
  • La RSC es vista por la empresa iberoamericana como un marco inigualable de colaboración, incluso con empresas de la competencia. Su predisposición a establecer alianzas para el desarrollo de acciones de RSC es plena.
  • Actitud ante alianzas en materia de RSC y Sostenibilidad.Aunque mayoritaria en cualquier caso, se observa una menor disponibilidad a alcanzar alianzas con stakeholders más pequeños y con la propia competencia entre los presidentes y accionistas.

  • Ante los retos globales de la RSC las empresas multinacionales iberoamericanas apuestan por estrategias globales
  • Las empresas peruanas y ecuatorianas apuestan en mayor medida por desarrollar planes de RSC y Sostenibilidad de forma loca

  • La Sostenibilidad y la RSC son una apuesta segura a futuro para las empresas iberoamericanas
  • Las áreas de RSC y Sostenibilidad serán aún más importantes en el periodo pos-COVID19

  • Las empresas con mayor volumen de negocio ven imprescindible contar con un área específica de RSC para enfrentar los desafíos de la pandemia
  • Niveles de acuerdo con la importancia de los programas de RSC tras la COVID-19 por país

  • El perfil de cliente determina el peso relativo que las empresas dan a cada uno de los ámbitos de actuación en RSC y Sostenibilidad en el periodo pos-COVID-19
  • Los empleados son el stakeholder clave en el periodo pos-COVID-19, por encima de los clientes y de la propia sociedad en su conjunto

  • Segmentación por países de la importancia de los distintos ámbitos de la RSC en la etapa pos-COVID-19

  • Trabajar según las directrices de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cambiará las estrategias competitivas de las empresas iberoamericanas
  • Todos los ODS ganan relevancia entre las empresas iberoamericanas en el periodo pos-COVID-19
  • España y Colombia, los países donde se muestra una permeabilidad mayor a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

  • Los ODS que más relevancia ganan en el periodo pos-COVID-19, son también percibidos como los más difíciles de alcanzar
  • La igualdad de género, como ODS, es percibido de distinta forma entre las empresas de diferentes países
  • División con respecto al nivel de regulación que han de imponer los estados en materia de RSC

  • Las empresas de mayor tamaño dicen estar en desacuerdo con el hecho de que una mayor legislación en RSC repercutirá directamente en los clientes a través del pago de los costes añadidos
  • El Cambio Climático será el principal problema de las empresas iberoamericanas

  • Las empresas iberoamericanas asumirán un rol más activo en la lucha contra los problemas de la sociedad tras la COVID-19
  • Colombia y Ecuador son los países donde más se cree que las empresas latinoamerica- nas darán un paso adelante en la lucha contra los problemas sociales tras la COVID-1

Siete casos de éxito destacados, los de Mapfre. Bimbo, Pacasmayo, Arpa Emc, Novell, Bancolombia y Nobis

  • Caso MAPFRE: una respuesta coordinada y plural ante la crisis, las ventajas de implicar a las áreas de negocio en tu estrategia de RSC. Antonio Huertas, Presidente de MAPFRE y de Fundación MAPFRE: “Tuvimos claro desde el principio que teníamos que estar a la altura de lo que la sociedad necesitaba y aportar la parte que nos toca para combatir la pandemia y paliar sus efectos”
  • Bimbo: sin transparencia no hay retorno, como poner en valor ser una empresa sustentable, altamente productiva y plenamente humana.Daniel Servitje, presidente y director general:“Tenemos más de 500 vehículos que son movidos por el viento que se genera en un parque eólico nacional y paneles solares
  • Caso Pacasmayo. Hochschild Mining: la unión de las dos caras de la responsabilidad social corporativa, transformando el modelo de producción sin renunciar a la filantropía.
  • Caso ARPA EMC: hacia un liderazgo en sostenibilidad, ser una pyme e impactar en la consecución de los ODS y la agenda 2030. Clara Arpa Azofra: “Todo aquel que tenga que reinventarse tiene que ser basado en la sostenibilidad.” 
  • Caso Novell: no hay excelencia en el producto si no es sostenible, el reto de conectar los valores verdes del consumidor con su elección de compra. Dolors Nove, Propietaria de Café Novelll:  “Es responsabilidad de las empresas catalizar la sociedad hacia el uso de productos más sostenibles”
  • Bancolombia: financiación socialmente responsable para lograr el desarrollo sostenible.  Juan Carlos Mora,presidente: Bancolombia va a movilizar de aquí a 2030 140 billones de dólares para financiar actividades y proyectos sostenibles.
  • Nobis: la preservación del medio ambiente, pilar clave en la estrategia de negocio de toda empresa.Isabel Noboa. Propietatia:  “Los primeros resultados del proyecto demuestran que es posible lograr un equilibrio entre la producción y la conservación”

Mensajes más  destacados en el acto de presentación 

En el evento virtual de presentación del I Observatorio, José Luis Fernández, director general de EAE Business School,  destacó que “en colaboración con CEAPI, y en nuestro compromiso por la sostenibilidad en el ámbito empresarial, hemos impulsado un Observatorio de estas características con el objetivo de profundizar el compromiso actual de las empresas iberoamericanas y poner de manifiesto la necesidad de implementar planes de acción transversales que aporten un valor real a la empresa y a la sociedad”.

Por su parte, Núria Vilanova, presidenta de CEAPI, aseguró que “el Informe desvela que se ha producido un gran cambio en cómo las empresas perciben cuál debe ser su rol dentro y para la sociedad. Las compañías iberoamericanas no solo están convencidas de la necesidad de convertir la RSC y la sostenibilidad en uno de sus ejes principales, sino que apuestan por asumir el liderazgo en este aspecto”.

Pilar Llácer, Head of Research del “Work of the Future Centre” en EAE Business School: “ocho de cada diez empresas conciben la RSC como una forma de obtener ingresos, dejando atrás la idea de entenderla como la realización de acciones de filantropía”. Para el 95% de las encuestadas, la estrategia va más allá: supone un marco de colaboración empresarial. No solo están dispuestas a unirse a proyectos responsables liderados por proveedores u organizaciones más pequeñas, sino que además reconocen un grado total de apertura a colaborar con la competencia para el bien común y la preservación del medioambiente.

Según Llácer, otro aspecto relevante que desvela el Estudio es que la igualdad de género, como ODS, es percibida de forma distinta entre las organizaciones de los diferentes países. “Más de la mitad de las empresas españolas (61%) manifiestan que adquirirá más relevancia, mientras que el resto de los países la mayoría de las organizaciones consideran que seguirá teniendo la misma importancia que antes. Además, en España y, sobre todo, en Colombia, se piensa que la igualdad de género será más difícil de alcanzar en el futuro”.

La Head of Research de EAE Business School concluyó que “por parte de las empresas iberoamericanas, existe una intención de impulsar un departamento de RSC, con presupuesto propio, para afrontar con éxito el nuevo contexto.

El encuentro online para difundir el estudio contó con el alumni Diego Figueroa Mayo, CEO y Cofundador de Jibuh2o, que participó en la incubadora de EAE, EAE Lab; Samuel Soria, socio en Parafina, una marca de gafas sostenibles; y María Negro, consultora y divulgadora de negocios en sostenibilidad y autora del libro CAMBIA EL MUNDO: 10 pasos hacia una vida sostenible. La profesora experta en Sostenibilidad y Directora del Master en Design Thinking & Costumer Experience de EAE, Bethlem Boronat, moderó el encuentro online.

En el arranque de la sesión, Boronat comunicó algunas de las conclusiones del estudio en las que destacó que una de las prioridades de las empresas es “atender mejor y establecer un diálogo con los stakeholder”, especialmente el empleado y medioambiental, y “adoptar un rol más activo y no tan reactivo” en sostenibilidad. Asimismo, puso de relieve que la gran mayoría está dispuesta a establecer alianzas “con empresas más pequeñas e incluso de la competencia”.

La consultora y divulgadora en sostenibilidad, María Negro, explicó que muchas empresas tienen el reto de “saber transmitir al consumidor esa conciencia social y ponerlo en valor” y así el precio “no sea el único motivo de compra”.

Por su parte, Samuel Soria, partner de la marca de gafas sostenibles, Parafina, explicó que era más fácil empezar un negocio sostenible de 0, que introducir la sostenibilidad “con calzador” en una empresa, que además parece que lo hace “para ganar puntos”. “Cuando creamos la empresa, queríamos que los productos fueran hechos con materiales sostenibles y reciclamos corchos bambú, neumáticos y aportamos el 5% de donación para una escuela en Paraguai”, explicó de su experiencia. Sin embargo, señaló que “el tema social de sostenibilidad es difícil de comunicar sin parecer una ONG”.

Por su parte el alumni de EAE, Diego Figueroa explicó que su negocio cubre la necesidad de beber agua, la sostenibilidad del envase de plástico y además colabora en el acceso de agua potable. En este sentido, indicó que hoy alguna empresa puede caer en un “green washing”. “Si fabricas con materiales sostenibles, pero después no respetas la igualdad de salarios o la diversidad de género no estamos siendo coherentes”, apuntó.

El encuentro cerró con las palabras del decano de EAE Business School, Josep Maria Altarriba, quien puso en valor el empeño de EAE en un tejido empresarial más sostenible.I Observatorio “Tendencias en RSC y sostenibilidad en Iberoamérica”

Conclusiones generales del estudio 

El 83% de las grandes empresas iberoamericanas participantes entienden la RSC como aquellas estrategias que, bajo la idea de crear valor compartido, están directamente relacionadas con la forma en que se generan ingresos, minimizando los impactos negativos de la actividad y maximizando los impactos positivos del negocio. Una concepción alineada con la de instituciones internacionales, donde las iniciativas de filantropía quedan en un segundo plano.

Las grandes empresas iberoamericanas trabajan mayoritariamente la RSC a través de procesos de diálogo con sus grupos de interés (68% lo considera su objetivo principal), alineando los retos de negocio y el comportamiento corporativo con las expec- tativas de estos grupos. Cabe destacar que esta relación se desarrolla más en términos de “contribuir a la sociedad generando bienestar y riqueza” (67%), sustituyendo al anterior paradigma que presu- ponía que “las empresas debían devolver algo a la sociedad” (25%).

La organización interna de la función de Sostenibilidad y RSC experimenta tres cambios progresivos a medida que una empresa aumenta su tamaño: gana independencia en el organigrama hasta convertirse en esencial la existencia de un área propia (el 83% de las empresas con más de 1B de facturación), descentraliza los fondos dedicados a la función, incorporando cada departamento la gestión responsable en su actividad diaria, e impone un plan de RSC global de forma transversal a cada sede local (84% de la empresas con más de 5B de facturación).

La RSC y la Sostenibilidad suponen un marco de colaboración empresarial sin igual entre las empresas iberoamericanas, el 99% de las cuales no solo están dispuestas a enrolarse en proyectos responsables liderados por proveedores u organi- zaciones más pequeñas, sino que reconocen un grado casi total de apertura (95%) a colaborar con empresas de la competencia en pro del bien común y la preservación del medio ambiente.

El 97% de las empresas iberoamericanas participantes confían plenamente en la consolidación de la RSC como una forma natural de hacer negocios y el 76% creen que ganará importancia en el periodo pos-COVID-19. Además, el 79% consideran que la incorporación de un área específica para la función supondrá una clara ventaja competitiva tras la pandemia con respecto a las empresas que no dispongan de ella.

Las grandes empresas iberoamericanas afirman que sus planes de RSC y Sostenibilidad han de ir por delante de lo estrictamente regulado y apuestan por ser líderes a nivel social, reconociendo que el principal objetivo de la RSC es anticipar retos y desafíos de futuro (78%). Esta misión se extiende a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Soste- nibles, cuya responsabilidad se reconoce mayorita- riamente como propia (70%), no dejándose solo en manos de los estados.

Todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible ganan importancia para la empresas iberoamericanas en el periodo pos-COVID-19. Sin embargo, los mismos ODS que son señalados como más relevantes a futuro (“Salud y bienestar”, “Fin de la pobreza”, “Reducción de desigualdades”) son vistos también como los más difíciles de alcanzar. Otros ODS como “Industria, innovación e infraestructura”, “Trabajo digno y crecimiento económico” y “Educación de calidad” también se complican especialmente según la opinión de los entrevistados, todo en un contexto en que sí siente que será más fácil desarro- llar “Alianzas para lograr los objetivos”.

“Reducir las desigualdades” dentro de la sociedad será más difícil según el 40% de las empresas entrevistadas. No obstante, las grandes empresas iberoamericanas, mantienen sus compromisos y el 45% cree que trabajar por alcanzar la “Igualdad de Género” será más relevante que antes. Otros ODS claves para la equidad entre mujeres y hombre en el mundo laboral como “Trabajo Digno y creci- miento económico” (68%) y “Educación de calidad” (57%) también son vistos como mucho más rele- vantes a futuro.

Los temas asociados con los “Empleados” se convierten en ámbito prioritario de la RSC y la Sostenibilidad en el periodo pos-COVID-19 para las empresas iberoamericanas, seguidos de aque- llos relacionados con el “Medio Ambiente” y la “Sociedad”, sin olvidarse de los “Clientes”, “La cadena de suministro y producción” y la “Gobernanza”. Para lograr el equilibrio entre los seis ámbitos, un 98% ve necesario que la RSC permee transversalmente a todas las áreas como forma de consolidarse en la gestión de las organizaciones.

El cambio climático será el principal problema de las empresas iberoamericanas (17,5%) en los próximos años por encima de la desigualdad (17%), la corrup- ción (12%) y los populismos (10%). El 78% de los entre- vistados cree que las empresas tomarán un rol más activo en la lucha contra los problemas sociales tras la pandemia.

De interés

Artículos Relacionados