lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl autor de las 103 víctimas de Orlando, un "lobo solitario sin...
La prensa ve amenaza radicalista además de odio de género

El autor de las 103 víctimas de Orlando, un «lobo solitario sin conexiones terroristas»

Redacción
Omar Mateen, norteamericano de 29 años de origen afgano, asesinó este domingo a 50 personas e hirió a otras 53 en un club gay de Orlando (Florida), tras irrumpir en el local armado con una pistola, un fusil de asalto automático y material explosivo. Se atrincheró durante horas en el club, donde se celebraba una fiesta latina, y perpetró la matanza antes de ser abatido por la policía. El autoproclamado Estado Islámico se atribuyó la autoría del ataque presumiendo de que Mateen era simpatizante.

Sin embargo, el presidente de EEUU, Barack Obama, confirmó este lunes que el FBI cree que el autor de la matanza de Orlando, Omar Mateen, era un lobo solitario ya que aún no se han encontrado pruebas de que actuara dirigido por un grupo terrorista. Obama calificó el atentado como "un claro ejemplo de extremismo autóctono". Así se lo confirmó el director del FBI, James Comey, quien posteriormente en rueda de prensa dijo que hay "fuertes pruebas de la radicalización" de Mateen por Internet y una "posible inspiración en organizaciones terroristas extranjeras". Comey confirmó que durante las conversaciones telefónicas mantenidas durante el secuestro Mateen declaró su apoyo al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, a los terroristas de la Maratón de Boston y a un individuo de Florida que se inmoló en Siria en nombre del Frente Al Nusra, contrario al Estado Islámico, "lo que añade más confusión sobre sus motivos".

La propia noticia de que el autoproclamado Estado Islámico se atribuyó la autoría del ataque presumiendo de que Mateen era simpatizante suyo fue difundida por la agencia Armaq, próxima al grupo terrorista. Varios medios estadounidenses indicaron que el asesino había llamado al teléfono de emergencias poco antes del tiroteo para proclamar su fidelidad al ISIS. El Estado Islámico volvió a reivindicar Este lunes la matanza, que calificó de "incursión de seguridad" en una "concentración de cruzados", y señaló que su autor era un "soldado del califato". Lo hizo antes de reivindicar también el ataque perpetrado anoche en el que murió un agente de la Policía junto a su vivienda en Maganville, a las afueras de París. La Policía francesa logró matar al asesino durante el asalto a la casa donde el agresor se había atrincherado con la mujer del agente, a la que también asesinado, y su hijo de tres años, que resultó ileso. El presidente francés, François Hollande, condenó este "acto odioso" y presentó sus condolencias a la familia. Hollande, que destacó la "valentía y profesionalidad" de las fuerzas policiales, aseguró que se investigarán las circunstancias del ataque.

Según declararon inIgual en te las autoridades estadounidenses, el autor de la matanza había sido investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el FBI por su posible vinculación con grupos terroristas. En declaraciones a la NBC, su padre, tras pedir perdón por la masacre protagonizada por su hijo, señaló que cree que se trata de un ataque homófobo que no tiene nada que ver con la religión. El autor de la matanza de Orlando fue investigado durante 10 meses por radicalismo y realizó dos viajes a Arabia Saudí aunque el FBI dijo que abandonó su vigilancia por no tener pruebas concluyentes.

La masacre agitó la campaña presidencial de EEUU. El candidato republicano, Donald Trump, reiteró la promesa de vetar la entrada de musulmanes a EEUU e insinuó la complicidad de Obama en el tiroteo. "No se entera o se entera mejor de lo que cualquier persona pueda entender", dijo. Trump vinculó la política migratoria de Obama con el terrorismo. "Será nuestro caballo de Troya", advirtió. Por su parte, la candidata demócrata, Hillary Clinton, defendió que los ataques para derrotar al Estado Islámico en el campo de batalla tengan éxito y abogó por combatir la radicalización en Internet. Clinton condenó "la retórica antimusulmán provocativa", en alusión a Trump.

Por otro lado, los Reyes y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, expresaron ayer sus condolencias al presidente estadounidense por las víctimas de la matanza. "Quiero reiteraros nuestro firme compromiso en seguir colaborando estrechamente en aras de alcanzar la paz y la prosperidad para nuestras naciones y nuestros pueblos", escribió Felipe VI en un telegrama. Por su parte, Rajoy garantizó su total apoyo en la lucha contra el terrorismo que exige "determinación y valor".

Obama condena el "acto de terrorismo y odio"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó inicialmente los hechos de "acto de terrorismo y de odio", pero no detalló los motivos de la matanza. En un discurso de condena pronunciado en la Casa Blanca, Obama volvió a referirse a la necesidad de aumentar el control de armas en EEUU. La matanza también fue condenada por los candidatos republicano y demócrata a la Casa Blanca, Donald Trump y Hillary Clinton. Trump aprovechó para cargar contra la administración Obama y recuperar su polémica propuesta de vetar la entrada en el país de todos los musulmanes extranjeros. "Lo que ha ocurrido en Orlando es solo el principio. Nuestros líderes son débiles e ineficaces; hay que ser duros", señaló a través de Twitter.

Ashraf Ghani, presidente de Afganistán, país de origen del autor de la matanza, fue el primer líder extranjero en condenar el ataque. Desde el Vaticano, el Papa Francisco condenó la "locura homicida" de Orlando, añadiendo su deseo de que se investigue rápida y eficazmente lo ocurrido.

El Gobierno español transmitió sus condolencias a los familiares de las víctimas de la matanza y expresó su "solidaridad y cercanía" al pueblo y las autoridades estadounidenses ante el "execrable acto criminal" cometido en Orlando. Los líderes de los cuatro principales partidos nacionales también condenaron el ataque. "Mi rotunda condena al deleznable ataque de Orlando. Sigamos defendiendo unidos la libertad frente la barbarie y el odio. España con EEUU", escribió Mariano Rajoy en la red social Twitter. A través del mismo medio, Pedro Sánchez reivindicó "igualdad y libertad frente al fanatismo". En la misma línea, Albert Rivera señaló que "los fundamentalistas tienen pánico a la libertad". "Ni un paso atrás en la lucha contra la homofobia y la intolerancia", reclamó Pablo Iglesias.

Opiniones en la prensa impresa española

Vivimos bajo amenaza del radicalismo islámico (EL PAÍS):La matanza de Orlando muestra con crudeza que nos encontramos frente a un nuevo modo de terror, en el que individuos orientados o alentados por el mensaje del radicalismo islámico deciden causar el máximo daño posible contra personas y colectivos indefensos. El que la matanza se haya producido además en un local de ambiente homosexual resalta el odio que el tirador profesaba hacia un modelo de convivencia basado en la tolerancia de ideas y en el respeto a las decisiones individuales. La masacre es una nueva demostración de que absolutamente nadie está libre de la amenaza del radicalismo. Es más, los colectivos más vulnerables -civiles en una sala de fiestas, un restaurante, el metro o un aeropuerto- son los objetivos escogidos. Bajo ninguna circunstancia es posible bajar la guardia.

Masacre por odio hacia los gays (EL MUNDO): La mayor masacre por un tiroteo en la historia de Estados Unidos ha dejado al país en estado de shock. Lo ocurrido en Orlando es un acto de barbarie inclasificable. El atacante era un fanático que había jurado fidelidad al Estado Islámico. Se pueda considerar o no la suya como la acción de un lobo solitario yihadista, se trata en todo caso de un atentado guiado por la homofobia. Lo ocurrido debe conectarse con un fenómeno muy preocupante en una sociedad como la estadounidense: el auge de la homofobia. El crecimiento del odio hacia la comunidad gay ha aumentado en paralelo a los avances legales que se han ido conquistando en la senda de la igualdad, tras años de lucha del colectivo homosexual, que han sido contestados por sectores ultraconservadores y ultrarreligiosos -de todas las confesiones- que sienten atacados sus valores tradicionales. De una masacre como ésta el único culpable es su autor. Pero muchas cosas deben cuestionarse la sociedad americana, que ofrece demasiadas facilidades a los autores de crímenes.

La mentalidad colectiva musulmana debe cambiar (ABC): Probablemente no se llegarán a confirmar los motivos últimos que llevaron a Omar Mateen a cometer la matanza de la discoteca de Orlando (Florida), si se trató un gesto de odio homófobo o de una acción yihadista, o ambas a la vez. La violencia existe, y no necesariamente tiene que ver con una religión específica, ni con un determinado país. Lo que diferencia la violencia yihadista de cualquier otra es que, lamentablemente, siempre hay una parte importante de la comunidad musulmana que intenta justificarla, cuando no elogiarla. Es importante que los líderes religiosos, políticos, educativos y morales del Islam desarrollen una cultura verdadera de tolerancia y de respeto a la vida. Y no basta con declaraciones sobre las virtudes pacíficas de esa religión, sino que es necesaria una transformación verdadera de la mentalidad colectiva musulmana

El terrorismo yihadista ataca de nuevo a un país libre (LA RAZÓN): De nuevo nos encontramos frente al terror indiscriminado cuyo objetivo es alterar la convivencia de un país libre. El ataque al club gay de Orlando perpetrado por Omar Mateen se ha debido, si creemos a su progenitor, a la aversión que sentía por la homosexualidad. Todavía es pronto para saber si Mateen actuó bajo mandato del yihadismo, pero lo que sí es cierto es que las autoridades tienen registrada una llamada suya anterior al atentado en la que declaró su lealtad al ISIS. Los "lobos solitarios" tienen en común, tanto en Estados Unidos como en Europa, vivir protegidos en las sociedades libres. Los motivos que desencadenan sus acciones se fundamentan en hacer cumplir el viejo ideario terrorista de destruir la libertad de los ciudadanos. Estas nuevas víctimas nos vuelven a demostrar que la lucha contra el yihadismo será larga y que es necesaria la defensa militar y la de los valores de libertad y tolerancia de nuestra sociedad.

Otra tragedia americana (LA VANGUARDIA 24. Editorial) La matanza de Orlando es, tristemente, un acicate para que las sociedades desarrolladas avancen en la igualdad y en evitar que el amor gay suscite odio.

La masacre en un club gay de Orlando (EL PERIÓDICO 8. Editorial) La masacre reabrirá en Estados Unidos, y de forma residual como otras veces, el debate sobre la posesión sin control de armas de fuego.

Odio y armas: conjunción letal en EE.UU. (Marc. Bassets. EL PAÍS): Tras el atentado de Orlando, el debate en la sociedad americana se moverá entre dos argumentos: uno, la tozuda realidad de que EEUU es el país del mundo con más armas de fuego, y dos, la posibilidad de que aquí residan ciudadanos estadounidenses simpatizantes del terrorismo yihadista.

Los mártires de Pulse (Jorge Bustos. EL MUNDO ): No nos engañemos: los han matado por ser gays. El terrorista ha elevado a los asesinados a la condición de mártires de la causa arcoíris.

Pecados compartidos (Jesús Lillo. ABC):  Para quienes disparan y apuntan a Occidente no es más pecador UN homosexual que trasnocha en Florida que los aficionados iraquíes que siguen un partido de fútbol por la tele o quienes asisten a un concierto de rock en Francia.

Otro "lobo solitario" (Pedro Baños. LA RAZÓN): Para los yihadistas locales nocturnos como el Club Pulse de Orlando o la sala Bataclan de Francia son centros que simbolizan la perversión y la degeneración de una sociedad a la que se oponen.

De interés

Artículos Relacionados