lunes,17 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl clamor por renovar se extiende hasta en el PP
Rajoy y PP dan por seguro que el Rey les dará otra oportunid

El clamor por renovar se extiende hasta en el PP

Redacción
El clamor por la renovación y el fin de la corrupción se extiende hasta en el PP, mientras Rajoy se refugia en que los españoles pidieron en las urnas pacto y no cambio. Este, por si acaso, rechaza otro pacto que no sea por él presidido, sin ver que ninguna fuerza le apoyaría ni dudar que el Rey le dará otra oportunidad, evento cuya lógica ni siquiera ha replanteado hasta ahora Podemos.

El PAIS asegura este domingo que "la quinta de Casado pide paso", en referencia a los jóvenes del PP. Desde las antípodas periodísticas, siempre exceptuando LA RAZÓN, el diario ABC dice que el PP se prepara para la sucesión de Rajoy "cuando el presidente lo decida", y aunque da como preferido a Núñez Feijoo, paisano y amigo del presidente en funciones, cita también entre las alternativas la de un joven Pablo Casaso que la Moncloa descartó para suceder a Wert al frente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Las nuevas caras y voces del PP se sienten asqueados y achicharrados por la corrupción de dirigentes a los que les cuesta llamar compañeros, dice el diario de Juan Luis Cebrián. No tienen las ataduras históricas de Mariano Rajoy, al que se muestran leales, pero piensan en su futuro y en salvar al PP. Cuando Pablo Casado (35 años), Andrea Levy (31), Javier Maroto (44) y hasta Fernando Martínez Maillo (46), cuatro de los actuales cinco vicesecretarios nacionales del PP, acuden a muchos medios de comunicación en su maratón de citas televisivas y radiofónicas para inculcar algún mensaje de su partido se sienten normalmente acosados solo por preguntas sobre corrupción.Cuando el vaso de su aguante con la corrupción desbordó, Maroto, Levy y Casado se sucedieron públicamente a pedir una “purga” interna cayera quien cayera. Se confesaron abochornados y aseguraron incluso que no se sentían representados por esos supuestos compañeros. Reclamaron a través de los medios a Aguirre y Barberá que dieran explicaciones. Y les recomendaron que se apartaran para mayor comodidad del partido. Pero no las llamaron directamente. Eso lo hizo Rajoy, que les mostró comprensión y escuchó sus declaraciones de inocencia.Estrategia del doble juegoEse doble juego es una estrategia perfectamente calculada y planificada. Desde el entorno de Rajoy más próximo se les ha hecho llegar por teléfono y en comidas privadas a los impulsivos vicesecretarios que el líder les entiende y hasta les anima a seguir su batalla en las televisiones, las tertulias y las ruedas de prensa, incluso con sus fuertes desmarques hacia los dirigentes más históricos. Solo les ha pedido “no herir los sentimientos de esas personas”. Duros y tajantes, pero con control sobre todo de determinadas expresiones.

Según ABC, en el PP "nadie cuestiona el liderazgo de Mariano Rajoy, pero el banquillo calienta por lo que pueda pasar". Así las cosas, dice el diario, se especula con las quinielas de posibles dirigentes que podrían optar a liderar el partido en los próximos meses. El nombre de Alberto Núñez-Feijóo es el que con más fuerza suena como posible sucesor de Rajoy. Otra de las responsables mejor situadas es la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, cuya gestión es ampliamente reconocida, aunque su enfrentamiento con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, le ha granjeado pocos apoyos en el partido. También se hallan en los puestos de salida nuevas caras como la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, o Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación. Dos ministras, Ana Pastor e Isabel García Tejerina, también forman parte del banquillo, al que se han incorporado alcaldes como Íñigo de la Serna (Santander) y Concepción Gamarra (Logroño). EL PAÍS, por su parte, señala que "las nuevas caras del PP estallan hartas de la corrupción, rompen con lo peor del pasado y plantean a Rajoy una ruptura generacional legal". En suma, "la quinta de Casado pide paso".

Rajoy y PP dan por seguro que el Rey les dará otra oportunidad

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, consideró ayer que el acuerdo de gobierno al que han llegado PSOE y Ciudadanos está "viciado de origen" porque parte de bloquear al PP y avisó de que el líder socialista, Pedro Sánchez, podría romperlo después de la sesión de investidura del día 5, en la que previsiblemente no conseguirá su objetivo de ser nominado como presidente del Gobierno. "Después del día 5 tendremos otro escenario, a ver si Pedro Sánchez sigue manteniendo el acuerdo con Ciudadanos, a lo mejor deja colgado a Albert Rivera", señaló el dirigente popular en declaraciones a RNE. En su opinión, Sánchez ha practico "un sectarismo trasnochado al no querer ni siquiera hablar con el PP, que representa a siete millones de votantes". Pese a ello, insistió, "el PP está dispuesto a hablar con todo el mundo a partir del día 5, cuando empiece la segunda parte del partido".

En la misma línea, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, reprochó ayer a Ciudadanos no sólo que con este acuerdo haya "borrado sus propuestas liberales", sino que haya dejado atrás su premisa de que debe gobernar la fuerza más votada. Casado espera que Ciudadanos, aunque ahora le haya dado la "fiebre por subir impuestos", vuelva a ser "ese partido que surgió para llegar a acuerdos y no para poner a quien ganó las elecciones en el lado opuesto".

Sánchez gana aun sin lograr la investidura 

El 79% de los militantes del PSOE respaldaron ayer el acuerdo de gobierno suscrito por su partido para la investidura de Pedro Sánchez, en una votación que registró una participación del 52% de los 189.256 afiliados convocados a pronunciarse. En concreto, 73.940 militantes dieron el  al pacto rubricado por los líderes del PSOE y Ciudadanos, mientras que 19.692 (el 21%) votó no. En Andalucía el acuerdo fue avalado por el 75,99% de los votantes; en Cataluña lo apoyaron el 79,04%; en el País Vasco el 90,62 % y en Extremadura el 78,44%. En Aragón, donde el  obtuvo el resultado más bajo, fue respaldado por el 63,65% de los militantes.

Tras finalizar el recuento, la dirección del PSOE expresó en un comunicado su satisfacción por el desarrollo de una consulta que consideraron "histórica" y que "vuelve a situar al PSOE a la vanguardia de la participación de su militancia en las decisiones trascendentes del partido y del futuro del país y que sin duda marcará la senda que deberán recorrer otras fuerzas del cambio". El resultado obtenido "demuestra la implicación de las bases del PSOE en el proyecto de país que lidera Pedro Sánchez", quien, según el comunicado, agradeció el apoyo que ha recibido el sí, la participación y el trabajo realizado en esta jornada por los militantes y las agrupaciones socialistas. "Orgulloso del PSOE y de sus militantes. Orgulloso de este gran partido. Gracias por vuestro apoyo. El cambio está más cerca", escribió en Twitter el líder del PSOE.

Todos los diarios recogen en portada y opiniones el resultado final de la consulta planteada por la dirección del PSOE en torno al acuerdo de investidura de Pedro Sánchez,  con el resultado general de amplio consenso sobre que Sánchez gana posiciones en la política nacional aunque no logre la investidura: Sánchez consigue el respaldo de la militancia del PSOE  (EL MUNDO), Sánchez se cubre las espaldas con el voto de las bases socialistas  (ABC), Sánchez sale fortalecido de la consulta  (EL PERIÓDICO). Solo hay una disonancia,  aunque descontada : Sánchez pierde; los barones ganan  (LA RAZÓN).

En cuanto a las portadas, EL PAÍS destaca que "Sánchez gana la consulta con más del 50% de participación". En la misma línea, EL MUNDO titula: "Las bases del PSOE avalan el pacto con Ciudadanos". Con los mismos datos, pero diferente lectura, ABC subraya: "La mitad de los afiliados del PSOE ignoran a Pedro Sánchez" y "le dan la espalda". Al igual que ABC, LA RAZÓN señala: "La mitad de los militantes planta a Sánchez". "Sánchez se blinda", titula EL PERIÓDICO. Y añade: "El líder del PSOE consolida su posición en el partido, aunque no consiga la investidura". Según LA VANGUARDIA: "Sánchez logra un apoyo abrumador de la militancia a su acuerdo con Ciudadanos".

Susana Díaz apoya un gobierno de Pedro Sánchez

Según subrayan varios diarios, la principal preocupación a lo largo del día de ayer en la sede del PSOE fue la de que se produjese una elevada abstención entre los militante del partido. En este sentido, y tras votar en la agrupación de Pozuelo de Alarcón (Madrid), el propio Pedro Sánchez instó a "participar masivamente" en la consulta e invitó "al resto de las fuerzas del cambio a que respalden el acuerdo" con Ciudadanos la próxima semana en el debate de investidura.

En paralelo, la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, reivindicó en Sevilla, en los actos oficiales previos a la celebración del Día de Andalucía, un gobierno "fuerte y sólido dirigido por Pedro Sánchez" y atacó, sin nombrarlos, al PP y a Podemos, a los que calificó de "trileros" y de anteponer sus intereses de partido. Díaz insistió en que España y Andalucía necesitan "cuanto antes" un gobierno que "devuelva derechos, sólido, firme y que le diga no a quienes quieren que la Constitución sea papel mojado". La dirigente socialista insistió en que son compatibles "la igualdad y las singularidades" de Cataluña, Galicia o País Vasco, puesto que "en el siglo XXI ni los apellidos ni el gentilicio puede dar privilegios".

Sánchez dice que Iglesias puede acabar como tabla de salvación de Rajoy 

Entrevistado por LA VANGUARDIA poco después de haber votado en la consulta celebrada ayer por su partido, Pedro Sánchez defiende en primer lugar el pacto con Ciudadanos como una afirmación de su voluntad de desalojar al PP del poder y también como "un acuerdo abierto, transversal, que intenta representar, desde un partido de centroizquierda y otro de centroderecha, a la mayoría de españoles". A su juicio, "los españoles no han votado mayoritariamente a un bloque de izquierdas, tampoco a un bloque de derechas. Con lo cual, la lógica tiene que ser otra, la del cambio. Ese acuerdo por el cambio tiene que ser coherente con nuestros principios y este pacto lo es. Cuando Pablo Iglesias me dice que tengo que elegir entre Podemos y Ciudadanos, le digo que el PSOE ya optó por sumar a todas las fuerzas del cambio, porque solo así es posible propiciarlo". En este sentido, añade Sánchez, "si yo hubiera hecho un acuerdo exclusivamente con Podemos, que es lo que quería Iglesias, tendría que haber hecho descansar la gobernabilidad de España en partidos independentistas que quieren romper España…".

Por supuesto, continúa el líder del PSOE, "a mí me hubiera encantado un gobierno de izquierdas, única y exclusivamente, pero los números no dan. Rivera ha sido valiente, se lo reconozco. Le pido a Iglesias que tenga la misma valentía que ha tenido Rivera". "Yo voy a tender la mano siempre a los partidos a mi izquierda, y espero que aprovechemos la oportunidad. Para mí lo cómodo habría sido hacer como Rajoy, un ejercicio de escapismo político. Por cierto, lo hizo con el argumento de que yo ya había pactado con Podemos. Paradojas de la vida, ahora a lo mejor Pablo Iglesias acaba siendo la tabla de salvación de Rajoy", apunta Sánchez.

Preguntado, finalmente, por Cataluña, el secretario general del PSOE considera que "lo importante para conseguir resolver la crisis de convivencia es cambiar el gobierno de Madrid". "Acabarán las trincheras con Cataluña, y yo tenderé puentes", dice Sánchez, para añadir: "Somos un partido que no sólo ha sido arquitecto, sino obrero de la Constitución. Eso tiene un peso histórico. Podemos plantea recuperar soberanía respecto a Europa y, en cambio, cuestiona esa soberanía nacional. Yo soy el secretario general de un partido que, con sus aciertos y desaciertos, siempre ha reconocido la diversidad territorial y respetado y estimado la sociedad catalana. De ahí no nos hemos movido".

Rivera pide Rajoy que no vote en contra como Podemos 

El líder de Ciudadanos pidió ayer a Mariano Rajoy que "piense en los españoles y en España" y permita a Pedro Sánchez convertirse en el próximo presidente del Gobierno. En su opinión, el presidente del Gobierno en funciones está promoviendo el "bloqueo institucional" del país al anunciar que se opondrá al acuerdo de Gobierno alcanzado entre Ciudadanos y el PSOE, en una actitud "similar a la de Podemos o a la de los partidos que quieren la independencia". Tras una reunión con dirigentes de su partido celebrada en Barcelona, el dirigente de Ciudadanos pidió a Rajoy que "no le diga no a España después de haberle dicho no al Rey" al negarse a intentar su investidura pese a haber ganado las elecciones generales. En estos momentos, subrayó, "estamos en manos de que el PP decida no bloquear la legislatura".

Por otra parte, preguntado por la decisión que adoptará su partido si la investidura de Pedro Sánchez no sale adelante, Albert Rivera señaló que "si el Rey propone otro candidato, trataré de buscar con él puntos comunes". José Manuel Villegas, número dos de Ciudadanos, también se pronunció al respecto: "El trabajo, a partir del día 5, será buscar más apoyos para el pacto, para el acuerdo, para el programa. En nuestro caso, eso se traducirá en que antes del día 5, y después también, intentaremos que el PP, de una forma u otra, participe".

LA RAZÓN destaca hoy que el pacto con el PSOE "divide" a los votantes de Ciudadanos. Según la encuesta de NC Record para este diario, un 42% de los electores del partido que dirige Rivera apoya la alianza con el PSOE, mientras que un 38,2% la rechaza. Además, el 46,2% de los encuestados considera que Ciudadanos debería haber pactado primero con el PP, mientras que el 39,3% no acepta esta opción.

Podemos ni se plantea que el Rey le encargue formar formar gobierno 

De momento, el partido de Iglesias ni se plantea que el rey le encargó formar gobierno si fracasa Sánchez ya que Rajoy declinó por falta de apoyos y ello no parece que varíe ni  siquiera tras una hipotética segunda sesión de investidura del líder del PSOE, a la vista de la agenda judicial contra la corrupción y de la propia situación del PP ante las responsabilidades del entorno de Rajoy en algunos de esos casos.

La dirección de Podemos "volverá a tender la mano" a Pedro Sánchez si este fracasa en su intento de ser investido presidente del Gobierno, pero siempre que renuncie expresamente a su acuerdo con Ciudadanos, "incompatible con nuestras propuestas", según manifestó ayer Iñigo Errejón. En su opinión, "Sánchez, con este acuerdo con Rivera que mira al PP, ha puesto su suerte en manos de Rajoy". Por tanto, "si está dispuesto a reanudar el diálogo explorando otras vías de acuerdo, nuestras puertas siguen abiertas para un Gobierno de coalición y de cambio", subrayó Errejón, "pero Sánchez tiene que decidirse".

En otro orden de cosas, los cuatro diputados de Compromís en el Congreso votarán no a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, según comunicaron ayer las ejecutivas de las dos formaciones que sustentan el partido, el Bloc Nacionalista Valencià e Iniciativa del Poble Valencià. Según estas formaciones, el acuerdo PSOE-Ciudadanos "trunca las políticas del cambio" que ansía el nacionalismo valenciano.

Alberto Garzón cree que el PSOE "está a tiempo de rectificar"

El portavoz parlamentario de IU-UP, Alberto Garzón, declaró ayer que desde su formación se cree que el PSOE está aún a tiempo de rectificar y "girar a la izquierda porque tiene que haber una oportunidad para este país de tener un Gobierno frente a los recortes y que haga políticas en favor de las clases populares". En declaraciones a la prensa, previas a un acto de partido celebrado en el Ateneo de Madrid, el portavoz de IU reprochó a Pedro Sánchez su alineamiento con "la nueva derecha", aunque no renunció a que se pueda volver a negociar en la mesa a cuatro que "tiene mejores mimbres porque son 161 votos desde el principio, mucho más fácil que tener que esperar la abstención del PP".

De interés

Artículos Relacionados