viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl descontrol del modelo educativo

El descontrol del modelo educativo

Redacción
El nuevo curso ya iniciado en casi toda España escalonadamente desde principios de septiembre en casi todos los niveles educativos, salvo algunas facultades universitarias, ha empezado bajo la sensación de descontrol por parte delos principales agentes involucrados. Pese a la impresión lanzada por el nuevo ministro, persiste la huella de recortes que se han llevado por delante miles de profesores, millones en ayudas y han afectado a la calidad y a la atención de los alumnos con más necesidades.

El debate sobre ese descontrol, sobre la crisis de la educación en España, que ha sido la partida de gasto familiar con mayor carestía los siete últimos años, sobre todo los tres más recientes, no se ha diluido pese al cese del ministro peor valorado del Gobierno y su sustitución por otro que parece a algunos más dialogante. La oposición sigue desde hace varios años contra la LOMCE, que suscita el rechazo de la mayoría de las comnunidades autónomas y cuyos intentos de recentralización no se han notado en un mayor control o siquiera coordinación de planes, calendarios y contenidos cada vez más diversos y que dejan la sensación de caos. Así lo refleja la prensa, para la que esta situación, por persistir, es cada día menos noticia.

Para ilustrar sus informativos, debates y tertulias de inicio de curso, LA SER publica en su web un reportajr sobre Los efectos de la crisis en la Educación. Dice que los de recortes se han llevado por delante miles de profesores, millones en ayudas y han afectado a la calidad y a la atención de los alumnos con más necesidades, según la SER.Se ha recortado prácticamente en todo: la enseñanza pública ha perdido 30.000 profesores en los años de la crisis aunque el número de alumnos ha seguido creciendo, una situación que contrasta con la de la enseñanza privada. El menor número de profesores se ha intentado compensar con medidas que han afectado a la calidad educativa y que el Gobierno aprobó en un Real Decreto, aún en vigor. Aunque el Gobierno ha eliminado a partir de este curso las restricciones a la contratación de profesores, los sindicatos creen que será imposible recuperar lo perdido si no se sustituyen esos 30.000 docentes. Además, subrayan que quienes han pagado las consecuencias ha sido el alumnado más necesitado.

Por su parte, EL MUNDO, en un editorial titulado Un comienzo de curso que ejemplifica el descontrol del modelo educativo, afirma que  el inicio del curso escolar 2015/2016 es el mejor ejemplo de la imperiosa necesidad que tiene España de reformar su modelo educativo. Conviene recordar que se implanta la enésima reforma de la educación obligatoria en la democracia y no está presente el ministro que la diseñó. Pero lo verdaderamente inaceptable es que la ´Ley Wert´, la Lomce, que se pone en marcha estos días en Secundaria nace muerta. El sucesor de Wert, Íñigo Méndez de Vigo, ya ha anunciado que aspectos clave de la nueva ley -como la enseñanza del castellano en todas las autonomías o las controvertidas reválidas- necesitan ser consensuados con otros grupos políticos, por lo que en caso de victoria del PP, muchos preceptos serán papel mojado. Si, por el contrario, hay un cambio de partido en el Ejecutivo tras las elecciones de diciembre, ni que decir tiene que la Lomce habrá pasado a la historia casi sin aplicarse.

"Con este panorama", añade el mismo diario, "es fácil concluir que será muy difícil avanzar en las clasificaciones internacionales y homologarnos de verdad a los países de nuestro entorno hasta que los partidos se decidan de verdad a sacar la educación del debate político cortoplacista y se sienten a planificar un modelo a largo plazo coherente con las necesidades laborales del país. En este curso la realidad parece que supera a la ficción. No se entiende que la Lomce se implante en cursos que no son consecutivos -los pares en Primaria y los impares en la ESO- y no se vaya a desarrollar de forma similar en todas las comunidades autónomas. Andalucía, Cataluña y el País Vasco no la han puesto en marcha en Secundaria, mientras que Aragón ha dicho que no va a aplicar la ley. Las reválidas, que el ministro Wert consideraba un elemento clave en el nuevo sistema, de momento sólo se han concretado en una, que se hará al finalizar 6º de Primaria, pero no tendrá consecuencias académicas en el ´curriculum´ del alumno. A esto se une también el eterno pulso entre Religión-Educación para la Ciudadanía, en el que cada comunidad autónoma ha hecho de su capa un sayo para aplicar lo que ideológicamente más le conviene. Todo este descontrol llega a los libros de texto, como publicamos hoy, que cada año suponen un gasto mayor para las familias. Los libros tienen una vigencia de cuatro años, pero los cambios legislativos la reducen en la práctica, por lo que es imprescindible el mantenimiento en el tiempo de las leyes. A la vez, sería fundamental facilitar también una cierta coherencia: no tiene sentido que en España existan 17 libros de texto del mismo curso de Matemáticas, uno por autonomía. Los editores calculan que un texto único en todo el país abarataría el coste de cada volumen un 30%. Es el momento de exigir altura de miras a los políticos porque el cambio educativo debe ser una prioridad".

Asimismo, para corroborar informaciones similares sobre descontrol, EL PERIODICO incluye un comentario de Carolina Herrero (El Masnou), bajo el título Demasiado tarde para una buena educación: "28 + 28. Estas son las ratios sorpresa que los padres y madres del CEIP El Cim de Teià nos encontramos el día 1 de septiembre en las listas de las clases de P-5. Niños y niñas de 4 y 5 años que deberán compartir aulas apretados todo el día. No puedo entender cómo la respuesta de la Conselleria se reduce a un triste: "Lo sentimos mucho, pero ahora ya es demasiado tarde para abrir una nueva línea en la escuela". No puedo entender cómo se desprecia al alumnado con altísimas necesidades educativas especiales que convive en nuestras aulas y que, de repente, se verá inmerso en una avalancha de compañeros por todas partes. ¿Cómo alguien puede pensar que se podrá llevar a cabo el curso en condiciones? ¿Es demasiado tarde para respetar la educación de nuestros hijos? En cambio, no es demasiado tarde para enviar a sustitutos que llevarán las tutorías de nuestros niños el mismo 14 de septiembre, fecha de inicio del curso escolar. Es lamentable que como madre y maestra tenga que ver cómo el sistema educativo se desguaza día a día"

De interés

Artículos Relacionados