miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl eje franco-alemán busca "nuevo proyecto europeo" y limita a 55.000 millones...
La acogida de inmigrantes, principal enfoque del encuentro

El eje franco-alemán busca «nuevo proyecto europeo» y limita a 55.000 millones el rescate de bancos

Dung Tran
En plena de crisis migratoria, los dirigentes de los dos países más grandes de la Unión Europea se esforzaron este martes para dar una "respuesta europea" limitada. Ambos mandatarios se sentaron juntos en una cumbre ministral que servirá para preparar la decisiva cumbre de jefes de Estado y Gobierno de finales de mes, en la que se espera que se presenten una serie de propuestas para reformar la UE. Tanto Merkel como Macron asumieron que los inmigrantes deben ser tratados como un asunto europeo.

Dentro de ese pacto están las condiciones de una red de seguridad para el Fondo Único de Resolución (FUR), el que debe financiar la liquidación de bancos cuando estos se declaran inviables. La creación de esa red de seguridad, segundo pilar de la Unión Bancaria Tras la supervisión única en torno al BCE, era ya un compromiso adquirido por los socios del euro en 2013, pero faltaba darle forma y recursos. París y Berlín han acordado que el Mecanismo Europeo de Estabilidad, el fondo de rescate de la zona euro, se erija en ese cortafuegos, pero le han puesto un tope de 55.000 millones de euros, el tamaño actual del FUR."El tamaño del cortafuegos deberá ser cercano pero no superior al tamaño del fondo único de resolución", afirma el documento, bautizado como la declaración de Mesenberg.

Merkel y Macron también han condicionado su entrada en vigor a una reducción de los riesgos en los balances de los bancos. Si esto se cumple, París y Berlín se comprometen a que esté activo antes de 2024. Para determinar esa reducción de riesgos, el acuerdo contempla una revisión en el año 2020: "Las autoridades a cargo publicarán un informe sobre la tendencia de los préstamos morosos y la constitución de los Mínimos Requerido de Pasivos Elegibles (MREL, por sus siglas en inglés), subordinados". 

La Junta Única de Resolución, el organismo europeo que gestiona el FUR, aspiraba a disponer de un cortafuegos más ambicioso, incluso ilimitado. Después de cada uso de ese cortafuegos deberá ser restituido con aportaciones del sector bancario.

La canciller alemana Angela Merkel, políticamente debilitada, y el presidente francés Emmanuel Macron se reunieron  este martes, en plena crisis migratoria, para intentar acercar sus posturas sobre la reforma de una Europa amenazada de "descomposición", según informó AFP."Europa está en un proceso de descomposición", advirtió el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, en la reunión del consejo de ministros franco-alemán en Meseberg, al norte de Berlín. Consideró que es "indispensable proponer un nuevo proyecto europeo" sobre cuestiones económicas, de inmigración y financieras, dijo a la canal BFM TV.

En momentos que una nueva crisis migratoria amenaza al continente, se impone más que nunca que "Francia y Alemania sean el motor para encontrar soluciones concretas", dijo el Secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores Jean-Baptiste Lemoyne en los medios RFI y France 24.

Los dirigentes de los dos países más grandes de la Unión Europea realizaron una conferencia de prensa  antes de reunirse con el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker. El encuentro servirá para preparar la decisiva cumbre europea de finales de mes en la que se espera que se presenten una serie de propuestas para reformar la UE.

El objetivo del encuentro de los dos mandatarios es evitar un fracaso en Bruselas. Merkel y Macron acordaron para ello  una "hoja de ruta" para llevar a cabo una reforma de la zona euro, pero la atención está enfocada en el espinoso tema de la acogida de inmigrantes, que ha puesto a prueba una vez más no solo a Europa sino a la coalición de gobierno de la canciller alemana.

Se trata de evitar a toda costa que la cumbre de la UE de fin de mes sea lo que todo el mundo teme en estos días: un fracaso anunciado", advirtió el diario alemán Die Welt de este martes

Italia, desde hace años en primera línea del flujo de solicitantes de asilo, detonó una nueva crisis en la UE después de su rechazo a recibir un barco, el "Aquarius", repleto de migrantes provenientes de África. Finalmente llegaron a España el domingo después de una semana de odisea.Tanto para Merkel como para Macron: el tema de los inmigrantes tiene que ser tratado como un asunto europeo, mientras otros como Polonia y Hungría, se niegan a abrir sus fronteras.

Su ministro del Interior Horst Seehofer, que representa el ala derecha de su coalición de gobierno, le dio un plazo de dos semanas para reducir el flujo de inmigrantes a nivel europeo, o de lo contrario ordenará a principios de julio la "expulsión inmediata" de los solicitantes de asilo que lleguen a las fronteras alemanas provenientes de cualquier otro país europeo.

Este asunto amenaza con hacer caer el gobierno de Merkel.Nadie espera un acuerdo de los europeos a finales de junio sobre una reforma del Reglamento de Dublín, que establece que los solicitantes de asilo serán devueltos a su país de llegada.

 

De interés

Artículos Relacionados