miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl empleo en energías verdes, a punto de superar al decreciente de...
La reforma energética española marca pautas opuestas

El empleo en energías verdes, a punto de superar al decreciente de las fósiles, salvo en España

Redacción
Ocho millones de puestos de trabajo en el mundo ya proceden de la energía verde o de las renovables, que permitieron crear 400.000 puestos de trabajo en todo el mundo durante 2015, un 5% más que el ejercicio anterior, mientras que España va a cotracorriente, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía. La bajada de los precios del petróleo causa dolorosos ajustes laborales en la energía fósil, que destruyó más de 280.000 empleos.

Mientras las empresas del petróleo, gas y minerías anuncian despidos, las firmas de la llamada energía verde, que agrupa desde la biomasa y eólica hasta los paneles solares, ya han creado 8,1 millones de empleos en el mundo en las pocas décadas de presencia, mientras que todas las energías fósiles desarrolladas en la historia disminuyen su empleo y apenas acumulan actualmente 12 millones en todo el mundo. Es lo que se desprende del último estudio de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), que hace unos días se reunió en Abu Dabi y fue promovida y creada durante el mandato socialista de Zapatero por Alemania, España y Dinamarca, aunque hoy han suscrito su carta más de 75 países. 

Asi, en el plazo de un par de años, de mantenerse los actuales ritmos de crecimiento, las renovables ya tendrán a más trabajadores en sus filas que las de la energía convencional. El sorpasso sólo es cuestión de tiempo.“Este incremento se debe a los menores costes de la energía renovable y a la implementación de un marco regulatorio favorable. Esperamos a que esto continúe en cuanto los países se fijen como meta cumplir con los objetivos del cambio climático”, declaró Adnan Amin, director general de Irena.

China, Brasil y los Estados Unidos son los países  Buenos beneficiados y han  superado ya entrar los tres los 5 millones de empleos creados por actividades renovables, frente a los 8,1 millones del total mundial, según refleja la siguiente ilustracióndel IRENA.  Para el 2030, este organismo cree que el sector habrá triplicado la plantilla actual: unos 24 millones de personas trabajarán en esta rama de la industria.

JOBS2016_tweet3

En EE.UU. se está viviendo un ejemplo ilustrativo de lo que viene. Mientras en el 2015 las petroleras estadounidenses redujeron sus plantillas un 18%, las renovables engordaron las suyas un 6% hasta llegar a 769.000 personas. En lo que se refiere a la energía solar, la creación de empleos fue doce veces superior al conjunto de la economía norteamericana. El resultado es que por primera vez en la historia de EE.UU., el país donde hace un siglo nació la industria petrolera tal como la conocemos hoy en día, la energía solar ha tomado la delantera, en términos de empleo: 209.000 contra 187.000.

En cuanto a China, esta transición ya hace tiempo que ha empezado. El país asiático emplea un 35% más de gente en las renovables que en la industria del petróleo y el gas. En el 2015 los chinos fueron los que instalaron más capacidad: unos 65 gigavatios verdes.

La industria de la energía limpia atrae más capital ante las buenas perspectivas de negocio a largo plazo. Las nuevas inversión es mundiales en este sector alcanzaron los 240.000 millones de euros anuales (2014), según el Renwable Energy Policy Network. Una cifra que supera a la que reciben, en comparación, las empresas que operan con los combustibles fósiles que se ven obligadas a congelar sus planes de expansión.

Sin embargo, esta progresiva transformación hacia un nuevo modelo energético también trae consigo muchas incógnitas. No todos los países van a la misma velocidad. De acuerdo con el informe de Irena, en Europa los puestos de trabajo en las renovables llevan cuatro años reduciéndose un 3%, hasta 1,17 millones. “La crisis económica y las condiciones políticas adversas han llevado a una reducción de las inversiones”. La plantilla del sector fotovoltaico en Europa es un tercio de la que era en el 2011, esencialmente porque muchas empresas se han trasladado a otros países de costes más convenientes. La excepción es Alemania, que destaca en la energía eólica y cuenta en este sector más trabajadores de los que tienen Reino Unido, Italia y Francia juntos.

Por otra parte, tampoco se conoce con exactitud si el saldo entre empleos creados y destruidos a raíz de este proceso de conversión hacia la economía verde será positivo. Por ejemplo, un artículo publicado por el profesor de la Universidad de Stanford (EE.UU.) Mark Jacobson el año pasado alertaba que el balance para la economía estadounidense sería negativo: al alcanzar un modelo 100% renovables en Estados Unidos se perderían para siempre un 1,2 millones de puestos de trabajo.

Mapa de paises que han suscrito la carta por las energías verdes

En España el sector se ha reducido a la mitad

Si hay un país donde la situación es radicalmente opuesta respecto a la tendencia dominante, este es España. Se ha destruido prácticamente la mitad de los puestos de trabajo entre el 2008 y el 2014, según el último estudio de la Asociación Española de Empresas Renovables. En la actualidad rondan los 70.000 empleos, cuando seis años antes se superaban los 136.000.

Los expertos señalan varios motivos: la supresión de las primas para las nuevas instalaciones, la reducción de las ayudas prometidas para las plantas existentes y una sobredimensión del sistema eléctrico que impide incorporar nuevos competidores. A esto hay que añadir el polémico impuesto al sol, que ha penalizado el autoconsumo. Este cuadro en su conjunto ha castigado al sector, pese a que España destaca en algunos ámbitos, como en energía eólica. De hecho, el peso de las renovables en el consumo de energía ha disminuido en los últimos años.

España, hacia la insostenibilidad

 

La Fundación Alternativas ha presentado un informe elaborado por 14 expertos en el que concluyen que España tiene aún un largo camino por recorrer en términos de sostenibilidad económica, ambiental y social. En este sentido, lamentan que el país esté desoyendo los consejos de la UE sobre creación de empleo verde como elemento "fundamental" para salir de la crisis.El informe subraya que desde 2010 tanto Naciones Unidas, como la Unión Europea o la OCDE vienen apostando por del desarrollo sostenible y la creación de empleo verde, mientras que en España se ha legislado "en dirección contraria utilizado el falso argumento de que las exigencias ambientales constituyen una pesada carga para el desarrollo económico y que por tanto deben quedar postergadas". "Crecer primero, limpiar después", apunta la fundación.

Del mismo modo, el documento destaca cómo el crecimiento económico experimentado por España en los últimos años se ha realizado a costa de lo que consideran "un fuerte deterioro ambiental" que, a su juicio, se ha traducido en una grave pérdida de servicios ecosistémicos, biodiversidad y de riqueza natural, empeoramiento en la gestión del agua y calidad del aire en las ciudades, y en una gestión aún muy ineficiente ambientalmente del creciente número de residuos generados.

Entre las razones para este empeoramiento, Fundación Alternativas destaca el retraso en la aplicación de la legislación ambiental europea; una escasa implementación de instrumentos económicos o fiscales de gestión ambiental; la aprobación de medidas que en la práctica han supuesto un freno a sectores ambientalmente sostenibles como las renovables, flexibilizando requerimientos de prevención ambiental; y supresión de servicios de información ambiental.

Impactos más destacados en España 

Así, el informe indica que el cambio climático tendrá "importantísimos impactos en España" ya que "aumentará la temperatura media, disminuirán las precipitaciones y serán más irregulares". Además, indica que se verán "más acontecimientos climáticos extremos, como son sequías, olas de calor y tormentas e inundaciones"."Todos estos impactos tendrán consecuencias en la vida diaria, en la salud y en la economía. Serán especialmente negativos para el sector agrario, especialmente, en la mitad sur, y para el sector del turismo en España, especialmente para el tipo sol y nieve y el turismo de costa", ha alertado.

Para la fundación, España va "en dirección contraria a cumplir con el Acuerdo de París". En este sentido, señala que en el periodo 2012-2013 el sistema energético aumentó emisiones de CO2 y dependencia del exterior, además de aumentar intensidad energética y factura energética, a pesar de que se había producido un descenso de la demanda primaria, fundamentalmente por causa de la crisis económica.

"España ha retrocedido enormemente en materia energética. Hemos sido testigos del desmantelamiento de lo que en su día fue la industria renovable líder en el mundo, se ha perdido la credibilidad y la seguridad del ordenamiento jurídico, se ha obstaculizado el autoconsumo con energía solar", ha denunciado el informe.

Principales recomendaciones 

Ante esta situación, los expertos proponen trabajar por un nuevo modelo productivo sostenible que refuerce sectores verdes, además de una reforma fiscal verde en favor del uso eficiente de los recursos y elimine de las subvenciones a sectores perjudiciales para el medioambiente; la aprobación de un paquete de medidas relacionadas con la transición justa para el mundo del trabajo y la creación de empleo verde que incluya un plan de formación para la sostenibilidad a todos los niveles de la educación formal; o el fomento de la eco-innovación y un programa de reconversión ecológica para PyMES.

Según apunta, este programa debe facilitar la conversión del sector de la construcción hacia un sector especializado en la rehabilitación energética y renovación del tejido urbano que sustente una sociedad más equitativa y territorialmente cohesionada.

Finalmente, pide recuperar el Observatorio de Sostenibilidad de España (OSE) e integrarlo en una nueva Agencia de Medioambiente y Energía encargada de desarrollo de conocimiento, movilizar y sensibilizar a la opinión pública y al sector público y privado, asesorar sobre temas ambientales, de eficiencia energética y uso de energía limpia y acompañar la puesta en marcha de políticas ambientales a través de, entre otras medidas, programas de financiación específicos.

De interés

Artículos Relacionados