jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl Espacio Europeo de Educación Superior

El Espacio Europeo de Educación Superior

Transitar por Eurolandia
    El sistema universitario europeo está actualmente en plena ebullición debido al profundo cambio que se le quiere dar y que tiene como denominador común el afectar a prácticamente todos los países del continente. Se pretende crear el Espacio Europeo de Educación Superior con la finalidad de que exista mayor  transparencia y comparabilidad que […]
 

 

El sistema universitario europeo está actualmente en plena ebullición debido al profundo cambio que se le quiere dar y que tiene como denominador común el afectar a prácticamente todos los países del continente. Se pretende crear el Espacio Europeo de Educación Superior con la finalidad de que exista mayor  transparencia y comparabilidad que la actual en la duración de los estudios, títulos y diplomas entre los diferentes sistemas universitarios europeos. Además de los 27 miembros de la Unión Europea también participan en este proceso: Albania, Andorra, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Montenegro, Rusia, Santa Sede y Serbia.

 
 La idea original arranca de los ministros de educación de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido que en 1998 suscribieron en París la denominada Declaración de la Sorbona, por la cual proponía la creación de un Espacio Europeo de la Educación Superior. Un año más tarde se celebró en Bolonia (Italia) una conferencia que reunió a los más altos representantes de educación superior de 29 países europeos y se acordó que el citado Espacio Europeo de Educación Superior se alcanzase en 2010, ya con casi 40 Estados implicados.
 
El modelo se sustenta en dos ciclos de estudios (grado y postgrado) que permita a los estudiantes de las universidades europeas la acumulación y transferencia de créditos cursados en otras universidades. Es lo que se conoce como crédito europeo o ECTS (European Credits Transfer System).
 
Este proyecto –que ya va siendo una realidad- se basa en la rica experiencia adquirida con el programa Erasmus en el que se han detectado ciertos problemas de compatibilidad que son las que se han pretendido corregir con el ECTS. Así, pues, el Espacio Europeo de Educación Superior sin duda se convertirá en un instrumento fundamental para incrementar la movilidad académica en Europa, tanto de estudiantes como de profesores e investigadores. Esperemos a sus resultados para poder evaluar la experiencia.
 
                                                                                                         www.uam.es/donato.fernandez
     

De interés

Artículos Relacionados